LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES: PLENTZIA Y LA MODA JUVENIL

La Reunión Ordinaria de la Junta Extraterritorial del Desayuno de los Martes, se ha celebrado hoy lunes- cosas del despadre canicular-  entre las cinco y las siete de la tarde, al modo deambular entre el Astillero de la localidad  de Plentzia y la rampa de Astondo de Gorliz.

Han participado en el paseo Mikel, de largo, Patxi, en bermudas y bambas, Koldo, con algo que parecía un pijama de rayas, y las chicas, Marta, Laura e Itzi,todas ellas de bikini y pareo multicolor.

Justamente el tema más debatido ha sido el de la vestimenta. Mikel, al parecer echó el otro día de la defensa de un TFG a un alumno que se presentó  en camiseta y bañador. Koldo ha defendido la bata blanca con bolsillo  superior izquerdo bien surtido de bolígrafos y, por supuesto fonendo bamboleante, aunque se vaya por el hospital en chanclas, por aquello del efecto placebo. Patxi ha mostrado su estupefacción ante tanta camiseta ceñida sobre cuerpos de gimnasio  bien depilados y , otro sí, por el aspecto de algunas jovenzuelas- y no tan jovenzuelas- empeñadas en marcar sus culos y tetas, que le recordaban  » a las fulanas de antes » (sic)

Ante estas últimas palabras las chicas han reaccionado al unísono aunque con argumentos diferentes. Itzi se ha mostrado partidaria de que cada mujer vaya como le dé la gana, » ¡faltaría más!» ( sic). Laura, ha recordado la recomendación que le dió el otro día a su hija cuando pretendía que le comprara unos mini-shorts ajustadísimos:   «antes pija que choni, mi cosita». Y Marta, como siempre ha elevado la mira y ha señalado que el hecho de que las mujeres vayan como quieran es una conquista, acaso inconsciente en algunos casos, «que va a modificar con el tiempo la mirada de los machunos, pues es en esa mirada donde reside el problema» (sic).

La Reunión ha concluido, a la vuelta , y sobre la hora antes señalada, en el Bar El Puerto, tomando unas claras   bajo la inminencia de ese sirimiri vespertino tan típico del verano vasco.

De todo lo cual doy fe, ante diem VI Idus Iul.Anno MCDLXX ad Bilbao condita.

[Hay firma: Vinc.]

2 comentarios en «LOS DESAYUNOS DE LOS MARTES: PLENTZIA Y LA MODA JUVENIL»

  1. Y digo yo, ¿una mujer que apriete su culo en un pantalón ceñido?, ¿otra que se baje el escote y enseñe sus pechos sin pudor?, ¿otra más que se suba la falda y muestre más allá de sus muslos?,¿esto es vestirse como una puta?. Yo a esto le llamo invertir la carga de la prueba. Y claro, para que ellos (machos con problemas de control de impulsos), no tengan tentaciones de violarte, insultarte, despreciarte… Pues eso, que para que ellos no tengan que reprimir sus instintos más violentos, !tápate niña!. Pero yo te digo mujer, no tengas vergüenza de tu cuerpo, no escondas tus atributos, no eres responsable de sus deseos de dominio. Eres mujer, con pechos voluptuosos (insinuantes «para ellos»), culo respingón (que busca inquilino «para ellos»). Vístete como una puta todos los días que quieras, y si no pueden resistirlo porque se les pone dura, u ofendes su moral, pues cariño, que se saquen los ojos, que es un sentido, este de la vista, que se les queda muy grande…
    Y claro, ahora algún mediocre al leer esto dirá, puf!,una feminazi. Y yo digo, soy mujer sensible, cariñosa, tierna, dulce… Pero no soy débil, y además como soy Psicóloga, tengo la deformación profesional de ir haciendo diagnósticos. Y hay uno recurrente: «violador». Incluso diciéndolo a ciegas, la estadística está a mi favor y tengo altas posibilidades de acertar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *