La metamorfosis de López

Eterna disyuntiva: ¿Qué tipo de gobernante puede ser más nocivo para su pueblo, un necio o un malvado? Hay una trampa en el planteamiento o, cuando menos, un hecho que se pasa por alto. La necedad, la incapacidad y/o la ineptitud conducen casi inevitablemente a la maldad. Es puro instinto de supervivencia y cualquiera que haya tenido el infortunio de compartir días o espacio vital con alguien carente de luces lo ha podido padecer. Acorralados por su propia incompetencia, muchos nulos que pasaban por entrañables patosos incapaces de matar una mosca terminan metamorfoseándose en implacables máquinas de hacer daño con mayor poder destructivo que cualquier perverso de cuna. Es más que una evidencia que López, el ente humano gris que pasó de no ser nada en esta vida a primera autoridad de la Comunidad autónoma vasca, ha mudado ya de inofensiva oruga a siniestra polilla dispuesta a vengarse de quienes han puesto ante sus ojos el espejo en que no ha tenido más remedio que reconocerse.

Y salió del capullo…

Es posible que la eclosión tuviera lugar antes, pero fue el pasado viernes cuando se manifestó en todo su esplendor. Una simple pregunta, ni más ni menos jodida de despachar que las decenas que se despejan a córner en las generalmente inanes sesiones de control parlamentario al Gobierno, fue el detonante de la performance. “¿Considera idóneas las actuaciones en Somoto de la Delegada de su gobierno en Chile, Ana Urchueguía?”, preguntó, coma arriba o abajo, el representante del PNV, Andoni Ortuzar. Mira que hay fintas en el repertorio de salidas por la tangente. Pero no. Contra la costumbre y la prudencia, López saltó a degüello y siguiendo un libreto que, una vez más, le habían escrito esos amigos que le hacen no necesitar enemigos, se lió a trompadas dialécticas con el mensajero, o sea, el Grupo Noticias en general y Xabier Lapitz en particular.

Les ahorro la descripción del momentazo de ira, porque se habrán aburrido de leer los detalles en estas páginas o de escucharlos en Onda Vasca. Me quedo sólo con el retrato. ¿El de alguien que mentía, como se subrayaba en los titulares de ayer? Eso me parece secundario o, más bien, complementario de lo sustancial. Al ponerse como una hidra para defender a quien él sabe positivamente que, con o sin ilícitos penales, abochorna con su proceder a su propio partido, el hijo de Lalo se limitó a mostrarse tal cual es. En su furia infantiloide, emergió el chisgarabís, la inframedianía, el petate lleno a partes iguales de carencias y aire que, ¡ay!, nos gobierna.

10 comentarios sobre “La metamorfosis de López”

  1. «Inframedianía» es un calificativo extremadamente generoso y educado para semejante sinvergüenza,impresentable y patán.

  2. fascismo……..cuando desaparece el sufragio universal , los gobernantes ejercen el adoctrinamiento educacional (su ley de «convivencia para la paz») y está basado en la propaganda (EITB…).
    Será que tenemos delante de nuestras narices lo que tanto denostamos lejos?

  3. He aquí un texto que rivaliza en estilo con los de Alfonso Ussía o Carlos Dávila.
    Ya imagino que este comentario crítico va a ser censurado más pronto que tarde pero tengo que decir que el insulto me parece una forma deplorable de hacer «periodismo» (si es que esto merece tal nombre), ya lo hafa Libertad Digital o lo haga Deia.

  4. Diría a mi vez que este artículo está hoy, y de forma airosa, en el terreno de Balzac y Galdós, dos creadores que se distinguieron por su aguda observación de la condición humana. Es lo primero que me ha venido a la mente leyéndolo; a bote pronto me ha parecido una acertada síntesis de la realidad política contemporánea que refleja. Diría que una malentendida idea de lo que es políticamente correcto puede llevar a entender este retrato como alejado de la realidad y por lo tanto insultante o etc. Es sano tener ideas claras. Por supuesto, todas las opiniones merecen respeto y escucha, también la de grandes autores como Balzac en «La Comedia Humana», un libro que merece leerse y al terminar, volver a empezarlo, y el canario Pérez Galdós, aunque no llegue a la altura de Balzac, pero también con un éxito importante

  5. Peor es que un teórico representante de todos los vascos nos insulte desde el estrado del parlamento y muestre su sectarismo y mala educación a sabiendas que el grupo público de comunicación que pagamos a escote y sus lacayos controlan censuraran lo conveniente a sus intetreses sectarios.
    Ahora entiendo aquello de que «somos Libios en busca de la libertad».La EITB actual y la radiotelevisión Libia se parecen mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *