BTT Vuelta a Orixol desde Urkiola

Estamos de vuelta en el siempre atractivo Parque Natural de Urkiola. Esta vez cogemos las bicis para completar una ruta en la que rodearemos Orixol saliendo desde el Santuario de Urkiola. A pesar de no hacer ninguna cima tendremos buenas vistas, hayedos y un par de bajadas interesantes. 

Conducimos hasta lo alto del puerto de Urkiola, donde podemos dejar el coche en uno de los aparcamientos habilitados. Pedaleamos hacia la pendiente y en pocos metros entramos en la cómoda pista que bordea Urkiolagirre por su parte derecha. Las indicaciones nos dicen que tenemos 3,2 km de calentamiento hasta Pol-Pol.

Pista a Pol-Pol bordeando Urkiolagirre / Mugimendi Pista a Pol-Pol bordeando Urkiolagirre / Mugimendi

En este tramo suele haber bastante gente, por lo que se recomienda rodar con precaución y controlar la velocidad. Tras una suave subida seguida de su correspondiente bajada llegamos al collado de Asuntze (870 m) y las campas de Pol-Pol, donde se encuentra la famosa fuente ferruginosa. La pista de gravilla continúa paralela a la imponente sierra de Anboto en dirección Zabalandi, ganando altura suavemente a lo largo de poco más de 1 km.

Campas de Pol-Pol y pista paralela a la sierra / Mugimendi Campas de Pol-Pol y pista paralela a la sierra / Mugimendi

Con las primeras gotas de sudor recorriendo la espalda llegamos al collado Pagozelai (970 m), donde los mendizales cogen el desvío al Anboto por la izquierda. En nuestro caso seguimos de frente tomando como referencia la cima de Ipizte/Iruatxeta, a cuya izquierda está el collado que buscamos. Bajamos por campa y enlazamos con un sendero estrecho hasta conectar con pista. 

Desvío a Anboto y recto hacia Zabalandi / Mugimendi En el desvío a Anboto seguimos recto hacia Zabalandi / Mugimendi

Nos dejamos llevar los siguientes metros atravesando un hayedo por pista de buen firme hasta llegar al collado Zabalandi (896 m), donde hay un pequeño refugio. Sobre el verdor de la hierba destaca a nuestra espalda la punta gris de pura roca que forma el Anboto. Si levantamos la mirada hacia la ladera sur podemos ver por dónde hicimos la bajada en nuestra anterior visita a la morada de Mari.

Anboto desde el collado Zabalandi / Mugimendi Ladera sur de Anboto desde el collado Zabalandi / Mugimendi

Un poste indicador nos señala al sur (derecha) situando Lezeaga a 1,4 km. Hacia allí que vamos, pisteando a través de un bonito hayedo mientras bordeamos Ipizte/Iruatxeta por el oeste.

Pista a Lezeaga bordeando Ipizte / Mugimendi
Pista a Lezeaga bordeando Ipizte / Mugimendi

Llegamos a un tramo de sendero bastante desdibujado y la maleza «saluda» nuestras piernas. No supone mayor problema ya que son pocos metros y en seguida salimos a terreno más abierto entrando en el bosque de pinos.

Zona un poco cerrada hacia Lezeaga / Mugimendi Zona un poco cerrada hacia Lezeaga. Hay camino aunque no lo parezca. / Mugimendi

Vuelven a aparecer las hayas. Al salir a una pista, en el siguiente cruce debemos tomar el camino que sube. Después de un corto ascenso en el que encontramos varios troncos caídos atravesando la pista, llegamos a la borda del collado Lezeaga (877 m). La zona se ve muy diferente a cuando la visitamos con nieve el año pasado.

Llegando al collado Lezeaga / Mugimendi Llegando al collado Lezeaga / Mugimendi

Antes de pensar en la bajada dedicamos unos minutos a disfrutar de unas bonitas vistas sobre el valle de Aramaio. Este día despejado nos permite distinguir a lo lejos los montes de Aizkorri y Aralar. Más cerca, la silueta del inconfundible Udalatx. 

Valle de Aramaio desde el collado Lezeaga / Mugimendi Valle de Aramaio desde el collado Lezeaga / Mugimendi

Este recogido rincón está rodeado por un frondoso hayedo y las paredes de Ipizte/Iruatxeta y Orixol. La tranquilidad del lugar invita a bajar revoluciones y sentarse a respirar el aire de la Suiza Alavesa. A nuestra izquierda asoma el monolito rocoso de Allunpeko Atxa (906 m) en el que se practica la escalada.

Allunpeko Atxa en el collado de Lezeaga / Mugimendi Allunpeko Atxa en el collado de Lezeaga. Al fondo Udalatx / Mugimendi

Seguimos las indicaciones del GR y tomamos el camino que desciende a Etxaguen, del que nos separan 1,4 km. 

Inicio de la bajada a Etxaguen / Mugimendi Inicio de la bajada a Etxaguen / Mugimendi

El primer tramo es relativamente duro por la cantidad de piedras con las que nos vamos a encontrar. Las suspensiones hacen su trabajo mientras encaramos las irregularidades trazando por el sitio que parece más adecuado. 

Terreno irregular en la bajada a Etxaguen / Mugimendi Terreno irregular en la bajada a Etxaguen / Mugimendi

Poco a poco llegamos a lo profundo del valle y el traqueteo se suaviza. Finalmente entramos en Etxaguen (641 m), donde aprovechamos para refrescarnos en una fuente. Salimos del pueblo en dirección sur, paralelos a la cresta caliza de Orixol. El asfalto da paso a una pista hormigonada que se adentra entre los pinos.

Subida desde Etxaguen entre pinos / Mugimendi Subida desde Etxaguen entre pinos por el PR / Mugimendi

Pronto salimos del pinar y al llegar junto al caserío Ipurtotz nos desviamos a la derecha en subida. El terreno cambia y parece que la cosa se pone peleona, haciendo el avance más costoso. Hay una rampa en concreto que hará que la mayoría tiremos de empujabike.

Terreno complicadillo bordeando Orixol / Mugimendi Algunos tramos de terreno complicadillo bordeando Orixol / Mugimendi

Pasamos por una zona abierta en la que en su día hubo excavaciones. Nos sentimos pequeños frente a los paredones grises y las grandes rocas. También vemos una buitrera donde encontramos una montaña de huesos de animales.

Bordeando Orixol, zona de antiguas excavaciones / Mugimendi Bordeando Orixol, zona de antiguas excavaciones / Mugimendi 

Seguimos avanzando dirigiéndonos hacia Kurtzeta, en busca de un lugar por el que atacar el cordal y coger altura. Tras un último empujón bordeamos la sierra por su lado sur y enlazamos con una pista de grava. Hacemos caso de las indicaciones que nos llevan a Orixol.

Subida ante de girar y conectar con pista / Mugimendi
Subida ante de girar y conectar con pista / Mugimendi

Después de una subida tendida el terreno va llaneando y rodamos más cómodos por la cara oeste. Desde esta altura y sin obstáculos de por medio tenemos una gran panorámica del macizo de Gorbeia, que se muestra nevado en estas fechas.

Pista oeste Orixol con buenas vistas a Gorbeia / Mugimendi Pista oeste Orixol con buenas vistas a Gorbeia / Mugimendi

Nos vamos viendo rodeados por pinos hasta que los cambiamos por hayas y se transforma el paisaje. Tras cruzar al otro lado del arroyo Maltzeta hacemos una corta subida y pasamos junto a una borda. En este punto en el que también está el desvío para terminar de subir a Santikurutz, comienza nuestra bajada a Oleta. 

Inicio bajada a Oleta / Mugimendi Inicio bajada a Oleta / Mugimendi

Nos dejamos caer por un precioso hayedo intuyendo el camino levemente marcado sobre una alfombra de hojas secas. Los hitos también nos ayudarán a seguir en la dirección correcta.

El camino atraviesa un bonito hayedo / Mugimendi El camino de bajada atraviesa un hayedo de cuento / Mugimendi

Serpenteamos entre los árboles siguiendo el sendero que atraviesa este entorno espectacular. Según perdemos altura el ruido del arroyo se va escuchando más cerca. El terreno invita a improvisar la trazada, aunque la hojarasca oculta lo que hay debajo y podemos llevarnos una sorpresa.

Llegando al arroyo / Mugimendi
Llegando al arroyo / Mugimendi

Tras un último tramo de sendero más definido conectamos con la pista de hormigón y piedra que nos lleva hacia Oleta rápidamente (cuidado con los surcos para el agua). Una puerta metálica tras unos metros en llano marca el final del descenso.

Puerta que marca el final de la bajada / Mugimendi
Puerta que marca el final de la bajada / Mugimendi

Giramos ahora hacia el norte siguiendo la carretera que va hasta la Casa Forestal. Allí, cruzamos una puerta y entramos en la pista que nos lleva hasta Urkiola en un último ascenso.

Pista a Urkiola desde la Casa Forestal / Mugimendi
Pista a Urkiola desde la Casa Forestal / Mugimendi

Después de unos tranquilos kilómetros pedaleando entre las lomas que nos separan del puerto, la pendiente desaparece y podemos dejarnos llevar estirando las piernas hasta el Santuario.

Hayas llegando al Santuario de Urkiola / Mugimendi
Hayas llegando al Santuario de Urkiola / Mugimendi

Antes de dar por finalizada la jornada merece la pena acercarse hasta el Mirador de las Tres Cruces. Desde este lugar privilegiado tenemos una de las mejores panorámicas de las principales montañas del parque.

Sierra de Anboto desde el Mirador de las Tres Cruces / Mugimendi Sierra de Anboto desde el Mirador de las Tres Cruces / Mugimendi

Volvemos hacia el Santuario de Urkiola (730 m) atravesando el hayedo siguiendo el Via Crucis. Junto a la entrada del santuario está colocada una piedra (se dice que es un meteorito) que según la creencia popular hay que rodear 7 veces para conseguir el amor o mantenerlo. 

Piedra en el Santuario de Urkiola / Mugimendi Piedra en el Santuario de Urkiola / Mugimendi

En esta zona también encontraremos una antigua nevera rehabilitada.

Nevera rehabilitada en Urkiola / Mugimendi Nevera rehabilitada en Urkiola / Mugimendi

 

Track: https://www.wikiloc.com/mountain-biking-trails/btt-vuelta-a-orixol-33208332

Info: 25 km / 1024 m / 4h 15m / Moderado

Videotrack:

Otras rutas por la zona:

El reto de Anboto Sakona en Urkiola

Raquetas en Urkiola: Orixol desde Oleta

Mugarra, Leungane y Artatxagan desde Landaederra 

 Subida clásica a Anboto desde Urkiola

Más rutas en: http://www.testeadoresdeocio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *