Abusos en la Iglesia vasca

De nuevo, la Iglesia aparece como piedra de escándalo. Esta vez, la vasca, por si alguien, en su autocomplacencia o ceguera voluntaria, pensaba que las sacristías del terruño estaban libres de polvo y paja. Cuánta respiración contenida, por cierto, ante la trayectoria conocida del señalado como autor —confeso, no se pase por alto— de por lo menos tres casos de abusos a menores. ¿Quién iba a pensar que Juan Kruz Mendizabal, Kakux, tan cercano, tan afable, tan campechano, tan… bueno, ya saben, iba a ser un depredador sexual?

Junto a esa pregunta, otras más incómodas: ¿Por qué ha pasado tanto tiempo desde que ocurrieron los hechos hasta su conocimiento? ¿No había indicios o sospechas? ¿Quién o quiénes miraron hacia otro lado? ¿Qué les impulsó a ello? ¿Cómo se explica que fuera subiendo en el escalafón? ¿A qué se debe que hasta la fecha no haya actuado, que sepamos, la justicia ordinaria? ¿De qué nos sirven las palabras compungidas del Obispo Munilla? ¿Qué es eso de intentar convencernos, a estas alturas, de que en el pecado está la penitencia? Y sobre todo, ¿tenemos la certeza de que es el único caso? ¿Hay alguna garantía de que no va a volver a ocurrir?

Déjenme que en el último párrafo me mire el ombligo. Se nos reclama, con razón, a los medios de comunicación que informemos sin tapujos ni miedo sobre la cuestión. No dejemos de hacerlo. Pero, por favor, no permitamos que nos guíe el morbo chabacano. Es digno del mejor periodismo localizar a las víctimas y darles la voz que les han robado durante años. Sin embargo, están de más esos titulares sensacionalistas llenos de sórdidos y explícitos detalles.

Un comentario sobre “Abusos en la Iglesia vasca”

  1. Pues claro que habrá más casos; cientos.

    Sucede que no todos habrán sido tan graves y que en muchísimos casos incluso las propias «víctimas» no le han concedido importancia al tema ni les causado ningún trauma. Pero esto ha sido absolutamente habitual. Es muy normal, muy habitual, que amigos y conocidos te hablen del cura tal o cual que cuando estaban en el colegio les magreaba cada vez que podían, en clase, en campamentos, en «convivencias», etc.

    Sucede que la mayoría de la gente te lo cuenta como una anécdota sin más, sin darle importancia, incluso echando risas- «Joder…qué peligro tenía aquel!».

    Pero es que es imposible que fuera de otra forma!! Los curas son seres humanos, con la biología, las hormonas, los instintos como los demás. Y les transtornan mentalmente; les intentan castrar mentalmente; La mujer es el diablo, el sexo pecado mortal. Y hacen de ellos, desde adolescentes, unos seres anormales; tal cual. Y eso después sale como sale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *