Un día de furia

En las páginas no impresas del programa del Bilbao Global Forum constaba que mientras los encorbatados piaban a cubierto sobre la eficacia con que joden al planeta, en las calles de más allá del cordón de seguridad se liaría parda. La destrucción estaba presupuestada y, por supuesto, amortizada, con la ventaja añadida de que los participantes en este bolo de provincias no iban a sufrir el menor quebranto de bolsillo ni de conciencia. Ahí nos las den todas, podrían pensar, si siquiera tuvieran un segundo que dedicar al paisaje después de una batalla que ni les va ni les viene. Ya se encargará quien corresponda de restituir las cristaleras, las persianas, las farolas, las señales o los sufridos contenedores. A tanto la pieza o el servicio, faltaría más, que el capitalismo también —o sobre todo— escribe derecho en renglones torcidos. Si será así, que hasta hay un nombre técnico para esto de descojonar las cosas y sustituirlas en espiral: demanda agregada.

Menudo compromiso, explicar a estas versiones pedestres de Atila que son tan esbirros del sistema como el que más. No lo van a entender, primero porque no les da para ello la cagarruta de oveja que tienen por cerebro, y segundo, porque aunque les diera, no les saldría de entre las ingles atender a razones. Lo suyo es la gresca por la gresca, darse un buen chute de adrenalina a costa de un escaparate o, si es el caso, de una dependienta que no llega ni a mileurista, y que luego venga el pisamoquetas acomplejado de turno a componerles un cantar de gesta. Entretanto, los que tenían algo por lo que protestar, a seguir pringando, los muy idiotas.

5 comentarios en «Un día de furia»

  1. Pensaba yo ayer algo parecido.

    Y no se trata de un esquema simplista de violencia=kaka

    Nos consta que las élites económicas ahí reunidas (un paripé) representan situaciones de violencia extrema que está sufriendo mucha gente (miseria, precariedad, desesperación, falta de porvenir, falta de lo más básico, gente mayor pasando frío y niños mal alimentados, etc, etc) y creo que efectivamente eso hay que tener en cuenta a la hora de condenar o no cualquier violencia de reacción.

    Sin embargo, no entiendo lo que pasó en las calles deBilbao. Y no es que no lo entienda por el mero hecho de la violencia. No entiendo ese tipo de violencia, mimética a la que vemos en otras ciudades y citas hasta el punto que tengo la impresión de que se ha convertido en un “producto” más del sistema. Creo que el sistema asimila este tipo de fenómeno como asimila el icono del Ché en camisetas como artículo de merchandising.
    Yo veo una protesta de los mineros de León a cohete limpio con la guardia civil, a saco, incluso arrasando media ciudad…o (me meto en un jardín) recuerdo algunos capítulos de kale borroka (que los hubo con mucho tomate)…y, la verdad, creo que eran otra cosa.

    Pero lo del otro día me parece más algo propio de moda de niñatos (de hecho; en Barcelona que es habitual, un amigo que ha denunciado alguna vez que le han destrozado la tienda….me dice que son niños bien, de la burguesía y progresía bien catalana, que luego tienen sus muy buenos y caros abogados). Chavales vestidos como raperos de la MTV y con móviles de alta gama. Un mero ejercicio vacío de tribu urbana (como los Mods en Brighton, en Quadrophenia), una moda, una emoción contracultural sin ningún objetivo ni sentido. Algo más propio de un video-clip.

    Además ha sido una violencia que se ha cebado en la gente. Y no veo la relación entre los peces gordos se reúnen en el Guggenheim…ergo…destrozo la Gran Vía, agredo a comerciantes, currelas, etc. ¿Qué tiene que ver lo uno con lo otro?

    Es como si me echan del curro, me chulean las últimas pagas, no me dan indemnización y yo llego a casa y…destrozo el portal. Y si alguien me dice algo, respondo: “No me compares, para violencia…lo que me han hecho a mi, que me han dejado sin nada, me han timado cuatro pagas, me han dejado sin medio de vida…y tú te quejas de un portal”.
    Ya, si no comparo, pero ¿para qué destrozas el portal

  2. Pues mira, ni me considero pisamoquetas ni perderé un minuto en defender a los de los destrozos pero tratarme de idiota , por ahí no paso y te voy a decir el porqué ; después de trabajar 16 años en una empresa me pusieron de patitas en la calle no sin antes haberme bajado el sueldo a la mitad, sí, ni siquiera era mileurista, y todo según mis jefes por el bien de la empresa, pero una empresa que mientras nosotros estábamos en huelga , ya ni cobrábamos, se estaba deslocalizando para irse a otra provincia por ventajas fiscales como luego supimos. Se acabó el paro. La ayuda para pagar la hipoteca y justo ,claro hay que empezar a «mendigar» entre familia y amigos y te puedo asegurar que es una de las cosas más humillantes que he vivido. Te puedes imaginar mi «acojono», no por el futuro, sino por el presente , por el día a día. Pero lo que me ha dolido enormemente es que hayamos recibido a una panda de visionarios (a los que todos criticáis )que han venido a decirnos que nos volvamos a bajar los sueldos, que no somos productivos y que somos una mierda pinchada en un palo, pero eso sí aquí el mensaje que queda es el de los cristales rotos. Y tenía , tengo y tendré algo por lo que protestar pero como muy bien entenderás la batalla del otro día me importa más bien poco.

  3. De acuerdo, y además, si me permites les va de lo lindo, el segundo párrafo que pones :
    ……los que vinieron encorbatados del FMI ,comparten con los que rompieron escaparates todo tu parráfo:
    ……Menudo compromiso, explicar a estas versiones pedestres de Atila que son esbirros del sistema como el que más. No lo van a entender, primero porque no les da para ello la cagarruta de oveja que tienen por cerebro, y segundo, porque aunque les diera, no les saldría de entre las ingles atender a razones. Lo suyo es la gresca por la gresca, darse un buen chute de adrenalina a costa de: un plan para el empleo, o recorte si es el caso, de una dependienta que no llega ni a mileurista, y que luego venga el pisamoquetas acomplejado de turno a componerles un cantar de gesta. Entretanto, los que tenían algo por lo que protestar, a seguir pringando, los muy idiotas

    Es que los extremeños se llegan a parecer, 😉
    Más o menos

  4. Asla: No pretendía llamarte idiota a ti. Ni muchísimo menos. Demuestras claramente que no lo eres. En todo caso, si te has sentido ofendido, te pido perdón humildemente.

  5. Yo creo, que en el fondo,estamos hechos a aguantar y toleramos mejor la violencia que viene de arriba, de la que viene de abajo, basicamente porque abajo estamos nosotros,y somos la dependienta o al vecino del portal.
    La violencia tremenda la que viene de estos jerifaltes ,ministros, y jefes de gobierno…,que está provocando desnutrición, que se dice pronto ,en críos que antes no la tenían, (y lo comento porque son los parámetros que usa la OMS para desarrollo) y tantas otras cosas tremendas y dramas familiares, no tenemos la forma de combatirla, y para colmo, nos acostumbramos a ella, !!qué ya es la osti» ..no hay líderes ahora, y lo peor de todo, lo más «odido» han convertido a gran parte de la población en «burguesa pobre».
    Es una vergúenza que Christine Lagarde, enfudada en su Chanel, de consejos, ¿qué se puede hacer, ante esta situación?
    La rabia, mal dirigida contra los escaparates, no es la solución, pero sólo pone en fresco, que hay rabia, violencia, que se poene de manifiesto antre la otra rabia y violencia del sistema neoliberal.
    !qué se vayan al monte, a hablar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.