Reventadores

Las marchas de la Dignidad estaban inspiradas exactamente por lo que enuncia su nombre. Los miles de hombres y mujeres que participaron en ellas no merecían que su titánico esfuerzo fuera vilmente pisoteado y reducido a una cuestión de orden público. Lo que iba a ser —¡y en buena medida fue!— la toma pacífica de Madrid para abrir ojos y despertar conciencias ha quedado en los medios como una (otra más) batalla campal, un suceso sujeto a las leyes implacables de la intoxicación. Y como ahí gana quien tiene los repetidores más potentes, la partida se la están llevando de calle la Delegación del Gobierno y el Ministerio del Interior, que llevan días suministrando material de casquería a granel. Material de primera, además. No hay redacción que se resista a difundir gañanadas como la del cenutrio que presumía, “todo de subidón”, de haber apedreado a un policía en el suelo o vídeos como los que mostraban a unos sulfurados gritando “¡Matad a esos hijos de puta!”. Por supuesto, imágenes de antidisturbios pateando cabezas, ni una; esas hay que buscarlas en Twitter, donde el ruido real supera de largo a las nueces.

Me pregunto si entre los organizadores, participantes y, sobre todo, jaleadores de sofá de las marchas, habrá una reflexión sobre cómo y por qué lo que podría y debería haber sido un hito de la protesta ciudadana ha acabado siendo vendido —y comprado, que es mucho peor— como una acción vandálica premeditada. Que siempre van a mentir los poderes del Estado, va de suyo. Ponérselo tan fácil consintiendo y justificando a los reventadores violentos es lo que me resulta incomprensible.

Un comentario sobre “Reventadores”

  1. «…ponérselo tan fácil consintiendo y justificando a los reventadores violentos es lo que me resulta incomprensible»… dices como si fuera posible controlar a miles de desconocidos por miles de desconocidos. ¿Qué hace un manifestante pacifico -pero con derecho a la defensa, no- frente a otro que no lo es? ¿Sugieres que la emprendan a tortazos unos contra otros para evitar que se desmanden, es decir, utilizar la violencia? Por qué, a ver, cómo impides quemar contenedores siendo manifestante pacifico si los nada pacíficos policías no lo pueden hacer? O tal vez sugieras que les fotografiemos y los denunciemos en la comisaría más próxima, ahí, donde se cometen abusos policiales sin que ningún policía denuncie a ningún policía a pesar del violento e ilegal hecho cometido ¿eh? ¿Vamos nosotros a hacer lo que no hacen los polis, ser chivatos de nosotros mismos teniendo ellos- son polis coño- más obligación? Y Para terminar, enumera algún caso con condena enérgica a un poli de esos que infiltrándose provoca destrozos con los que justificar lo injustificable, apalear ciudadanos que están ejerciendo sus derechos ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *