La prima de Berlusconi

El efecto mariposa en funcionamiento. Berlusconi suelta una ventosidad en Roma y la prima de riesgo española, que llevaba unos meses de lo más relajadita, se echa al monte otra vez. Tal cual lo cuentan los titulares y habrá que dar por buena la explicación: ha sido la caída del gobierno italiano, causada por los tejemanejes del excantante de cruceros, la que ha provocado que al diferencial de las pelotas le vuelva a entrar el acelerón. Pero no solo en la península de la bota, que es donde está el pifostio; por solidaridad, contagio, simpatía o lo que sea, la calentura se extiende también a Hispanistán.

Los mercados sabrán (si saben, que eso está por demostrar) un huevo de números, pero de geografía no tienen ni puñetera idea. Es decir, no quieren tenerla porque no les hace falta. Si se les ponen en las narices, pueden hacer que Guadalajara linde con Turín o que el plato típico de Ponferrada sean los lingüini a la carbonara. De un dedazo en el mapa, a tomar por viento los amagos de brotes verdes y la microesperanza de que allá a lo lejos estaba el primer átomo de oxígeno. Regreso de una patada a la casilla de salida porque en un despacho de vaya usted a saber dónde unos hijos de la grandísima chingada hacen como que se lían con las lenguas latinas y aprovechan el viaje para sacudirle otro tantarantán de tabla rasa a las pulgosas economías del sur de Europa, que son su juguete preferido.

Y los gobiernos —regulares, malos y peores, pero teóricamente elegidos por ciudadanías libres y soberanas—, a tragar y a seguir haciendo los recados con la tijera. Reformas, sobrerreformas, ajustes, reajustes, planes de nombre rimbombante por toneladas… Imaginemos por un solo segundo que todos esos sacrificios fueran necesarios y tuvieran una lógica. ¿De qué sirven si su presunto efecto se va al guano en segundo porque a 2.000 kilómetros un chorizo putero ha montado una pajarraca para salvar su culo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *