“POR EL MONTE, LAS SARDINAS” ( o sobre bicicletas y “runners”)

Resultado de imagen de ...por el monte las sardinas

Entre  las bicicletas que van por las aceras – al modo de aquello de ” …por  el monte , las sardinas ” – y los corredores – o runners que se dice ahora- que  van y vienen a velocidad de crucero, resulta ya  muy dificultoso dar un simple  paseo.

Y  a ello no ayuda nada el empeño obsesivo – se lo tendrían que mirar o “llevarle a Soto” en frase pamplonica- de algunas autoridades  municipales iluminadas que no cesan de sembrar marantoncillos y   bicicletillas a espuertas.

Lo más curioso de todo esto es lo que supone como  apología postmoderna del sufrimiento físico, manifiesta por medio de interjecciones  exaltadas  coetáneas a cualquier esfuerzo físico más o menos pertinaz, y , de manera más laxa, en el relato posterior de dicho esfuerzo, proclamado a los cuatro vientos entre cuadrillas exaltadas.

Curiosamente  tal vertiente apologética no parece estar muy alejada de la circunstancia que enmarca un problema psicológico referido a la  constitución de una personalidad fuerte y decidida: se evidencia,  con la barbilla adelantada,  la lucha contra el propio cuerpo para reforzar un hipotético sí mismo o sí misma.

Observando atentamente  tales comportamientos se puede deducir que la mentada problematización es más bien propia de la adolescencia  por lo que resulta verdaderamente sonrojante que continúen manifestándose en gentes que abandonaron la adolescencia  hormonal muchos años atrás.

Aunque , claro,dada la infantilización generalizada que nos invade y rodea, ya es mucho esperar que la mayoría del personal  supere esa edad dolorosa  y deje de luchar consigo mismo /a en un permanente  enroque narcisista ,y comience a luchar por algo que tenga más que ver con el mundo- a-la-mano…para luego permitirse un tranquilo paseo.

¡Cosas veredes! – que apuntaba  ya no sé qué clásico.

4 comentarios sobre ““POR EL MONTE, LAS SARDINAS” ( o sobre bicicletas y “runners”)”

  1. “Apología postmoderna del sufrimiento físico”. Que no, don Vicente, que no, no se engañe, que lo que pasa es que es más vistoso ver a un/a korrikalari, vestida a la moda de arriba abajo o con bicicleta de más de 3000 euros que a un pacífico ciudadano, paseando por Abandoibarra o por los jardines de la Taconera, con sombrero calado, bufanda al cuello y las manos metidas en los bolsillos mientras da patadas a alguna chinita que se encuentra en el camino.

  2. Hola

    También es mala suerte que para una encantadora ciclista, que circulaba por la calzada como Dios manda, resulta atropellada por un camión. D.E.P.
    Ya no se trata de palabras, hechos y poner las cosas en su sitio sin que nadie resulte perjudicado.
    Bidegorris y donde no lo haya, las bicis en la mano. A mi también me gusta nadar, pero si no tengo agua me fastidio.

    1. Muchas gracias por tu acercado y oportuno comentario. Yo también espero que cada cual vaya por donde le corresponde…Y, obviamente, cuando no hay agua no se puede pretender nadar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *