Android 7.0 Nougat en el Nexus 5X: primeras impresiones

A la espera de que Google presente en sociedad sus primeros terminales bajo la denominación Pixel, ocupando el lugar de los Nexus, ha llegado el momento de comentar la experiencia de usuario con mi Nexus 5X y la nueva versión de Android, Nougat (7.0).

Vaya por delante que los usuarios de Nexus nos hemos sentido siempre como betatesters no oficiales de Google, ya que las versiones recién salidas del horno estaban, por decirlo suavemente, «poco cocidas». Quizás por ello, Google decidió este año que debía hacerlo oficial; y así nació el Programa de Betas de Android, mediante el cual los usuarios más valientes podían tener cada una de las betas del nuevo sistema operativo en sus terminales, para poder trastear con ellas antes del lanzamiento oficial, vía OTA y sin complicaciones.

Bueno, ¿y a qué viene ésto?, diréis. Pues viene a que, aunque yo no soy muy fan del uso de las betas, resulta que con el lanzamiento de la primera versión estable de Nougat tenías dos opciones: esperar pacientemente tu turno en la cola de la OTA oficial, o apuntarte al programa de betas y recibir, en cuestión de segundos (literalmente) el aviso de la OTA en tu móvil. Así que no me lo pensé demasiado; la realidad es que tardé mucho menos en registrarme, y poner la OTA de 7.0 a descargar, que en la descarga propiamente dicha (del orden de 1Gb).

Screenshot_20160828-153703

 

Aquí empiezan a manifestarse algunos cambios; una vez descargada la OTA, el proceso de instalación tardó significativamente menos tiempo que con la versión anterior de Android, a pesar del enorme tamaño de la misma como podéis ver en la imagen. Además, una vez instalada, me llevé la grata sorpresa de que tenía del orden de 1 Gb libre más de almacenamiento interno, lo que nunca viene mal en estos terminales.

Screenshot_20160828-175052

 

Tras el reinicio y optimización de aplicaciones, ya tenemos Android 7.0 en nuestro Nexus 5X, con el parche de seguridad de Agosto de 2016. Vamos a ver algunas de sus novedades.

Las más visibles, por decirlo de alguna manera, vienen ligadas a la barra de notificaciones y a las notificaciones en sí mismas, tanto en la pantalla principal como en la de bloqueo. El menú de los accesos directos es ahora desplegable desde un lateral, como podéis ver en la siguiente imagen:

Screenshot_20160901-070320

 

Esa pequeña flecha que veis a la derecha del icono de configuración, en la parte superior derecha de la imagen, es la que os permite desplegar todos los accesos directos; y, además, podéis ver el enlace de «Editar», que os permitirá elegir qué accesos directos podéis colocar en la barra y el desplegable. Ya existía en la versión anterior de Android, pero ahora ha sido potenciado como una clara muestra de que, por fin, Android puro no tiene que significar cero capacidad para personalizar. En cuanto al diseño, pocos cambios; tan sólo el icono de la cobertura, que muestra esa «x» cuando los datos no están conectados.

A falta de que se presenten los Pixel, el cajón de aplicaciones y el Google Now Launcher son los mismos que en la versión previa; parece ser que los Pixel se lanzarán con Android 7.1 y el nuevo launcher ya incorporado. Pero sí que podemos disfrutar ya de la otra gran novedad en la interfaz de Android: la ventana dividida.

Screenshot_20160903-105032

 

Aquí tenemos un ejemplo, con Inbox y Whatsapp. Hay que decir que funciona bastante bien; ambas ventanas son operativas, lo que no resulta tan fácil es activarla. Hay que adjudicar un gesto al botón cuadrado de la barra inferior para que las ventanas no se apilen, como hasta ahora, sino que efectivamente la pantalla se parta en dos. Además, puedes modificar el tamaño de cada ventana deslizando la barra que veis en el medio de la imagen. Sin duda, muy útil para grandes pantallas, tablets sobre todo, pero que no funciona nada mal en pantallas como la del Nexus 5X. 

También tenemos una nueva gran cantidad de emojis a la hora de mandar nuestros mensajes, aunque no me parece algo tan relevante como para analizarlo en mayor profundidad. Y el tamaño tanto de la pantalla como de el texto es también configurable, si bien he de decir que, en mi caso, al seleccionar tamaños muy grandes el proceso se bloqueaba.

El resto de cambios apreciables en Android Nougat está en lo que no se ve; y me voy a detener en rendimiento gráfico y batería. Tener un Nexus implica tener android puro, sin capas de personalización extras que ralenticen el funcionamiento del terminal. Sin embargo, yo ya estaba experimentando en mi Nexus 5X algunos pequeños lags con la versión previa de Android.

Pues bien, dichos lags han desaparecido por completo. Es más; probablemente, y digo probablemente porque no tengo la completa seguridad, el rendimiento gráfico a nivel de aplicaciones exigentes, como juegos, se ha visto mejorado exponencialmente con Vulkan, el nuevo API gráfico integrado en Android Nougat. En mi caso, se nota una diferencia muy notable, lejos del efecto placebo que todos experimentamos con cada nueva versión de Android.

En cuanto a la batería, y tras un par de ciclos completos con la utilización habitual que yo hago del terminal, estimo un aumento de la duración de la misma de un 10%; sin embargo, esperaré a repetir esta estadística dentro de un mes. Doze, el sistema de ahorro de batería, parece estar mucho más optimizado en esta nueva versión.

En resumen: un par de cambios estéticos que, en mi opinión, han sido para mejor (notificaciones, accesos directos editables, pantalla partida), y alguna mejora de peso en el rendimiento son la carta de presentación de Android 7.0,  a la espera de que Android 7.1 empiece a pulir los defectos y presente el nuevo launcher de Google Now. Hasta entonces, seguiré recopilando información para actualizar esta entrada a la llegada de Android 7.1.

 

 

2 comentarios en «Android 7.0 Nougat en el Nexus 5X: primeras impresiones»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *