Dos querellas argentinas

La Justicia argentina investiga a 41 dirigentes de ETA y Batasuna —sí, en el mismo paquete— como posibles autores de crímenes de lesa humanidad a instancias de la asociación de víctimas del terrorismo Dignidad y Justicia. Tras admitir a trámite la denuncia, un magistrado llamado Rodolfo Canicoba ha comenzado a pespuntar la investigación. De momento, ha requerido a España a través de la figura del exhorto internacional todos los datos de los que pueda disponer merced a actuaciones políticas y judiciales.

Nadie duda que, a diferencia del obstruccionismo cerril que las autoridades hispanas están mostrando respecto a las peticiones de la querella —también argentina— sobre los crímenes del franquismo, en esta ocasión la colaboración será plena. Mandarán hasta el último papel y se desvivirán para que la causa prospere y llegue al puerto deseado, es decir, la condena con sello internacional. Quedará patente una vez más la desvergonzada doble vara para amparar a los investigados en la causa de la jueza Servini y procurar la culpabilidad de los que figuran en el sumario de Canicoba.

Lástima que el juego de los paralelos acabe atrapándonos también a los presuntamente buenos de esta película. Si nos parecía bien que en nombre de la Justicia Universal se intente desentrañar desde Buenos Aires los crímenes de la dictadura, lo tenemos complicado para criticar que en nombre de idéntico principio se proceda del mismo modo y también a 10.000 kilómetros de distancia para esclarecer los crímenes de ETA. Ya verán, no obstante, lo fácilmente que muchos encontrarán el modo de argumentar que son cuestiones diferentes.

2 comentarios sobre “Dos querellas argentinas”

  1. Algo que es necesario aclarar, y espero que tu lo repitas hasta la saciedad, es la barbaridad que supone esta querella.
    La justicia universal solo es aplicable si aquellos a los que compete investigar y juzgar en el pais donde se han cometido los delitos, se niegan a actuar, se inhiben, presumiblemente por que los respaldan.
    La admision a tramite supone que el estado español no ha querido perseguir esos crimenes, y por lo tanto es complice de los mismos.
    Han preferido una verguenza semejante con tal de llevar adelante una venganza contra la instruccion contra los crimenes franquistas.
    Lo gracioso es que se detallan unos crimenes y antes de investigarlos ya se señala a unos culpables sin prueba ni indicio alguno. Es decir, hacen una investigacion empezando por el final, busco un culpable e intento hacer encajar un delito con el, todo muy logico.
    En algun momento lo detendran, no son tan imbeciles, la mas leve condena seria un contundente verificacion de que el regimen de 78 no es una democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *