El PNV ya no pinta nada (y tal)

En las últimas dos semanas he asistido con una ceja enarcada y media sonrisa pánfila al enésimo magreamiento libidinoso de los extremos. Llenos de orgullo y satisfacción, a lo campechano, el ultramonte diestro y su contraparte siniestra bailaban la conga de Jalisco ante la “evidente (y hasta irreversible, decían) pérdida de influencia del PNV en Madrid”. Las versiones más calenturientas del cuento de la lechera anticipaban para mañana un inminente tripartito “de izquierdas” (ajum, ejem) que iba a mandar a los jeltzales a la cuneta de todas las instituciones. Para ser honestos, ese asustaviejas lo han agitado con indisimulado gustirrinín destacadas figuras del puño y la rosa, desde el secretario general local, Eneko Andueza, al verso suelto profesional Odón Elorza, pasando por el enredador siempre con cargo Denis Itxaso.

Vamos a ver. Tampoco nos engañemos. Cuando uno se juega los cuartos con seres de natural desleal y principios de quita y pon, siempre está expuesto a la puñalada trapera. Si en Sabin Etxea no se han quedado sin pilas las calculadoras, ya tienen que tener presupuestado que más tarde o más temprano habrán de enfrentarse a una versión cambiada de acera de lo que pasó en 2009. Pero no parece que sea hoy. Y la prueba está en el rejonazo que le acaban de pegar al funambulista de Moncloa. La entrega al Gobierno Vasco de la gestión de la llegada del TAV a Gasteiz y Bilbao es un gol por toda la escuadra de los presuntamente amortizados negociadores nacionalistas. Al peso, el logro vale mil quinientas veces la suma de lo obtenido no ya por EH Bildu sino también por ERC. Es mejor no vender las pieles de osos no cazados.

9 comentarios en «El PNV ya no pinta nada (y tal)»

  1. Vale, Javier; “ La entrega al Gobierno Vasco de la gestión de la llegada del TAV a Gasteiz y Bilbao es un gol por toda la escuadra de los presuntamente amortizados negociadores nacionalistas” ¿y qué conseguimos con eso?
    a) adelantar nosotros la pasta y luego ya la iremos compensando con el minoramiento del cupo.
    b) una vez terminada la totalidad de la famosa “Y” vasca, reducir en cinco o diez minutos la duración del viaje en autobús entre las capitales vascas.
    Porque el tramo Burgos-Miranda todavía no está ni iniciado. La conexión Hendaia-Burdeaux “la están peinando”. Y algo he oído hablar de la conexión con el Mediterráneo, pero no sé bien si en serio o en broma. ¿O también se va a hacer cargo el GV de la ejecución de dichas conexiones?
    Y el cambio de chaqueta del PSE no creo que sea a corto plazo, habrá que esperar a las próximas elecciones generales y autonómicas. Las calculadoras van a echar humo.

  2. De acuerdo en general pero creo que bastante poco equitativo y un poco demasiado grueso eso de «seres de natural desleal y de principios de quita y pon». ¿Seres?

    Sigues profesionalmente lo que se ladra en los medios más casposos de la capital del Reino y seguro que has leído a menudo referirse a los jeltzales como seres de naturaleza desleal y sin principios.
    Por ejemplo por arrimarse en Madrid indistintamente a PP o Psoe según convenga o aprobar un presupuesto a un gobierno (indiscutiblemente pringado ya en ese monento de casos de corrupción) a cambio de tajada y al poco tiempo sumarse a una moción de censura con sorprendentes visos de prosperar en previsión de seguir en posición de seguir sacando tajada al nuevo caballo ganador y además apelando a unos principios que no toleran la corrupción (poco antes sí).

    ¿Es eso de naturaleza desleal y de carencia de principios?

    Yo creo que no. Es estrategia. Es destreza para sacar el máximo provecho a la fuerza parlamentaria de uno y usando las necesidades de los demás.
    Y es legítimo.
    Y el PNV lo hace con maestría en los distintos tableros en los que le toca moverse. Lo hace en Madrid y en Gasteiz, donde buscará los apoyos que la aritmética dicte para conservar el poder.
    Y este último acuerdo presupuestario con Bildu puede tener su cara de loable virtud del arte de la negociación y el posibilismo y…también puede tener su cara de estrategia, de meter una cuñita entre los amoríos entre Bildu y Pse…lanzar a su socio (que como miembro del gobierno ha de poner buena cara) el mensaje de que ellos también pueden arrimarse a otros.

  3. Lo de la pérdida de influencia del PNV en Madrid son más las ganas de algunos que otra cosa. Cuando en Madrid PP-VOX tengan la absoluta nadie más tendrá influencia, de la misma forma que si el PSOE-PODEMOS tendría absoluta ni BILDU ni nadie tendría influencia y así todo y siempre dependiendo de resultados electorales aquí y allá. Otra cosa es que aquellos a los que durante 40 años no les han gustado las lentejas ahora se se hacen selfis con cara de orgasmo comiéndolas. Pero esto es otra historia.
    En cuanto lo del tripartito mantengo mi teoría; primero tienen que dar los números aquí, ahora no dan. Segundo tienen que dar los números en Madrid para que el PNV, efectivamente, no pinte nada y gobierne el PSOE. Y tercero y lo más difícil, la sociología Española tendría que dar un vuelco para asimilar que PSE aúpe un candidato de BILDU a la lehendakaritza. Por falta de ganas de unos y otros no será (le tienen muchas ganas al PNV en ambas orillas) pero Ojo, esto no tiene nada que ver con abstenerse o facilitar presupuestos a un gobierno del PSOE sea de Navarra o España. De hecho, el PSOE no tiene huevos (ni puñetera gana) ni de aupar a Asirón como alcalde de Iruña. Alcalde……en el PSOE son muy listos, que BILDU me apoye cuando conviene pero a la recíproca ya tal…. Otra sería que BILDU regalara la lehendakaritza al PSE, operación de altísimo riesgo y nada inteligente a medio plazo para ellos además de humillante que explicitaría burdamente su (ya conocido) odio al PNV (recordar que el PNV ya pudo evitar que BILDU gobernará Gipuzkoa y que ,inteligentemente, no lo hizo acertando plenamente en la estrategia). El papel, las tertulias, y las inquinas de unos y otros lo aguantan todo pero existen muchas variables que sopesar….
    Es mi opinión, el tiempo dará o quitará razones.

  4. Es terrible la enorme cantidad de tiempo empleado y la crispación que se produce en el estado español para construir una infraestructura pública o conseguir una transferencia secuestrada. Evidentemente ese tiempo «perdido» es un handicap para la «productividad» de la clase política.
    Para mí que esta actitud, aparte de demostrar el desprecio a la CAV y contentar al nacionalismo rancio español sirve para disimular la incompetencia de los mercachifles que rigen el estado.

  5. Yo, sinceramente, creo que para un abertzale el euskara está por encima del tren de baja velocidad. Pero, bueno, es mi opinión que, por lo visto, el PNV no comparte.

  6. Esperemos que, a la hora de cobrar, no haya algún tipo de conexión «conceptual» de esta encomienda de gestión con la asignación de recursos que correspondan de los fondos europeos de recuperación. Que los cubiletes de los trileros también los carga el diablo.

  7. Javier nos recuerda el cuento de la lechera, y todos sabemos como termina ese cuento.
    Pues los que ya desde ahora están haciendo cálculos electorales que se apliquen el cuento (nunca mejor dicho) y que se dediquen a trabajar en lugar de tanto fantasear e imaginar situaciones que sólo así, trabajando por el bien común de la ciudadanía, pueden llegar a ser realidad.

  8. Esnepel, no tengas la mínima duda. Claro que el Gobierno de Madrid intentará cambiar las subvenciones de un proyecto europeo por el cupo. Le sale gratis. Este mercachifle, si sigue en la pomada, es un profesional del póker, siempre apuesta sin cartas buenas en su mano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.