Economía virtual

El jueves a las 12 del mediodía, tras entrar en caída libre, cada acción de Bankia llegó a valer 1,17 euros. Gracias a una mano mágica que empezó a intervenir —qué curioso— en el instante en el que todo olía a desplome imparable, los valores iniciaron una escalada vertiginosa que los llevaron a cerrar en 1,42. El viernes a las 11 de la mañana, con la carrerilla cogida, se pusieron en 1,90. Alguien que hubiera comprado mil títulos en el momento más bajo y se hubiera deshecho de ellos en el más alto se habría embolsado 730 euros… ¡en tan sólo 23 horas!

Como imaginan, quienes participan en estas timbas no se andan con minucias y operan con cantidades infinitamente mayores que la de mi pedestre ejemplo. Añádanle al beneficio, como poco, tres ceros. Y eso, sin contar que he tirado del supuesto más sencillo, el de la compra-venta limpia. Cualquiera que sepa cuatro cosas de la selva bursátil les puede explicar los endiablados mecanismos que permiten forrarse incluso cuando la cotización se desmorra y los titulares tocan a muerto.

Siento haberles conducido al borde del mareo, pero creo que es necesario tener presente esta parte de la tramoya que no nos suelen enseñar. El pastizal que ha ido a las buchacas de unos ventajistas escogidos no tiene la menor relación con la verdadera situación de Bankia. Por muy milagrero que sea Goirigolzarri, la entidad no puede pasar en un día del borde de la quiebra a ir viento en popa como sugiere la trepidante recuperación (casi un 50 por ciento) de su cotización. Una vez más, se le ha puesto precio al humo, que es con lo que se negocia ya casi exclusivamente en los temidos y temibles mercados. Aunque la especulación existe desde el primer trueque de la historia, ha sido en los últimos años cuando ha alcanzado su victoria definitiva y ha impuesto una economía virtual. En la real, la de los recortes sobre lo ya recortado, sólo vivimos los pringados.

5 comentarios en «Economía virtual»

  1. Los que se han forrado con el vertiginoso rebote de Bankia,son los mismos que se han forrado con su desplome.Los mismos grandes fondos que la han tirado a base de vender acciones prestadas,han vuelto a recomparlas,esas y las de los pobres inversores minoritarios que vendían presa del pánico,bien baratitas,para volver a subirlas y volver a vendérselas(bien arriba,de nuevo)a la legión de pardillos que volverán a atender las recomendaciones interesadas(para el fondo y para ellos,por supuesto) del «expansión» de turno:»compren,compren,que se acaban….».
    Y vuelta la burra al pozo…………..
    Efectivamente,compra-venta de humo en el que el que conoce y controla(a base de mucha pasta) el negocio acaba ganando y los demás palmando.Malos tiempos para la «inversión»,excelentes patra la «especulación»,pero el pequeño siempre palma en este juego.
    Hace un año escaso la publicidad incitaba a comprar acciones de Bankia,al parecer,un excelente negocio….
    Hoy,un payaso,comentaba que «necesitamos representantes políticos serios»……
    El mundo al revés,y los «200.000 o 300.000 «exiliados» por el miedo a ETA» a punto de poder votar en Euskadi a ver si así,vuelven a dar los números a los nacionalistas Españoles y pueden volvera ramplar lo que la democracia no les da.

    De trile en trile,y tiro porque me toca………….

  2. Muy buena. Pero sabes que no me lo vendes. Los EMPLEADOS de Bankia empezaron a comprar titulos, de ahí la reacción. El mercado reacciona a la info disponible. Pongo un ejemplo, nadie daba un duro por el chealse hace 3 meses….. pero mira como re ha revalorizado. Cosas del fútbol…. Saludos.

  3. Cada día queda más claro que una buena parte de la culpa de esta crisis está en que nos han robado (y nos siguen robando) por encima de nuestras posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *