26-J, que se note

Nada, pues aquí estamos, seis meses y seis días después, volviendo a votar lo que, según quieren convencernos, no supimos. ¿Qué va de entonces a hoy? Citaré en primer lugar el cabreo del personal. La versión canónica, la de soltar en las tertulias, es que la peña anda que fuma en pipa contra los líderes y subalternos de los partidos. Luego uno mira alrededor y ve que no es para tanto. El interés político de la gente se enciende a ratitos y dura lo que dura. Después del cagüental de rigor, pasa a los asuntos en los que le va la vida: si marianito (del de beber, digo) o txakoli, si Conil o Las Landas, si Morata o Aduriz. Y hoy la inmensa mayoría echará en la urna las papeletas de las formaciones que con más ahínco buscaron la repetición de las elecciones, aquellas que, como ya se ha comprobado, hacían como que negociaban mientras grababan los vídeos de la nueva campaña.

Libres son, por supuesto, de hacerlo. A diferencia de tanto demócrata de pitiminí que cuando no sale lo que le mola se lía a llamar tontos del culo a los votantes —véanse las regañinas a los británicos por haber mandado al guano a la Unión Europea—, yo sí aceptaré lo que salga. Como recuerdo tantas veces, el principio de la democracia representativa es el que enunciaba Mayra Gómez Kemp en el “1,2, 3”: si coche, choche; si vaca, va; si… (completen ustedes mismos la frase). Sí pediría a quienes van a provocar que las cosas sigan igual o que cambien para seguir igual —tanto me da— que después no vengan cagándose en el gobierno si llueve.

Y por lo que me toca más cerca, cuánto quisiera que si de verdad nos creemos diferentes, se notara.

Un comentario sobre “26-J, que se note”

  1. Hay un problema fundamental con esto. Imaginemos por un momento a alguien competente, capaz, con calma… gris. Frente a alguien que no tiene ni idea pero promete el oro y el moro. Como las elecciones son, a la postre, un concurso de popularidad, el segundo gana por goleada. ¿Votarán al primer candidato? No, porque «no va a arreglar los problemas».

    Es un círculo vicioso en el que la política que hay no interesa a las personas que pudieran hacer algo al respecto con algo de cabeza y dichas personas tienen, por definición, escaso carisma. Así es la naturaleza humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *