Patada a seguir

De perdido al río, Pedro Sánchez ha presentado un proyecto de presupuestos tan etéreo como prácticamente todo lo que ha hecho desde que fue aupado inopinadamente a Moncloa. Total, lo peor que puede pasar es que no salga, pero mientras eso se certifica, podrá ir poniendo crucecitas en el calendario. Otro día como presidente del Gobierno. Con la tontería, ocho meses. Eso es infinitamente más de lo que hace solo un año hubiera sido capaz de prever el más visionario de los profetas. Ni en sus sueños más húmedos el “chaval que no vale pero nos vale”, en palabras que se habrá comido mil veces la nuevamente humillada Susana Díaz, podía haber imaginado que conseguiría el rutilante álbum de fotos que se ha currado en tiempo récord.

Que le vayan, pues, quitando lo bailado a alguien que ha demostrado una adherencia al poder por encima de toda lógica. Y ahora, por si no era suficientemente grande la flor brotada en su tafanario, se ha hecho con el arma definitiva. Resulta que es el mal menor en comparación con la derecha una y trina que dice haber emprendido la reconquista inversa, de Andalucía a Asturias. Esa es, no nos engañemos, la baza que a modo de asustaparvos esgrime para prolongar su estancia en la sala de mando. La cuestión es que le va colando enarbolar la disyuntiva entre peste o cólera, como creo que prueba que algunas formaciones, empezando por las cercanas, hacen campaña por lo malo conocido, es decir por Sánchez. Seguramente es lo más pragmático, puesto que la amenaza es cierta, pero no deja de cabrear que el pago a semejante consideración con él haya sido bajar un ocho por ciento la inversión en la CAV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *