Esconder las siglas

Para mi sorpresa, se festeja como novedad y gran hallazgo que algún candidato a alcalde haga campaña prescindiendo de las siglas de su partido, es decir, escondiéndolas. Al ejemplo más célebre y celebrado, Borja Sémper, le pregunté una gotita a mala leche si las iniciales BS eran de Banco de Santander o de Sabadell, y él me hizo una cobra dialéctica. En lugar de contestar, me colocó la falaz teórica de las municipales como elecciones en las que se pondera lo humano y lo cercano por encima de las ideologías.

Efectivamente, es obvio que la impronta personal del candidato o de la candidata es en un buen montón de casos lo que impulsa de forma decisiva el voto de sus vecinos. Hay mil y un regidores que, ejerciendo como versos libres de sus organizaciones y hasta siendo un dolor de muelas, obtienen mejores resultados que los que las siglas de referencia cosechan en otros comicios. Azkuna, Odón Elorza en un tiempo o José Ángel Cuerda son el prototipo de lo que apunto. Nótese que, a diferencia del mentado Sémper, todos cimentaron su crédito extra después de haber ejercido como alcaldes. Por lo demás, ninguno de ellos ocultó a sus posibles votantes que se presentaban bajo unas siglas concretas, cuya ideología troncal, y aún con cierta manga ancha, marcaría a la postre su actuación al frente del consistorio.

Y falta, claro, el detalle fundamental, que apuntaba con tino la tuitera Ángela Mártinez de Albéniz: quien paga la campaña es el partido, no el candidato. Mientras sea así, y aunque se comprenda humana y estratégicamente que se practique, el birlibirloque de las siglas tiene bastante de descortesía y de postureo.

Un comentario sobre “Esconder las siglas”

  1. No lo entiendo. ¿El partido paga una campaña en la que no aparecen sus siglas? En serio, pensaba que BS contaba con patrocinadores privados.
    A no ser que se quisiera sortear una prohibición: creo que solo se puede pedir el voto quince días antes del día de las elecciones. Si no se ponen las siglas en los carteles se puede inferir que no estás haciendo campaña electoral. O no. Vamos, que no entiendo nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *