Atado y bien atado

Casi tengo que ayudarme de los dedos para hacer la cuenta. 38 años del hecho biológico, eufemismo oficial que se empleaba entre la aprensión, el horror vacui y el choteo. Al equipo médico habitual se le terminaron los circunloquios y el trozo de carne que llevaban meses tajando y recosiendo palpitó por última vez. Vaya muerte de mierda en varios sentidos. Para el finado, porque con lo que él fue, le tocó irse para el otro barrio hecho una puñetera pasa babeante, temblequeante e incapaz de controlar los esfínteres. Para sus millones de víctimas, porque la diñó cuando la naturaleza le puso el tope y ni un segundo antes, haciendo, si cabe, la derrota más humillante. Daba cosa brindar por algo tan escasamente heroico. Qué cabrón, al final ha tenido que palmar en su cama, decían algunos al chocar los vasos por un futuro… que tampoco fue como se lo imaginaban.

Esa fue otra. El tiempo demostraría que aquellas palabras del dictador que se tomaron por bravuconada voluntarista estaban llenas de verdad. Joder que si lo dejó todo atado y bien atado. Ahí tenemos a su sucesor a título de rey, Juan Carlos el breve, eternizándose en la jefatura del Estado. “De la ley a la ley”, dijo el prestidigitador hoy olvidado Torcuato Fernández Miranda, y fue cuestión de meses que el Fuero de los Españoles se transmutara en (sacrosanta) Constitución, sublimación suprema del lampedusianismo: todo cambió para que nada cambiara. Qué más da lo avanzado que pudiera parecer el texto, si junto a toda la morralla ornamental que no había intención (ni necesidad) de cumplir, se blindaba lo importante, oséase, la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, que gallea el artículo 2. Con las fuerzas armadas en el papel de garantes de la tramoya. Como paso previo, el gran gol por toda la escuadra, una amnistía que no era sino un decreto de punto final. Y Franco descansó en paz.

6 comentarios en «Atado y bien atado»

  1. No estoy de acuerdo, por una vez. Franco lo dejó todo lo atado y bien atado que quisieron los admitidos al festín: ¿No tuvo mayoría absoluta el PSOE en el 82?. ¿No podía haber cambiado la forma del estado con un 15 % adicional del PC-IU? ¿No se podía haber cambiado la transición a una verdadera ruptura con el régimen autoritario anterior? Existían todas las posibilidades a partir de una purga verdadera del Ejército, policía y jueces. Sólo debía haber voluntad política para hacerlo.

  2. Se recuerda el discurso, un tanto florido, pero con ánimo conciliatorio, de un diputado que defendió un 14 de octubre de 1977 en el Congreso la necesidad de la amnistía, recordando la distinta militancia de los presentes que” hasta nos hemos odiado y hemos luchado unos contra otros”, para concluir, con un pelillos a la mar: “Olvidemos, pues, todo”. Quién habló así para dar el visto bueno al “decreto de punto final” fue (redoble de tambores): Xabier Arzallus Antía, diputado del PNV.

  3. Las palabras de X Arzalluz durante los años dorados de «paz armada» (así lo llamaba mi abuela) tienen tanto significado como el de un secuestrado al que le hacen firmar una carta de adhesión a favor de sus captores.
    En mi casa y seguramente tb en la suya, Mr España, cuando el miembro de un pais que fue machacado literalmente desde el aire por los mismos que heredaban un régimen corrupto y violento como no había ninguna en Europa le permiten tener un altavoz público y echar unas firmas sin coacción directa, siempre tendrá presente que, o era «eso», o no era nada.
    Y a pragmático no hay quien igualase a X Arzalluz.
    Por evitar a la enorme Constrictor que es su puto estado, Mr España, soy capaz hasta de escribirle unos bertsos a la gracia natural de los Bodbonez y hacerlo muy bien además.

  4. También pienso que «atado y bien atado» es porque se quiere, si bien de 1975 a 1982 hubo que tragar, después de la mayoría absoluta del PSOE el tragar quedo claro que era «querer». Aquí solo hay suelo ético, verdugos y obligación a pedir perdón para los debiles y fáciles de someter, por el numero inconmensurablemente mayor y por la fuerza bruta ídem idem de los impositores y oblidadores, esos mismos que ayer se justifican por tener que ser los de las grandes tragaderas junto con los que obligaban. Hoy ha quedado nuevamente claro ante las preguntas de la IA por lo del señorío de Franco y por solicitar la verdad de la tortura policial. Las respuestas políticas del gobierno y los partidos políticos constatan que en 2013 siguen fervientemente agarrados al «atado y bien atado» y que si Franco no hubiera tenido cuerda para atar, raudos se la habrían prestado

  5. Pues yo lo celebré en su día y lo sigo celebrando, más que nada en memoria de una niña que iba con su muñeca ,en Durango, corriendo de la mano en pleno bombardeo.Esa niña era mi madre.Esa muñeca murió ese mismo dia.Mi madre la recordó todo su vida.
    ES cierto, lo que comentaís, que asi como fue de una inmensa alegría la muerte de Franco, fue de una gran tristeza ver a aquellos «socialistas y comunistas» que se volvieron de repente olovidadizos, cobardes y complices.
    En fin.
    Gracias Javi, por leer verdades como puños.

  6. Aun recuerdo cuando su hijo presidía la entrega de los despachos a la
    nueva promoción de la carrera judicial mientras que su hija Cristina,
    en la misma ciudad, iba al trabajo con normalidad el mismísimo día
    siguiente de su efímera imputación.
    El uno y la otra, auténticos profesionales de la hipocresía y la apariencia.
    Muy en consonancia con el espíritu de la Zarzuela, si señor.
    Qué despropósito y qué triste recibir semejante título de manos del heredero
    de la única persona que en este país no está sujeta a responsabilidad, derecho
    al que seguramente también aspira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *