Nigeria, qué risa

Como se sabe, el secuestro de más de doscientas niñas en Nigeria es un asunto de mucha risa. ¿Que digo una barbaridad? Pues vayan y háganselo ver a la legión de guasones irreductibles que se lo están pasando cañón tuneando la foto en la que María Dolores de Cospedal aparece con el cartel de la campaña por la liberación de las jóvenes. Ha sido el penúltimo gran éxito de ese pastizal de ovejas que a veces —no siempre, ojo— son las redes sociales. Las adaptaciones bufas, muchas de innegable ingenio, han corrido como la pólvora hasta conseguir ese peculiar fenómeno que consiste en erigirse en noticia de más repercusión que los propios hechos de fondo, es decir, el cautiverio de las alumnas y la movilización para conseguir que vuelvan a sus hogares.

Lo curioso y a la par revelador es que llamar la atención sobre ello le convierte a uno en un avinagrado cortarrollos que no deja que el personal se descojone de lo que le venga en gana. Es la vigencia eterna del gag de Gila sobre aquellos gañanes: “Le quemamos la casa y se enfada; pues si no aguanta una broma, que se vaya del pueblo”. Puede que aquí el incendio haya sido metafórico e incluso quepa citar como atenuante que no había mala intención. Casi peor, porque eso denota que no se está dispuesto a detenerse un segundo a pensar acerca de la pertinencia o no de hacer gracias sobre determinadas cuestiones. Y sí, también sé que la excusa de carril es señalar que en este caso, como diría García Márquez, no hay que buscarle el pelo al huevo. Ocurre que se trata de un huevo melenudo, leñe. Hay mil motivos para hacer mofa y befa de Cospedal. Pero no este.

3 comentarios sobre “Nigeria, qué risa”

  1. Sí ,pero alguien va a hacer algo por esas chicas (por las que no han sido degolladas y por las que después de múltiples violaciones, aún quieran vivir)?. Parece que hace años , en los 70, hubo un intento de independencia de los igbo y llamaron a su país Biafra, Nigeria (en parte, en gran parte lso Hausa musulmanes del norte) declararon la guerra a Biafra y mientras que estos últimos fueron masacrados y sitiados, mucha población, murió de hambre, algunas potencias mandaron armas a la parte oficial nigeriana. Un resumen burdo pero creo que verdadero. Quizá el secuestro de estas muchachas ha llamado la atención en Occidente pero lo cierto es que la gente está siempre indefensa frente a hombres armados en todas partes…¿por qué no interviene ni Cristo aquí? Será que los pozos de petróleo están en el delta del Níger y no pilla cerca de donde han ocurrido los hechos?. Respecto al humor ya llevo diciendo no sé cuántas veces que una cosa es estar de buen humor y otra cosa es dar por…y encima decir que es sano reírse de uno mismo cuando lo que hace la gente es reírse de los demás con toda su mala baba, como un cómico británico-no me acuerdo del nombre- que se ríe de las gang rapes, ¿qué es lo que gusta a 9 de cada 10 personas? Las violaciones en «cuadrilla». La gente es estúpida y malvada, que lean si no a Marie France Irigoyen sobre el maltrato psicológico y cómo la víctima no sabe cómo defenderse porque le dan con el mazo pero «con humor». Mierda de mundo.

  2. Ni la Obama ni la Cospeldal son personajes inocentes, la primera jamás protesta cuando, gracias a las políticas y guerras de alta o baja mucha o corta duración de su queridísimo marido, se matan a niños, padres, abuelos, hermanos……. dejando a los vivos, los huérfanos y mutilados, desplazados en manos de mercaderes de esclavos o condenándolos a una vida al borde de la muerte. La segunda no ha movido un dedo por los niños desnutridos de Valencia u otra comunidad siendo miembro importante de un partido político, el que gobierna, que quita, recorta, desvía y se apropia de bienes sociales a la vez que apalea y desprecia a padres que se manifiestan en las calles contra los recortes de empleo, sanidad, educación… que son las “herramientas” vitales con las que se hace de los hijos, los niños, personas sanas, alimentadas, educadas y libres. Toda esta campaña de personajes ricos, famosos y poderosos más bien parece una macabra ceremonia en la que se utiliza la sangre inocente de los niños para ungirse y promocionarse como personas sensibles y humana: “veis, nosotros los ricos y poderosos del mundo somos justos porque están atrocidades nos hacen llorar”. Como si en el mundo resultante de los deseos de esos ricos y poderosos no hubiera más niñas en venta que las ahora en primera plana. Ninguna de esas niñas haría tambalear acuerdos políticos y económicos de EEUU con ningún país donde sus gobernantes hicieran lo mismo que esa secta africana, que los hay, los hubo y los seguirá habiendo. De verdad, me cabrea más la hipocresía que el humor negro del que se queja el moderador ya que hemos visto a la Obama o a Cospedal como podríamos ver a Muñecas o “Billy el niño” con otro cartel contra las torturas en Cuba, no las de Guantánamo, por su puesto.

  3. Estando de acuerdo en parte. En eso de banalizar el mensaje y crear una mofa a partir de algo que no se debería tapar. Eso sí, la clásica cartulina con mensaje me parece que es como la foto del niño africano que dice: de verdad creen en sus países que dando a me gusta y compartiendo están haciendo algo. Creo los políticos de aquí y de allí, en vez de hacer la foto-postureo (no hay que olvidar que Cospedal se suma a una corriente en la que el famoso de turno hace ver su sensibilidad en el hecho), tienen que tomar medidas y hacer cosas efectivas para estas niñas y muchas otras más de las que desconoceremos su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *