¡Vamos, Rafa!

No voy a negar que las victorias de Rafa Nadal suelen ir acompañadas de torrentes de caspa patriotera. Este año, en víspera de 12 de octubre, en medio de una pandemia y con la carcunda monárquica (y la monarquicana) en plena operación de salvamento del Borbón mayor y del chico, la rojigualdina más rancia ha corrido, si cabe, con mayor furor. Se diría que para muchos de esas y esos exaltadores postureros, el decimotercer Roland Garrós del manacorí equivalía a la derrota definitiva del virus y, por el mismo precio, a la perpetuación de la jefatura del estado transmitida por vía inguinal.

¿Habrá algo que empate en patetismo ridículo? Sí, lo hay: el exceso de bilis hirviente derramada por los que se pretenden lo plus de lo plus del guayprogresismo, empezando por los que moran en mi terruño y ejercen, además, de megamaxiantiespañolistas. Queda para las antologías cómo el domingo por la tarde fueron dejándose los higadillos y vomitando inquina tontorrona de cuarta contra quien, por lo visto, encarna su particular anticristo. Así que yo, que en materia de golpes tenísticos me quedo con el revés a dos manos, disfruté un huevo y medio, no tanto por la victoria merecidísima de Nadal frente al tocapelotas Djokovic (que también), como por el encabronamiento sideral de sus odiadores. Valientes merluzos.

7 comentarios en «¡Vamos, Rafa!»

  1. De acuerdo en todo, señor Vizcaíno.
    Nadal y Djokovic, insufribles ambos. Sus fanáticos y antifanáticos, enfermizos e insufribles también.
    Qué pena que todo esté tan politizado, con lo bonito que es el tenis.
    Pero a decir verdad, el tenis como otros deportes-espectáculo da ya grima. Lo único que importa es el dinero. No ha terminado un campeonato y empieza otro, no ha acabado un partido y empieza otro…..
    Yo propongo a la gente que haga deporte en vez de verlo.

  2. Bueno…qué de angulos tiene este tema.
    Desde el punto de vista deportivo…es curioso cómo con los años idealizamos lo pasado o quizás cuando uno es niño o joven tiende a hacerlo.
    Quiero decir…que cuando se discute si es Nadal (o lo es Federer…cuyo tenis me gusta más) el mejor de la historia o si es el duelo entre los dos el más legendario…a mí…muy por encima de los datos de palmarés (que ya sé que son objetivos y los que cuentan) me sigue pareciendo que no le llegan a la suela del zapato a los míticos duelos de Borg-Mcenroe.

    Lo de convertir a los triunfadores del terruño (deportistas, cineastas…) incluso cuando compiten o ejercen a título individual, en héroes nacionales es algo en lo que cae todo quisqui…usándolo para subir la moral patria.
    Es cierto que en España se lleva al muy ridículo extremos de convertirlo en compensación de graves carencias.

    No hay nada más patético que esa gracieta que se popularizó en el momento álgido de triunfos de deportistas hispanos de todo tipo (muy meritorio por otra parte) de «soy español..¿a qué quieres que te gane?». Es poner la respuesta a huevo a cualquier europeo.

    La sobredimensión del deporte también es algo muy general. Aquí sin ir más lejos..cualquier qüita relativa al Athletic eclipsa pandemias y crisis.

    Por último…señalar el sectarismo que nos lleva a crucificar a cualquier personaje que ose adoptar una posición política que no sea la nuestra.
    Parece ser que en una ocasión a Nadal se le ocurrió decir que en su opinión eran recomendables nuevas elecciones. No estoy de acuerdo pero…no creo que por ello sea culpable del asesinato de García Lorca.
    Lo curioso es que en ese caso hasta les parece que juega un tenis horrendo o aseguran que va dopado..
    Y al revés pasa lo mismo.

    Y son la monda ya los casos de vuelco repentino. Para muchos Sabina pasó de ser un titiritero de la ceja que cantaba como el culo a ser…tras algunos guiños de simpatías patrias y taurinas…el gran poeta nacional. Y viceversa. Ahora para muchos es un fascista de letras moñas.
    Quizás por eso duranta años fue Joaquín Sabina y viceversa.

  3. Alucinante el vídeo de apoyo al rey por personajes más que pintorescos de la España cañí junto con Arregi aquel que chupo del bote de la política vasca y luego le salió el indio que llevaba dentro
    No se si con tal representación el Rey puede estar muy tranquilo .
    A mi no me parece muy serio otra vez siento que esa España resulta ridícula

  4. Si Nadal llega a ser de Bermeo y Vasco ,porque si se consideraría Vasco y español no valdría,usted estaría encantado que la gente se echara a la calle, alegre y con ikurriñas,muchas ikurriñas cuanto más mejor.a mi que me da igual que gane o pierda Nadal,que gane o pierda el Athletic, el Barcelona o el madrid,tambien me da igual que cada uno lo celebre como quiera, que saque la bandera que quiera,siempre que no se meta con los demás.

  5. Tiene que ver en cuanto que Nadal limpia un poco la imagen de lo que es el país pero que luego viendo el vídeo es para meterse debajo una piedra

  6. Pues creo que incurres en algo de lo que habla la entrada.
    Al final haces una interpretación política de un partido de tenis.
    Y de alguna manera das algo de razón a quienes viven todo esto como un triunfo nacional. Al final se trata de los que quieren y se alegran del triunfo de Nadal porque creen que es una victoria suya y los que no pueden esconder su irritación y parece como si Nadal les hubiera derrotado a ellos.

    Pero vamos…que si a un partido de tenis hay que envidar con el video…pues sin problemas.

    He visto hoy el video. Bueno…lo he pasado rápido…que es muy largo con un montón de gente diciendo lo mismo. Resulta bastante infumable y ridículo.
    El grito enérgico y solemne (incluso cuartelero) pues pega más en un recinto con mucha gente…retumbando al unísono.
    Pero ver a un tipo o tipa alli en su cada todo serio o seria diciendo solemnemente…»viva el rey»…pues es un poco ridículo. Y además es que dan la impresión de estar como enfadados…malencarados.

    Y detalle muy cutre y casposo terminar con la relación, entrecomillada, de algunas de las supuestas excusas que les pusieron quienes rechazaron participar. Que, por cierto, están redactadas por un mal guionista.

    Pero sobre todo es que insisto en que el debate república-monarquía es un debate político y legítimo.
    Apelar al cambio de forma de Estado es legítimo y pertinente (y la propia institución lo ha propiciado) y a eso hay que contestar con argumentos políticos y es legítimo hacerlo.

    Lo que no puede ser la respuesta airada que niega el debate, que lo veta.

    A mí lo de «viva el rey» me parece bien. Es más…no le deseo lo contrario. Que viva muchos años.

    Pero ¿qué mierda de manifiesto es uno de 15 minutos con gente repitiendo esa frasecita?
    Que me digan por qué.

    Y de algunos…bastantes…de los que salen en el video no se puede esperar mucho más.

    Pero…por ejemplo…de un Savater al que le leído muchas veces (hace tiempo, cierto) cosas muy bien escritas y que además tenían que decirse….pues es muy poquita cosa.
    En el manual del intelectual (crítico en esencia) debería estar prohibido el uso de ese tipo de expresiones…»viva…lo que sea»…o «gora…lo que sea».
    Un intelectual debería ser enemigo de un video como este…siempre…aunque sean de los suyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *