Siguiendo la costa entre Oriñón y Laredo

La propuesta de hoy consiste en un asequible paseo que recorre el tramo de costa que hay entre Oriñón y Laredo, pasando por playas, calas y acantilados.

Ya que se trata de una ruta no circular, hemos pasado a primera hora por Laredo para dejar allí aparcados los coches con los que luego volveremos. También puede utilizarse el autobús que recorre el tramo Laredo-Castro, haciendo parada en Candina y bajando por carretera a Oriñón.

Comenzamos la caminata desde Oriñón (4 m), pequeña localidad perteneciente al municipio de Castro Urdiales. Bordeamos su playa pasando entre la arena y el camping y nos dirigimos hacia Sonabia subiendo por la carretera. Estamos haciendo el tramo 7 de la balizada Senda Costera GRL.

De Oriñón a Sonabia / Mugimendi
De Oriñón a Sonabia / Mugimendi

Después de una corta subida llegamos a Sonabia (60 m), donde al poco de entrar nos desviamos a la izquierda siguiendo un sendero que se dirige hacia el arenal. Bajamos suavemente hasta llegar junto a la playa de Valdearenas. En este punto comenzamos la ascensión siguiendo un camino que trepa en diagonal por la ladera de Candina, pasando cerca de las singulares dunas remontantes que el viento ha ido formando con el paso del tiempo.

Playa de Sonabia / Mugimendi
Playa de Valdearenas / Mugimendi

Vamos ganando altura por este espectacular sendero mientras a nuestra espalda las vistas mejoran por momentos. Si levantamos la mirada también podremos ver el agujero en la roca caliza conocido como «Los ojos del Diablo» o Arcos de Llanegro. Hasta finales del s XIX. hubo actividad minera en esta zona. Las vagonetas bajaban a través de este arco llenas del mineral extraído en las minas superiores para descargarlo junto al mar.

Vistas a Sonabia desde el sendero de subida / Mugimendi
Vistas a Sonabia desde el sendero de subida / Mugimendi

Llega un punto en el que el camino gira a la izquierda encarando la pendiente. Para superar el fuerte desnivel el trazado nos conduce mediante unas flechas negras hacia una serie de zig-zags. Debemos tener cuidado con las piedras sueltas para no dar un susto a los que están más abajo.

Señales encarando la pendiente / Mugimendi
Señales encarando la pendiente / Mugimendi

Después de este pequeño esfuerzo sólo nos falta un último empujón para superar el tramo más duro de la mañana. Estamos a los pies de una pequeña canal (231 m) en la que nos toca hacer una pequeña trepada sin complicaciones. Esta es una zona de especial interés ya que aquí vive una peculiar colonia de buitres asentada sobre un acantilado marino, siendo este un comportamiento muy poco habitual en estas aves.

Pequeña trepada en la canal / Mugimendi
Pequeña trepada en la canal / Mugimendi

Una vez que alcanzamos la parte alta podemos recuperar aire mientras observamos las vistas. Nos despedimos de la playa de Sonabia y el peculiar Cabo Cebollero (también llamado Ballena de Oriñón o Punta Sonabia). Continuamos paralelos a la costa siguiendo las indicaciones de un hito en el que se señala la dirección de Liendo. Los siguientes metros son más amigables, discurriendo por terreno llano y cómodo.

Dirección Liendo bordeando el macizo de Candina / Mugimendi
Dirección Liendo bordeando el macizo de Candina / Mugimendi

Siguiendo el GR llegamos al paso más atractivo de la ruta: se trata de una horcada rocosa en la que se ha instalado una cadena para aportar más seguridad y que nos permite llegar a la ladera oeste de la montaña. También conocido como el Paso de Los Oraos no tiene dificultad, aunque con mal tiempo podemos llevarnos un susto en un resbalón o golpe de viento ya que el acantilado queda cerca.

Paso asegurado junto al acantilado / Mugimendi
Paso asegurado junto al acantilado. Buciero aparece en la lejanía / Mugimendi

A nuestros pies tenemos ahora el valle de Liendo, al que nos dirigimos caminando primero en dirección sur a media ladera. Después de girar a la derecha y hacer un pequeño destrepe, nos adentramos de lleno en el sombrío bosque perdiendo altura rápidamente.

Descenso al valle de Liendo / Mugimendi
Descenso al valle de Liendo / Mugimendi

Al llegar abajo y salir del arbolado ya podemos dar por terminadas las complicaciones. Una ancha pista que se termina convirtiendo en gravilla nos lleva paralelos a la costa pasando por la ermita de San Julián (s XII-XIII). A partir de este punto entramos en el tramo 8nde la Senda Costera GRL.

La bajada, desde el valle / Mugimendi
Vista atrás a la bajada, desde el valle de Liendo / Mugimendi

Poco más adelante pasaremos junto al mirador de la playa de San Julián, que queda a nuestra derecha. Esta pequeña y recogida cala se encuentra a los pies del acantilado que forman las paredes de la Peña de Liendo. Seguimos de frente, dejando a nuestra derecha el espectacular perfil que forma esta peña colgada sobre el mar.

Siguiendo la pista que bordea la playa y la peña / Mugimendi
Siguiendo la pista que bordea la playa y la peña / Mugimendi

La pista gira a la izquierda, pero nosotros continuamos unos metros de frente para visitar las ruinas del cargadero de La Yesera situado en el borde del acantilado. Cuesta imaginar el ajetreo que había en esta zona cuando aún estaba en funcionamiento la antigua explotación de yeso.

Cargadero de La Yesera / Mugimendi
Cargadero de La Yesera / Mugimendi

Deshacemos nuestros pasos para volver a la curva y seguimos las indicaciones del Camino de Santiago. Subimos una de las últimas pendientes de hoy en dirección a la Sierra de la Vida.

Subida a la Sierra de la Vida. La Peña y Candina al fondo / Mugimendi
Subida a la Sierra de la Vida. La Peña y Candina al fondo / Mugimendi

Un nuevo desvío señalizado nos saca de la pista para seguir un sendero junto a una alambrada. Pasaremos por el mojón (201 m) que marca el límite entre Liendo y Laredo. El camino de los peregrinos se dirige ahora hacia el interior antes de comenzar el descenso. Últimas vistas de la playa de la Salvé desde las alturas.

Laredo ya se ve más cerca / Mugimendi
Laredo ya se ve más cerca / Mugimendi

El sendero desemboca en una curva, donde nos unimos a la calle El Regatillo que termina entrando en Laredo. Flanqueados por huertas, muros de piedra y fincas, bajamos rápidamente hacia la villa pejina.

Bajada a Laredo por El Regatillo / Mugimendi
Bajada a Laredo por El Regatillo / Mugimendi

Finalmente entramos al antiguo casco urbano (conocido como La Puebla Vieja) a través de una de las principales puertas de la antigua muralla medieval. Conocida como Puerta de la Blanca o de San Martín, era el primer paso aduanero y de control para mercaderes y peregrinos.

Para dar por terminada la jornada, antes de volver a Oriñón nada como recuperar fuerzas tomando y picando algo en cualquiera de los establecimientos de la zona.

Track:
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/orinon-laredo-por-la-costa-35605687

Info: 10,1 km /  480 m / 3h / Fácil

Videotrack:

Otras rutas por la zona:

BTT Serantes y Punta Lucero

La cresta de la menguante Peña Santullán (#planbe)

Más rutas en: http://www.testeadoresdeocio.com

3 comentarios en «Siguiendo la costa entre Oriñón y Laredo»

  1. Sabeis,soy un franchute enamorado de Oriñon desde 60 años. Conocì à don Alfonso Santisteban , sur esposa Solina y cantitatates de chavalas en Cuevas que se murio con su hijo Joselìn. Su camino, lo hizó con mi hija Laura que tenia 5 años de Oriñon hasta la playa de san Andrès (si no me equivoco) Ida y vuelta. Dificil para Ella. ..
    Loïc pero me conocen como Pickwick

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *