Sánchez no pierde

Quítenle lo bailado a Pedro Sánchez. Aunque, como estaba radiotelegrafiado, palmó la votación de ayer y, salvo milagro inimaginable, volverá a morder el polvo el viernes, su balance en esta farsa de la investidura solo puede ser positivo. Muy positivo. De entrada, sigue políticamente vivo, lo que resulta altamente meritorio, teniendo en cuenta que es el tipo que ha cosechado el resultado electoral más penoso del PSOE en toda su historia y que en su propio partido hay cola para partirle las piernas. Con esas causas y esos azares cercándolo, y añadiendo que a primera vista no da precisamente la pinta del más hábil de la clase, la lógica llevaba a pensar que para estas alturas habría doblado la rodilla.

Ya ven que no. Con el riesgo de hacer evaluaciones en caliente, se diría incluso que el Dead man walking del que habló el Financial Times —ustedes perdonen la pedantería en la cita— presenta un aspecto ciertamente robusto. Los que habían apostado por la brevedad de su mandato se rascan perplejos la cocorota, y aun andan más despistados, amén de contrariados y probablemente arrepentidos, aquellos que lo elevaron a secretario general pensando que podrían mangonearlo a voluntad.

La historia reciente tiene mil ejemplos de chicos de los recados que, ebrios de foco mediático, desarrollan un ego sideral, se sienten llamados a protagonizar una misión redentora de la humanidad y ya no hay quien les tosa. Insisto en que quizá sea pronto para determinar si Sánchez llegará a ser uno de esos mansos devenidos en líderes contra pronóstico. De momento, puede presumir de seguir en pie cuando nadie contaba con ello.

6 comentarios en «Sánchez no pierde»

  1. En tu descripción he visto a aquellos dos mediocres que por al casualidad llegaron a alcaldes. Hablo de Odón Elorza y Mikel Cabieces ejemplares de como a veces las piedras caen en buen sitio y ahí quedan paradas pues piedras son.
    En lo que al hemiciclo se refiere la función no ha acabado y con algún cambio en los decorados y en elenco puede que reciba el aplauso enfervorizado de la claque aunque seguramente esta pida no butaca de patio sino buen y cómodo sillón en un palco bien surtido

  2. Totalmente de acuerdo como siempre.
    Para lo soso que es y lo melindroso que se pone en los discursos pensados y escritos de antemano ayer creo que dio la talla mucho más de los que yo hubiera pensado.
    Quién me iba a decir a mí que me podría tragar una investidura y mira tú por donde ayer me pasé la mañana muy entretenido con el debate.
    Hacía mucho tiempo que solo se veía a los políticos hablando para no decir nada, tirando de ideario o manual y diciendo lo que todos ya sabíamos que dirían.
    Pablemos me defraudó bastante. Yo le voté por «ciriquiar» y porque tiene una parte del merito de que esto parezca que cambia un poco ( veremos ).Pero no me tiene nada contento, se le va el papel de las manos, lo veo sobreactuado y creo que lo hace para tapar otras cosas.
    Ya sé que esto no es un consultorio pero a ver cuando nos hablas de Lopez, Ja ja ja. Pero sino tampoco importa, yo te leo igual.

  3. Lo mejor de ayer fue el tuteo de LoPPez a Pablo Iglesias.Ahí demostró la consideración que tienen los del PSOE a Podemos.Alguien se ha preguntado si a LoPPez se le hubiera pasado por la cabeza tutear a uno del PP o cualquier otro partido?.
    Ayer escuché a Anasagasti decir que»al hombre y al mono cuanto más sube más se le ve el culo».Aquí lo conocemos bien,en España ya empiezan las risas flojas………..

  4. En cambio a mí Pablo me pareció excelso. Qué berborrea, qué facilidad de palabra, qué memoria, qué reflejos, qué tino. Al revés que tú, Iñaki, yo no le voté pero le sigo con muchísimo interés, a él y a Errejón, me parecen unos monstruos en el mejor sentido de la palabra y me dan buenas sensaciones, espero que no defrauden. Pero en política, aquí y en Tombuctú, hacen falta patrocinios (pasta) y Sánchez la tiene en bandeja (todo el Ibex35 y mucho más), los otros la tienen que sacar de Venezuela o Irán como reprocharán sus contrarios. No hace falta talento, Sánchez, respira tranquilo.

  5. Discrepo de la interpretación. No creo que sea una desconsideración. Precisamente Podemos y muy especialmente han sido abanderados, dentro de la «nueva política», de la relajación de la formal, del estilo de más de a pie en las formas.

    Claro; las inercias son fuertes y la gente se despista. En los debates de TV saltaban del tuteo al «usted» cada dos por tres porque ya nadie se aclara.

    Si Iglesias puede decirle a Pedro Sánchez en un debate de TV «Tranquilízate Pedro, que te veo nervioso» ¿es una falta de respeto que se le tutee a él?

    ¿O es que la cosa cambia si es en sede parlamentaria? ¿Requiere más solemnidad y formalidad el Parlamento? Pero no para la indumentaria, entiendo. ¿Para lo uno sí y lo otro no? ¿Cómo va la nueva política? ¿El «usted» no es de carcas?

    En cuanto a López; pues desbordado; simplemente. Descolocado.

  6. No creo que Pablemos se tomara a mal el tuteo, todo lo contrario, se lo tomó a broma y lo quiso usar para mendigar unos segundos más para contestar, que no coló. Personalmente odio el voseo y cualquier otra segunda persona que no sea el «tú», pero que cada uno use el que crea más conveniente en cada caso, faltaría más. Pienso que el «suseso» resultó hasta cándido, y es lo más bonito que le vi hacer al capataz que han puesto a presidir el garito. Entre esto y el piquito con azote en el culete incluido quedó una mañana de lo más amorosa.
    A Iglesias y alguno más les debemos el debate de investidura más adorable y entretenido de la historia de las españas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.