2016, chinchan y rabian

Lo confieso: hasta las cinco y veinticuatro minutos de la tarde de anteayer, la candidatura de Donostia a la capitalidad cultural en 2016 me provocaba una indiferencia estratosférica. Recelo por sistema de cualquier elección -reina de las fiestas, sede olímpica, patrimonio de la Humanidad- que dependa de un jurado que se lo pasa cañón mientras se deja camelar por los sumisos aspirantes. Con más motivo si, como ocurre en este caso, el premio gordo de los juegos florales tiene como reclamo la palabra “cultura”, que llena mucho en la boca, sí, pero que generalmente no sabe a nada; la de timos que se cometen en su nombre.

Pese a todas estas reservas y otras que darían para dos páginas, no pude evitar alegrarme cuando el tipo ese con pinta de vividor de manual culminó su infumable chapa previa pronunciando el nombre oficial de la antigua Odonópolis. Los cenizos del apocalipsis, empezando por el que suscribe, habíamos vuelto a meter la gamba hasta el cuezo. Fue digno de los telefilmes lacrimógenos americanos donde el protagonista pasa en un par de secuencias de la silla de ruedas a ganar la final de los cien metros lisos. La ciudad descartada de saque, la que parecía condenada a participar en la ceremonia sólo para recibir la justa humillación por la mala cabeza de sus votantes, acabó birlando la cartera a los niños buenos de la clase.

Qué gran desquite, el de las camisas a cuadros y las camisetas de algodón sonriendo desde el estrado a las corbatas y modelitos de diseño que habían previsto otro final de festejo. Claro que lo mejor vino después, con la enorme lección de mal perder del encarcelador de insumisos (yo sí me acuerdo) Belloch y de la tránsfuga contumaz Rosa Aguilar. Impagables, sus respectivos berrinches que a la vez eran autorretratos. Y para redondear el jolgorio, los trogloditas mediáticos rugiendo a pleno pulmón. Definitivamente, empieza a molar lo del 2016, sea lo que sea.

8 comentarios sobre “2016, chinchan y rabian”

  1. Bueno, pues hoy respeto tu recelo, pero como ciudadana «pueblerina» que soy, a mí que Bilbao gane el premio World City Prize, que Vitoria gane el premio capital verde europea y que Donostia gane capital cultural europea 2016 pues… me hace ilusión.
    Será como a los padres de las misses, o los voluntarios que preparan las sedes olimpicas, o restauradores de obras que reciben premios por su trabajo.
    Otro tema es el de las pataletas, quizás y sin que sirva de precedente he visto bien lo que ha hecho Izagirre, ver como aullan los lobos desde el otro lado de la llanura.
    Punto.

  2. Joe, Javier, coincido 100% con lo que escribes, y ya van unas cuantas. Lo que no acabo de entender es qué haces escribiendo en este periódico, tan sectario, aunque es cierto que todos los son. Nada, pues muy bien. Que diferencia leerte a tí, y leer a otros tan «frescos y sugerentes» como por ejemplo Anasagasti, que lleva toda la vida viviendo del cuento, y escribiendo tonterías proselitistas en favor de una opción política rancia y caduca como él.

  3. Para que se le pase el berrinche, a Belloch le recomiendo un hamaiketako a base de fajín de General -el que le regaló al terrorista Galindo para que cerrara la boca- con patatas fritas. Y a Rosa de Córdoba, un puré de hoz y martillo a palo seco. Hala! On egin!

  4. Joder, iba a escribir lo mismo que ha escrito Doñu, que rabia… 100%Ados!

    Y otra cosa, buen detalle el de Belloch cuando encarcelaba insumisos, que esas cosas no conviene olvidarlas así como así.

  5. BELLOCH Y ROSA AGUILAR QUE DEMOCRATAS . QUE DUO DINAMICO , UN AMIGO DE LOS POLICIAS FRANQUISTAS Y ELLA UNA DEL PC DE SANTIAGO CARRILLO QUE SE HA CONVERTIDO EN UNA TRANSFUGA HACIA EL PSOE , QUE HONRADEZ POLITICA . VAYA PAR DE GEMELOS CALLAROS Y HACER ALGO MAS QUE VIVIR DEL CUENTO DE LA POLITICA VUESTRA .
    SALUDOS DE UN BIZKAINO DE DURANGO

  6. Belloch y Rosa Aguilar, dos patas para un mal banco, solo falta añadir dos patas mas de cualquiera de su manada y el precario banco ya está hecho, ¡Si la envidia fuese tiña cuantos tiñosos habría!

    Y vuelta a sacar la ETA a relucir para dar carnada a la jauría de perros rabiosos del Reino; esta cuadrilla ¡de todo! Que han dejado a su reino, a la atura de cualquier país africano, porque no se dedican a lavar con zotal puro y sin adulterar a sus partidos, para limpiar su podredumbre…, y de paso que cambie de tiesto porque la rosa esta lleno de bichos (me refiero a su símbolo de partido, no a la traidora que les dejo con el culo al aire)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *