Demócratas en apuros

Menuda birria de régimen, estructura, sistema o lo que sea, que se pone a hipar y temblequear porque una parte infinitesimal de la plebe se ha echado a la calle y una fracción aun menor da rienda suelta a sus garrulos instintos violentos. “Democracia amenazada, secuestrada, asaltada, violentada, mancillada”, se rasgan las túnicas con gesto entre digno y espantado los que viven en los apartamentos de lujo del edificio constitucional, ese búnker que tiene reservado el derecho de admisión. Si reaccionan así ante cuatro vistosos pero inofensivos episodios de pimpampum, ¿qué harían ante una revolución de verdad, con todos sus sacramentos?

De sobra saben que, si alguna vez lo hubo, ya pasó el riesgo de que ocurra algo así en estas latitudes. Por eso se entregan a la fantasía apocalíptica de convertir en insurrección popular lo que apenas llega a mínimo y justísimo pataleo de quienes están hasta las pelotas de palmar siempre en una timba que, en buena parte de los casos, ni han elegido jugar. Y si no tuvieran tanta querencia y tanto interés por la exageración, deberían estar agradecidos de que la cosa se vaya a quedar en un sucedido del que podrán fardar ante sus nietos. El Ismael Serrano del futuro cantará: “Abuelo, cuéntame otra vez ese cuento tan bonito de las piedras, los Mossos y los helicópteros llevándote al Parlament”.

Que no, que aquí no hay ninguna democracia en peligro y menos, en la acepción en que emplean tan polisémica palabra los que se la han quedado en propiedad. Muchos de ellos (no diré que todos, porque cualquier generalización es odiosa) llaman democracia al cómodo machito en el que se han subido. Es eso que permite que nulidades que no distinguen el IPC o el PIB de un chupachups cobren seis mil y pico euros al mes por apretar un botón. Ayer vi a uno así poniendo a caldo en un foro de internet a los que protestaban en la calle y me lancé al teclado a escribir esta columna.

Un comentario en «Demócratas en apuros»

  1. “Nuestros” políticos siempre han sido unos excelentes actores de la farándula, apoyados por los mercenarios de la pluma a sueldo, como por ejemplo hoy mismo tenemos la portada de ese panfleto de la razón, que usando el Photoshop ha querido engañar a toda España con su fotografía de portada del 19J, en la que hasta un niño de 12 años lo haría mejor, y con unas disculpas del intento de engaño por parte de el panfleto mucho más estúpido que su primera intención PATETICOS
    Telemadrid con la imágenes de las algaradas de Grecia achacándolas a los integrantes del 15M, también ha intentado hacer lo mismo, engañar a toda España.
    Los votantes de estos partidos de la extrema derecha, que apoyan a estos mercenarios de la información al servicio del más puro fascismo, sabrán que hacen, a mí personalmente solo me dan lastima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *