Partido Popular S.L.

Un clásico del instinto de supervivencia estudiantil: en el examen de Filosofía te preguntaban por las características del ser según Parménides y como no tenías ni pajolera idea, colabas la teoría del alma de Platón, que era el único tema que te habías empollado medio bien. Solo funcionaba si el cátedro o la cátedra eran de los que corregían a peso, pero no habiendo mejor alternativa que firmar y entregar en blanco, merecía la pena jugársela. Veo que en el PP pervive ese espíritu de alumno picaruelo. Cuando anunció a todo trapo que en un alarde de transparencia sin parangón mostraría públicamente sus cuentas, todos dimos por hecho que se refería a las del periodo manchado de sospecha por la presunta tinta del calamar Bárcenas, esto es, los años que van desde 1993 a 2008. Hete aquí, sin embargo, que el striptease contable se ha reducido a los ejercicios inmediatamente posteriores. En lugar de disipar dudas sobre la pulcritud de los balances, lo que han conseguido los sabios de la comunicación gaviotil es triplicar los motivos para la suspicacia. El destape parcial huele a confesión de parte que es un primor.

Por lo demás, los cuatro tristes folios mostrados —uno por año, qué ejemplo de concisión— y a pesar de la tonelada de maquillaje que llevan, tampoco mejoran mucho la imagen del partido genovés. ¿Partido? Más que de una formación política, se diría que los números son los de una sociedad mercantil. Una muy boyante, por cierto, capaz de bandearse en la crisis más brutal que se recuerda en decenios como quien navega con una agradable brisa en el costado. Casi treinta millones de euros de beneficio y un aumento en sueldos del 25 por ciento. No está mal para un negocio que tiene como actividad principal recortar los derechos y las condiciones de vida de los demás.

Y de propina, al presidente del emporio PP S.L. le sale a devolver un pastón en la declaración de la renta de 2010.

3 comentarios en «Partido Popular S.L.»

  1. Enrocarse en ejercicios de inquietante transparencia parcial, o ni siquiera eso, para no afrontar que la pérdida de confianza va a crecer a cada paso que den las mentiras, es la muestra de que el sistema político no está preparado para modernizarse, para realizar la verdadera transición que aún nos aguarda. Y que no nos aguarde demasiado, que el cielo se está encapotando.

    http://casaquerida.com/2013/02/10/ay-democracia/

  2. Mira celestino, yo estoy esperando casi 30 años, por saber si el PSN de navarra 1) primero es navarro y 2) es federal y 3)euskaldun
    Y todavía, después de 30 años, no tengo respuesta a estas 3 preguntas de manera individual. Año 1978, los de PSN quitan la ikuriña de su sede en la plaza del castillo; luego, no sé que cojones hacen durante las épocas de Urralburu, Roldán, Otano y Cía, Bueno y los de UPN con del Burgo, Aizpún y Cía con la avenida del PP, más de lo más… Y ahora qué?? Navarricos sin CAN y con nuestros fondos en manos catalanas…
    Existe mayor despropósito político y económico…posible????

  3. ¿Y por qué será que el escándalo del cuaderno ha situado su epicentro en si los sobres que refleja éste fueron cobrados o no, y en si el PP pagó sobres en B a su cúpula, es decir en algo de falsedad indemostrable, y por tanto de verdad indemostrable? ¿No es más escandaloso el que una constructora dé un donativo a un partido político, y que ese donativo no esté reflejado en la contabilidad de la constructora?. Sobre todo sabiendo que esa salida de fondos podría ser ventajosa fiscalmente en la constructora. Lo digo de otra forma:
    Si se quiere encontrar algo de fraude en el receptor, hay que buscar por el emisor: Su intención y en qué circunstancia, y por tanto el destino del liquido. Pero claro, eso es si se quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *