Descifrando al Borbón

Yo sí vi el discurso del rey. Lo hago cada 24 de diciembre, siempre a través de Televisión Española, que es donde se capta en toda su riqueza de matices la ranciedad de la función. Por más que la señal sea la misma, en los demás canales, ajustados cada uno con su colorín y su sonido característico, se me pierden los taninos del hipnótico alcanfor. No digamos ya en ETB, donde la pieza programada con el calzador entre cortesano y tocapelotas que gastan los tiralevitas de la actual mayoría parlamentaria canta un potosí a sketch de Vaya Semanita. Como aprendimos el primer día en la facultad, el medio es el mensaje y las más de las veces, también el masaje.

Les hago todos estos prolegómenos para que vean que están ante un auténtico sibarita -”friki” también vale- de los entremeses juancarlescos navideños. Escribo, de hecho, con el paladar aún invadido por el regusto del de este año, probablemente el más patético, simplón y vacío de cuantos guardo en la memoria, que son, ya les digo, unos cuantos. Algo me dice que también será uno de los últimos, porque si los que se proclaman monárquicos conservan un ápice de humanidad y otro de sentido del pudor, deberían estar pensando ya en mandar al banquillo de la Historia a alguien que hace mucho dejó de estar para según qué trotes. Sólo ver a Carmen Sevilla convertida en estertor maquillado en Cine de Barrio despierta una compasión equiparable a la que provoca el abuelo de Froilán sentado frente a una cámara recitando las obviedades que le ha puesto en fila india un escriba.

No dijo nada

Lo divertido y a la vez revelador es que pese a que lo que acabo de describir es público y notorio, un año más nos enfrasquemos en la interpretación de lo que quiso decir, como si de verdad tuviera alguna relevancia. O como si de verdad hubiera dicho algo más que una sucesión de topicazos de a duro. Les refresco la memoria sobre el párrafo en que más nos hemos entretenido por aquí arriba: “Quiero reiterar esta noche que el terrorismo sólo suscita condena y repudio en cuantos defendemos la libertad y la democracia. No nos debe faltar determinación para acabar con esta lacra. Honremos y arropemos con todo nuestro cariño y solidaridad a las víctimas de la violencia terrorista y a sus familias”. Traducción, cero. Ni a favor ni en contra. Pura palabrería de relleno, con igual valor que la letanía por los excluídos, marginados y discapacitados que se larga casi en idéntica redacción desde 1975. Favor que le hacemos al tratar de descifrar lo que no significa nada.

8 comentarios sobre “Descifrando al Borbón”

  1. Yo nunca lo veo Vizcaino. Aparte de las consideraciones politicas, siempre me ha parecido reflejo y continuidad de una dictadura como sucesor nombrado por Franco y elevado a las mas altas instancias democráticas en un nexo imposible e ilegitimo de unión del viejo régimen y la modernidad. Como tampoco olvido su esperpéntico y poco majestuoso corte de mangas que he tenido ocasión de ver en alguna de sus variadas visitas a Euskal Herria invitado y agasajado por los jauntxos locales del nacionalismo «moderado» siempre dispuestos a recoger las migajas del poder en una continuidad obscena y contraria a los derechos del pueblo que dicen defender. NO señor Ercoreca, a mi no me interesa si está o no preparándose el Estado Español para la sucesión borbónica, a mi lo que de verdad me interesa es la libertad de Euskal Herria.

  2. Yo no vi/oí el discurso del rey, Javier, pero me fío de lo que comentas porque todos los años andamos a vueltas con el «temita» de marras en tan señalada fecha…
    Me gusta el título de tu artículo: «Descifrando al Borbón». Llevo años intentando comprender lo imcomprensible, a saber: cómo una sociedad supuestamente «preparada», civilizada (en el mejor sentido del término, jakina), y abierta a Europa (perdonen la mención…) puede jalear las ocurrencias de la Casa Real (?) sin asomo de espíritu crítico. Quiero suponer que para muchos españoles es como animar al equipo de fútbol de su ciudad: tiene razón, haga lo que haga.
    Si, por contra, estamos hablando de asuntos de identidad (ya salió la dichosa palabrita…), habría que recordarles ciertas «verdades» negadas a otros pueblos, bla, bla, bla…
    En efecto, Javier: descifrando al Borbón. Y descodificando los mensajes navideños/mesetarios de los partidos «por la libertad», esos que poseen segunda residencia en predios de la Villa y Corte. Para que luego nos suelten la leyenda urbana de la crisis inmobiliaria.

  3. Debe ser estupendo hablar de las necesidades de los parados cuando tanto tu como tu familia teneis el sueldo asegurado de por vida y encima sin tener que declarar ni tener que pagar impuestos.
    Vergüenza, es lo que le debería de dar.

  4. El discurso del «Bourbon»,hip!,obtuvo el 11,3% de share en la España telebista de CenSurio y sus secuaces normalizadores,menos de la mitad que el año pasado y ni la tercera parte del teleberri de hace dos.
    Será capaz nuestro virrey López de empeorar el 0,0% que obtuvo el año pasado en etb1?.Como consiga el 0,1% ya tenemos matraca del aparato de propaganda y manipulación:»El cambio se consolida,se acabó la crispación,la modernidad ha llegado.Viva España!».

    En el norte de España a 1 de enero del 2010.
    fdo:Paco LLera.

  5. Es cojonudo hablar de democracia cuando su puesto no se puede Votar!!!!
    Que tb nos hable de libertad cuando nos podemos elegir nuestro futuro libremente y ya finalizamos con las tonterías de todos los años.
    Como le diria mi aitite a mi amama con ritmo musikal, «SiEMpre me DIces lo MISmo», En ese caso, NO ME DICES NADA DE NADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *