Borbón en off

Se ha ido el Borbón mayor, y no para Barranquilla, precisamente. Por lo visto, enfila el último tramo de su peripecia vital, y anticipa ese momento empalagoso en el que la cortesanía chupadora nos llenará de babas glosando sus gestas sin igual. De hecho, algo hay de menú-degustación de ese reguero de melaza en esta, su segunda marcha en cinco años. Pocos se atreverán a hacerlo, pero cabría apuntar que debió bastar con la primera. ¿Qué carajo es, si no, una abdicación? Supusimos, y algo así nos contaron, que el campechano se quitaba de foco y, salvo momentos requetexcepcionales, su siguiente aparición sería en una caja antes de ser facturado a ese lugar de El Escorial bautizado con gusto mejorable como pudridero de reyes. Ya hemos visto que no. Pese a su prematura decrepitud manifiesta, el tipo se las ha arreglado para hacerse ver en diversas jaranas propias de su regia condición. Y cuando se le ha intentado hacer luz de gas, el fulano ha sido capaz de montar una barrila lo suficientemente audible.

Ahora, sin embargo, nos juran que es la buena. Mantiene cuatro fruslerías protocolarias, una pingüe asignación que tampoco parece que vaya a ser capaz de pulirse, dado su estado, y, lo más importante, su blindaje jurídico. Por si alguien lo dudaba, no serán los tribunales quienes lo juzguen, y mucho me temo que tampoco la Historia. Aunque en su última etapa en activo pareció que por fin caía la mordaza sobre cómo las gastaba, desde el minuto uno de su abdicación, hemos asistido a un blanqueo nuclear de sus cuarenta años como sucesor de Franco a título de rey… y de los que vengan de su hijo ocupando el mismo trono.

3 comentarios sobre “Borbón en off”

  1. Todo es muy «sui generis» en España:
    La ley de secretos oficiales sin prescripción, la monarquía que no reina ni gobierna, pero todos sabemos como piensa y para qué hace los discursos oficiales, la separación de poderes en que el judicial se inmiscuye en el ejecutivo que a su vez lo hace en el judicial, un Tribunal supremo que enmienda la plana a una ley votada en el Congreso para proteger los intereses de una familia, el monarca que abdica pero sigue con sueldo y prebendas de jefe de estado, la democracia que no investiga en las cunetas pero protege a la familia del dictador enterrado en patrimonio público, las garantías procesales, incluida la libertad, para chorizos revienta gasolineras reincidentes, pero prisión con plazo indefinido a líderes políticos que se han salido de la alfombra… Es una democracia propia del cazaelefantes, ni hecha a medida, campechana, chiringuitera… Pepe Gotera y Otilio no la habrían hecho de otra manera.

  2. Que no se va a pulir su asignación de dinero público?? (a pesar de tener una de las mayores fortunas del Estado…). Eso está por ver

  3. Esperemos que no vuelva las mismas veces que el primer Borbón de hispanistan.

    Le juzgará la historia como el «el campechano » y salvador de los «rojeras» parando un golpe de Estado orquestado por el mismo y sus acólitos y «garante de la democracia» xd xd

    Así es como pasará a la posteridad un individuo que creció bajo las faldas del dictador y una vez ungido por la gracia de dios y el fascismo, lió la de dios.
    Amigo de sátrapas, vividor sin escrúpulos de la la «vida alegre». Llegó con una cuenta en números rojos y a base de mancharse las manos, que no su cara dura del color de ésta y negociando con los de su calaña se marchará con miles de millones de euros.

    Que su jubilación sea definitiva y no llegue a disfrutarla durante mucho tiempo.

    ¡Ley de vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *