Pecados sindicales

Lo malo de guardar cadáveres en el armario es que un día se revienta el cierre y toda la colección de esqueletos queda a la vista, entre otros, de quienes llevan anotadas en la libreta negra dos docenas de cuentas pendientes contigo. Es lo que les está pasando estos días a Comisiones Obreras y UGT, que por haber sido malos convocando una huelga, tienen a la caverna en pleno sacándoles los colores so pretexto de los liberados. Hay en la cacería, claro, quintales de demagogia y no hace falta ser Pitágoras para deducir que las cifras de vagos con carné que alimentan los escandalosos titulares están atiborradas de Botox. Pero hasta la conciencia más obrerista del orbe sabe que, esta vez sí, algo debe de tener el agua cuando la maldicen.

La ecuación “enlace sindical igual a tocapelotas profesional” no es patrimonio ni invento de la propaganda de los enemigos de clase, si es que sigue habiendo tal cosa. Cualquiera que haya pasado una temporada en una empresa -no te digo nada si es pública- sabe que no es una leyenda urbana lo de los jetas que alargan sus vacaciones hasta infinito gracias a las horas que presuntamente son para la defensa de los intereses de sus compañeras y compañeros. Lo incomprensible es que esta fauna conviva en aparente armonía con quienes sí se dejan las cejas en la mejora de las condiciones laborales. Y más aún, cuando los auténticos esforzados de la pelea obrera tienen que arrastrar el mismo sambenito de gualtrapas rascabarrigas que quienes han acreditado serlo.

Los sindicatos tienen mil asignaturas en quinta convocatoria, pero tal vez una de las más urgentes sea la de sacar a latigazos de su templo a los mercaderes y trapicheros que han hecho nido fácil en ellos. Negar la evidencia, mirar hacia otro lado, hacerse los ofendidos o las víctimas de no sé qué campañas orquestadas por el malvado capital no les va a hacer favor alguno. Su ya pésima imagen crece al ritmo de la de “El Rafita” y su credibilidad va camino de la fosa de las Marianas.

Hace unos meses, después de una entrevista, le solté toda esta perorata en privado al secretario general de una de las centrales. Su respuesta fue que, a pesar de todo, cuando los trabajadores tienen un problema, siguen dirigiéndose a su sindicato para que se lo resuelva y que las cifras de afiliación se mantienen en unos niveles más que satisfactorios. Sin darse cuenta, me estaba diagnosticando el problema: hoy los trabajadores pagan la cuota a los sindicatos porque les sale más barata que la de Legálitas.

6 comentarios en «Pecados sindicales»

  1. Hola Javi, has tocado uno de mis temas. Ando mal de tiempo y no puedo entrar en materia como me gustaría, pero creo que la incomprensión a las que aludes (adjunto texto):

    «Cualquiera que haya pasado una temporada en una empresa -no te digo nada si es pública- sabe que no es una leyenda urbana lo de los jetas que alargan sus vacaciones hasta infinito gracias a las horas que presuntamente son para la defensa de los intereses de sus compañeras y compañeros. Lo incomprensible es que esta fauna conviva en aparente armonía con quienes sí se dejan las cejas en la mejora de las condiciones laborales. Y más aún, cuando los auténticos esforzados de la pelea obrera tienen que arrastrar el mismo sambenito de gualtrapas rascabarrigas que quienes han acreditado serlo.»

    se debe a que no es fácil entender (o admitir) que bajo la misma apariencia conviven dos especies que ocupan dos nichos distintos, pero que comparten una cosa: ambas se encuentran muy cómodas al amparo del estado.

    El nicho de unos es el de «qué hay de lo mío», y el otro el de los que quieren salvar al mundo (no sé muy bien de quién, pero de salvarlo) y para eso hay que salvar primero a los trabajadores.

    Salud

    Post scriptum: lo de la universidad en materia sindical es de traca; unos son directamente mafiosos y los otros son «coherentes», por lo que no pueden apoyar ni aquello con lo que están de acuerdo. No sé qué es peor.

  2. Lo del sindicalismo no es que sea un mundo muy complejo, sino que son varios. Por una parte tenemos la gran diferencia entre el modelo de sindicatos: un sindicalismo ideológico, que tiene por objetivo cambiar la realidad social y en el que podríamos incluir a ELA y LAB, frente a un sindicalismo de gestión representado por CCOO y UGT, lo que ya supone una diferencia también (y siempre a «grosso modo», porque honrosas y deshonrosas excepciones las hay en todas partes) entre personas que hacen sindicalismo por militancia y otras para quienes el sindicalismo supone una salida profesional. Además nos podemos encontrar situaciones muy diferentes según se trate de una pequeña empresa, en donde el hecho de estar en una candidatura para las elecciones sindicales puede suponer que te despidan o que estés «marcado» durante el resto de tu vida laboral, o el trabajar en una gran empresa o una administración pública, en donde ser sindicalista no supone esos riesgos.

    Y no nos olvidemos que, al igual que pasa con la política, es muy fácil quejarse y no hacer nada al respecto, lo difícil es involucrarse para intentar que las cosas se hagan mejor. Si quienes más pueden aportar renuncian a participar, habrá otr@s que ocupen su lugar y lo hagan peor. En el terreno laboral hay elecciones cada 4 años para elegir a los delegados y miembros de los comités de empresa. Si quienes tanto se quejan de sus representantes se mojaran, se presentaran (bien dentro de la lista de un sindicato, bien por libre), salieran elegid@s y lo hicieran estupendamente, seguro que subía el nivel y se terminaba expulsando de la representación sindical a tod@s l@s sinvergüenzas.

  3. El «gran logro» de los sindicatos (todos) en los últimos 20 años ha sido trasladar la lucha de clases a la clase trabajadora. Durante mucho tiempo se han dedicado a defender unicamente los derechos de sus «clientes» dejando de lado a los de alredededor hasta conseguir un abismo entre las condiciones de diferentes grupos.
    Ahora la lucha ya es entre unos y otros trabajadores. Los del sector privado contra los del público, eventuales contra fijos, autónomos contra asalariados o viceversa es lo que tenemos a día de hoy.
    Plas, plas, plas, plas…

  4. Magnífico artículo. Yo soy de los que miraron las tarifas de Legalitas antes de afiliarme, después claro del desengaño ideológico de la transición. Curiosamente, las organizaciones que más contribuyeron a la caida del franquismo son las que más se ha descafeinado después, colaborando mansamente a la continuidad y engorde de las delicias de un sistema neoliberal en el que pudiendo ser la bestia corrupia a la que hay que atar antes de tomar decisiones, es el corderito que primero se apunta a la responsabilidad de pactos de congelación de salarios, reivindicaciones pequeñoburguesas… etc.. Patético Toxo pidiendo, una vez conocido los test de solvencia de las entidades financieras, que la banca «abriera el grifo de los créditos, que ya estaba bien de que la crisis la sufrieran siempre los mismos», cuando todo el 2009 ha achacado la crisis a las aventuras de las entidades como las «subprime»…
    Eso sí, no reclameis intervenir en el destino de los beneficios empresariales, ni hagais huelgas por la falta de inversiones del empresariado (el mayor empresario, el Estado)… Iba a reclamar aquí el caracter de alternativa que puede significar una organización sindical ante problemas del individuo en una sociedad capitalista como acceso a la vivienda, cajas de crédito, fondos de pensiones, participacion en los órganos de decisión de empresas grandes… pero el recuerdo de las cooperativas de viviendas de UGT en los 80-90 me hace pensar más en embutidos propios de Guijuelo y románticos habitantes de Sierra Morena con lo que me deprimo hasta las cachas.
    Salud, Javier. Mis mañanas de sábados están llenas de «cociditos», y no sé cómo te lo debería agradecer.

  5. Antes de llegar Fidel Castro al poder, en Cuba era presidente Fulgencio Batista, bajo su sombra, albergaba a muchos clanes mafiosos de los EEUU y políticos corruptos del estado de Florida y New York. Bajo su mandato creció la miseria, el desempleo, llegando en algunos muy “sonados” casos de humildes padres de familia que “vendían” la virginidad de sus adolescentes hijas, para poder alimentarse y subsistir. La medicina para los pobres era inexistente, solo había vida en los hoteles de los turistas americanos.

    Los campos de caña de azúcar , bajaron durante ese régimen a niveles nefastos, había más de un 70% de analfabetismo, y el futuro de ese pueblo bajo ese esquema era sencillamente tenebroso.

    Voy a ahorrarles a los lectores la parte donde Fidel llega después de una revuelta popular, para aprovechar el espacio y comentar algo mas.

    Sistema político de Cuba. Sabían Uds. Que en Cuba hay una asamblea elegida por voto directo del pueblo con mas de 600 miembros? Y que ha habido participación del electorado de hasta más del 97%, cosa única e inédita en toda la America(incluida la del norte). Allí el pueblo es verdaderamente “participativo”. Y a pesar de todos sus detractores, allí se celebran elecciones cada 5 años con una altísima participación.

    En los países latinoamericanos donde se habla de democracia, lamentablemente esta siempre viene acompañada con todos los males de la injusticia social y moral (miseria, desigualdad, narcotráfico, inseguridad, falta de salubridad, corrupción, etc.)

    Los balseros.

    Los enemigos de Cuba se han dado a la tarea de crear una falsa perspectiva de los cubanos que quieren abandonar Cuba. Y han hecho circular la tesis que Castro no los deja salir de la isla. Nada más falso! Sino como se explica la cantidad de cubanas que están casadas con europeos y viven en España y otros países mediterráneos? Nadie explica que la gran mayoría de los cubanos que quieren abandonar Cuba, desean ir para Miami, y para ello hace falta la visa americana, la cual es negada consetudinariamente por ese gobierno (el cual por cierto mantiene un doble discurso en cuanto a la emigración desde Cuba). Es esto tan cierto, que fíjense como las autoridades norteamericanas al encontrar algún balsero que no haya pisado tierra norteamericana, es enseguida repatriado a Cuba.

    De centro America (Nicaragua, El Salvador, Honduras, México y otros), salen constantemente personas que buscan el sueño americano, cruzando la frontera de EEUU, arriesgando sus vidas y perdiéndola en muchos casos, y en sus países no està el “monstruo” de Fidel. Entonces? Porque de Cuba se escapan por Fidel y de Centro America es por otra causa? No, mis amigos, es el sistema americano que es “capitalista y salvaje” y no le importa para nada la dignidad del ser humano, ellos permiten que haya determinada cantidad de personas “indocumentadas” las cuales labraran sus tierras, recogerán sus cosechas, limpiaran sus excrementos y todo por una décima parte de lo que cobrarían obreros nativos. Y después de usados , si ya no sirven son humillados, esposados y repatriados a sus respectivos paises.

    Ahora veamos algunas realidades actuales logradas por la revolución a pesar del “criminal bloqueo”.

    Las informaciones o cifras que emito a continuación, son provenientes de entes internacionales con alta credibilidad como son la ONU, FAO/OMS, OEA, ANMISTIA INTERNACIONAL, UNESCO, OREALC y otros.

    Educación:

    Cuba lidera a toda America Latina en cuanto a educación primaria (Extraído del New York Times 12/14/01)

    Se hizo una evaluación internacional, supervisada y aprobada por la UNESCO, y los alumnos cubanos duplicaron a los países que mas se le acercaron en pruebas como matemáticas y lenguaje.

    El alfabetismo es del 99.75%. No existe en Cuba ningún centro de enseñanza que sea pago, toda la educación es responsabilidad del estado, vale decir totalmente gratuita.

    Política y justicia:

    En toda la isla en la actualidad se habla de alrededor de 60 presos políticos, a los cuales se le sigue o siguió juicio por diversas razones. Mientras que en los EEUU (el país padre de la “democracia”) hay en la actualidad màs de 600 presos (entre ellos los de Guantánamo) sin ningún tipo de juicio ni acusación formal.

    Expectativa de vida:

    Como es que los detractores consuetudinarios, se la pasan pregonando que en Cuba no hay alimentos, que no hay salud, que hay miseria en las calles, y las cifras los contradicen cuando arrojan resultados como los del país con menor mortalidad infantil y como el país con la expectativa de vida mas larga?

    Seguridad:

    Seguramente el lector habrá oído de la inseguridad en Río De Janeiro, Caracas, Buenos Aires, Lima, Bogota, y que hay de la inseguridad en la Habana?

    Es minima, de America Latina es el país con la tasa más baja de criminalidad. Puede caminar tranquilamente por las calles de noche, porque si bien es cierto que nadie escapa al flagelo de la inseguridad con sus periféricos narcos y etc. En Cuba al contrario de los EEUU (primer consumidor de drogas en el mundo), se ejerce un control férreo sobre estos males y se mantienen a raya a beneficio de sus pobladores.

    Pobreza:

    Al hablar de pobreza, deberíamos análogar con otras latitudes, ya que es un factor que está presente en la mayoría de los países de la región. A menos que hablemos de Suiza o Noruega, (que sin embargo no escapan a uno que otro delito) . Porque si hablamos de El Salvador, Nicaragua, México, Venezuela, Brasil, Argentina y otros, la pobreza como producto de la desigualdad social es evidente y sin oportunidad de fuga, bajo los sistemas capitalistas.

    Por ultimo quiero expresar una opinión personal, no basada en hechos comprobables, y es la siguiente: Si los EEUU levantara el bloqueo a la isla de Cuba, y la mayorìa de los pueblos hermanos del sueño de Martì, pusiéramos nuestro grano de arena, empezando a reconocer a todos sus habitantes como hermanos y dignos soberanos de su propio destino, ese país fuera el más pujante y eficaz de toda la zona.

    Por favor, les hago un llamado a que no se hagan eco de historias escritas por resentidos o por ignorantes, vayan a cualquier agencia de viajes, compren un pasaje para Cuba y cerifiquen por Uds. Mismos la realidad de los hechos. Y después denle rienda suelta a sus epiritus.

    QUE MUERA EL PALANGRISMO MEDIATICO!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *