De profesión, pensador

Cada vez resulta más incomprensible que todo esté tan mal, con la cantidad de eruditos que tienen la receta infalible de la felicidad universal. Dieciocho de ellos se juntan de una tacada a partir de hoy en Bilbao, bajo el auspicio bienhechor del mecenas López. Si hace unos días soltó 300.000 leureles de las inagotables arcas públicas para traer, entre otros prodigios de la lira, a Imanol Arias o Juan Echanove a un festival poético con menos seguimiento que la carta de ajuste del Canal Natura, es de esperar que haya sido igual de generoso en el alquiler de la masa gris más florida y granada entre el Volga y el Misisipi. Y será por ínfulas, que pudiendo haber titulado el sarao “A ver si se nos ocurre algo” o “Vamos a darle una vueltilla a la cosa”, lo han bautizado “Ideas para cambiar el mundo”.

Se me dirá, seguramente con razón, que debería arrodillarme y lustrar con mi lengua el suelo que pisan los excelsos cráneos convocados al evento. Sin rubor reconozco que tengo en alta estima a varios de ellos —a otros no los había oído nombrar en mi vida, tan bruto soy— y que encuentro brillantes algunas de sus reflexiones. Pero luego los veo en el programa de mano o en la nota de agencias presentados como “reputados” o “prestigiosos” pensadores y corro instintivamente a calzarme la armadura. Simplemente, me chirría que el pensamiento se convierta en profesión y salvoconducto para ir de feria en feria, de bolo en bolo, contando a los lugareños cómo deberían ser las cosas y cómo no son. Repitiendo los mismos chistes, hoy en Patxinia, mañana en Helsinki, pasado en Matalascañas.

Todo eso, además, sin perder de vista quién los recluta y para qué. La gran maldición de la intelectualidad, incluso de la que se proclama más libre, es que está sujeta a caché. En eso no se diferencian de Bisbal, y los inspiradores gintonics van ya a doce y hasta catorce napos. Y claro, quien paga pide algo a cambio

4 comentarios en «De profesión, pensador»

  1. Como ??????
    Claro esa gente divulga el arte y la cultura a golpe de talon….. eso lo puede hacer cualquier estudiante por menos dinero y aumentara el publico, pues irian sus familiares y amigos…
    Asi todo…….

  2. Veremos cómo va de asistencia esto, Blanca. A lo de los poetas, precedente inmediato, fueron cuatro. Los mismos cuatro que habrían ido a un sarao infinitamente menos «glamouroso» y mucho más barato.

  3. Joe, maitia, me escribes tanto que no me das tiempo ni a leerlo todo, ¡qué barbaridad!. No quiero aburrir demasiado pero te diré que estoy muy de acuerdo con tu artículo en general. Para esta reunión de pensadores, van a representar el País Vasco, Ramiro Pinilla y Luisa Etxenike, escritores de cabecera del PSOE, convenientemente premiados con los Euskadi sariak de rigor…( no sé si Pinilla escribe bien pero Luisa E. es sujeto+verbo+predicado, ni un periodista es tan escueto, por lo menos en el libro que leí yo y que estaba publicado en una editorial de uno del Psoe -bassarai y que ha tenido que cerrar); o sea pensadores del régimen, de esos que dicen que hay tantas culturas vascas como personas y todas esas chorradas….va a ir su madre a verles.

    Sin embargo, yo fui una de las valientes que fue al «acto» del Euskalduna, sólo a la segunda parte ,la de Kirmen y Maertens ya que para ver españoles, me dije a mí misma, mejor ver a Vicente Amigo que toca la guitarra de maravilla y estaba ese mismo día en Bilbao. Pues bien, una de las asistentes (había media entrada vendida o regalada), me dijo que ni Echanove ni Arias, esos dos grandes intelectuales vasco-españoles, habían estado. Patxi sí que estuvo, no sé si entendió una leche de los poemas de Kirmen, no sé si le haría gracia las referencias que hizo en un poema al exilio del lehendakari Agirre, no le ví la jeta. Yo lo disfruté, tengo que admitirlo, aunque tengo unas ganas de que se vayan pa’ spaña y se dejen de intentar convencernos de que somos españoles, ufff…..bueno, me voy a comentar otra cosita. Muxus a todos.

  4. Beste bat: Muy oportunas las menciones de Etxenike y Pinilla. Pluralidad de visiones, que se dice. Yo sí pienso que Ramiro es un buen escritor y, además, le tengo un enorme cariño, pero ideológicamente creo que aporta una visión muy concreta (y discutible). Su contrapunto no será, desde luego, Etxenike, que derrota por el mismo lado. Es una muestra de por dónde va el balón en este encuentro.
    Y respecto al festival poético, mi crítica era (además, nuevamente, del sesgadísimo cartel) por el pastón que costó. Se puede hacer algo magnífico por muchísimo menos dinero. De hecho, se hace. Hoy mismo se han presentado las jornadas poéticas de Ea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *