Lotería y unidad nacional

Estas cosas hay que decirlas de un tirón, así que ahí va: no me gusta el anuncio de la lotería de navidad. Vamos, pero ni media gota. Sí, ya sé que anda todo quisque vuelto merengue y haciéndose lenguas sobre la emotividad incontenible de la milonga, los maravillosos valores que difunde y los nobilísimos sentimientos a los que apela. Incluso los que llevan siempre el vitriolo en bandolera se han rendido a la sensiblería estomagante de la pieza. Como demasiado, alcanzan a propagar chistes virales, sospecho que después de haber echado las lagrimitas reglamentarias ante el final radiotelegrafiado de la historieta y su moraleja engañabobos: lo importante no es que te toque, sino compartirlo. “¡Y una leche en vinagre!”, esperaba que contestáramos a coro, pero para mi pasmo, la reacción canónica es el nudo en la garganta y los ojos rojos.

Acepto mi condición de minoría raquítica, y dejo a su discrecionalidad tildarme de perro verde, desalmado o tocapelotas. Creo que mi bilis hirviente no es tanto por el continente —esa historia de ajonjolí— como por el contenido, es decir, la promoción de la filosofía más reaccionaria del mundo, que es la que se oculta tras todos los juegos de azar con premio en general, y la lotería de navidad en particular.

No les falta razón a los cavernarios que sostienen, ironía arriba o abajo, que el sorteo del 22 de diciembre es el penúltimo bastión de la unidad de la nación española. Lo es en lo territorial, porque es difícil encontrar un secesionista que no lleve una participación, pero también en lo ideológico. Rojos, verdes, azules y entreverados jugamos con igual pasión.

3 comentarios en «Lotería y unidad nacional»

  1. Tal cual lo dices! Me siento igual de perro verde!
    Ayer argumentabas sobre la rastrera dialéctica y demagogia de los políticos al tratar la pobreza y la exclusión social. Pues eso, el anuncio en cuestión me parece el colmo de la hipocresía sobre posibles soluciones al paro y a la pobreza. !Hagan juego!

  2. Completamente de acuerdo. No me gusta ni el anuncio (q no me creo), ni la loteria. Es más, llevo ya casi 4 años en el paro, y desde entonces, liberada de ciertas obligaciones q nos imponemos a nosotros mismos, no he vuelto a comprar… Me interesan más los sorteos del barrio o pueblo, donde se gana menos, pero hay más probabilidades de q toque algo, sin necesidad d comprar todos los números del bombo… y sobre todo, donde el q gane siempre va a estar cerca… incluso ganando la banca

  3. Otros años el anuncio se ha basado en los sueños, la ilusión compartida,.. o en que la solución a tus problemas está en la suerte, que está muy repartida, y es una manera de compartir….
    Este año ya, directamente, nos dicen, la solución a tu desgracia está en el que tienes al lado, en el amigo que te ayuda y te arregla tus propios errores.
    Decimonónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.