Consejos para enloquecer a un diseñador

Es bastante sencillo desquiciar a un diseñador, de hecho muchos clientes lo consiguen habitualmente sin intención alguna y desde luego sin ningún esfuerzo. Desde chistesparadg.com han hecho una recopilación de pasos a seguir para lograr hacernos perder la razón definitivamente.

Aportando también de mi propia cosecha, este el el camino para hacernos abandonar el mundo del diseño embutidos en una camisa de fuerza.

  • Microsoft Office
    Envía tus especificaciones, fotos y todo lo que se te ocurra convenientemente insertado en un documento de Office, a poder ser acompañado con un boceto de lo que quieres en Paint. Recuerda que las imágenes deben tener la menor resolución y tamaño posibles para poder exigir una calidad digna del mejor catálogo de moda.

word

  • Tipografías
    Recomienda encarecidamente la Comic Sans como única tipografía, te intentarán convencer que uses Helvética, escoge entonces la Arial. Según vaya avanzando el trabajo recuerda con cierto ímpetu tu elección inicial.
  • Espacios en blanco
    Todos los diseñadores tienden a utilizar grandes margenes, interlineado, separación de párrafos, todo ese espacio vacío les hace sentir equilibrados. Rellenalo con tus ofertas, a poder ser con algo similar a un texto sacado del WordArt, después de eso seguro que su cordura comienza a tambalearse.

oferta
Cuando esté entregado el trabajo asegúrate de pedirle que meta una segunda dirección, otro teléfono, una oferta, cualquier cosa que llene esos huecos que lo mantienen en su sano juicio.

  • Terminología
    Para definir el diseño que quieres utiliza  términos como: dinámico, divertido, sofisticado, vintage, simbólico, enérgico… se deben combinar aleatoriamente en frases del estilo «el diseño me parece muy enérgico pero poco simbólico», «quisiera algo más vintage», «es perfecto pero ¿le podías dar un toque más sofisticado?».
  • Logotipos
    A la hora de entregar los logotipos, utiliza siempre archivos de la más baja calidad posible, un Gif pixelado sería ideal, además de enviarlo según las directrices del primer punto.

logoenword(Para no herir sensibilidades… el ejemplo os aseguro que no es real, el logo es mio y el cliente encantador)

Si le encargas un logo asegúrate de pedirle infinidad de ellos, torciendo el morro en cada uno y diciendo  «me gusta, pero no podría ser más…» y elegir un término del punto anterior.

  • Colores
    Una simple búsqueda de nombres de colores en Google te bastará para escoger al azar diez o quince de ellos para proponerlos como imprescindibles, una combinación de azul vermeer, rojo inglés, verde turmalina,  rosa pompadour, violeta de cobalto, verde hooke… sería perfecta. Te pedirá que elijas dos o tres de ellos, pero hazle saber que tu eres el cliente.
  • Plazos
    El plazo de entrega tiene que se lo más próximo posible al día de ayer. No olvides nunca enviar múltiples correcciones e intentar cambiar colores, fotos y tipografías cinco minutos antes de publicarlo definitivamente.

Quéjate amargamente de su falta de iniciativa y creatividad, asegurale que el próximo trabajo lo vas a hacer personalmente en Publisher porque su escasa profesionalidad te ha decepcionado.

Después de todos estos consejos lo más seguro es que consigas tu objetivo y que duerma en una celda acolchada durante una larga temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *