El sobrino de Ascensión

A Antonio Basagoiti no lo conocí por su nombre sino por su parentesco. Podía haber sido como hijo, nieto, bisnieto y tataranieto de prohombres de riñón forrado y obras cubiertas por un tupido velo. Sin embargo, esa primera referencia que rememoro 18 años después fue por la vía materna de su árbol genealógico. “Mira, ese es el sobrino de Ascensión Pastor. No le preguntes nada porque no sabe ni por dónde le da el aire”, me lo señaló un compañero suyo de partido y grupo municipal en el Ayuntamiento de Bilbao. Tardé poco en comprobar que mi interlocutor —a quien no delataré, pese a que les resultaría curioso— no exageraba. Cualquier intento de recabar la más nimia información del atribulado concejal semialevín chocaba una y otra vez con idéntica respuesta: “De eso tienes que hablar con mi tía”. La susodicha era, además de la hermana de su madre, la que cortaba el bacalao en el PP bilbaíno de la época.

Alejado ya de la crónica local, asistí no sin sorpresa a la transformación de aquella crisálida política que parecía destinada al anonimato ramplón e insípido de la cuarta fila, subsector enchufados. De pronto, empezó a ser frecuente verlo despegado de las faldas de su protectora y opinando por libre con creciente desparpajo, ora sobre un proyecto urbanístico, ora sobre ETA y el nacionalismo, ora sobre la marcha del Athletic. Muchos se frotaron los ojos en junio de 1999, cuando a la vuelta de un corto recado para Aznar in person, le faltó el pelo de un calvo para birlarle la alcaldía al entonces debutante en la plaza, Iñaki Azkuna. Si no me engaña la memoria, los votos de Euskal Herritarrok impidieron que la vara fuera a manos de la ya promesa consagrada.

Y a partir de ahí, todo recto hacia arriba, manejando con maestría la cintura, el plano corto en el que tanto gana y, por supuesto, la disciplina jerárquica de geometría variable. Pero les ahorro esa parte del relato porque es muy conocida.

3 comentarios sobre “El sobrino de Ascensión”

  1. Escribes bien,… pero una machacona ” mujelike spamactie tegen behouden” o algo así, me impide mandarlo, menos mal que viví allí 12 años.

  2. Vaya casta de políticos y consejeros varios, toda la familia bien colocada y remunerada.
    Basagoiti hubiera estado perfecto en el Club de la comedia…!
    eso sí, Quiroga hará bueno a Basagoiti!

  3. ¡Cómo, yo aquí jugandome el pellejo y sin posibilidades de pillar moqueta y todos esos pisaverdes de Madrid, forrándose con dinero de color morado y transfronterizo a paletadas! Venga papá buscame algo en tu banco y que les den, que me he cansado. A mí no me pillan.
    En poco más que cuatro líneas se cambia la carrera de una persona. Igual nos pasa a todos.
    Y sus militantes, ¿qué dicen?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *