Sinde ya no es nombre de ley

Celebro la derrota de la Ley Sinde en el parlamento español por varios motivos. Uno, porque le ha enfadado mucho a Alejandro Sanz, que nos ha salido cantor-protesta después de años de empalago prediseñado a mayor gloria del Hit Parade. Dos, porque mola que de vez cuando no cuele el cambio de cromos entre partidos. Y tres, porque bajo el pretexto de defender -noble causa- el derecho de los creadores a comer de vez cuando de su inspiración y su transpiración, lo que realmente buscaba era vía libre para empezar a cerrar webs que disgustasen a los señoritos, y sin siquiera tomarse la molestia de buscarse un juez que barnizase de legaligad la cosa. Como han dicho algunos, patada en el servidor y se acabó.

Me cuesta un esfuerzo mayor, sin embargo, compartir el bullicio de la facción más artificiosamente revoltosa, alegre y combativa de la red, esa que ha convertido en antorchas sus Blackberrys, Iphones o HTCs de quinientos euracos -conexión a precio de caviar aparte- en nombre del acceso universal y gratuito a la cultura. Espero verlos pronto igual de levantiscos frente a sus compañías telefónicas o los monopolios tecnológicos que les proveen de sus fetiches. O contra los Grandes Hermanos Google o Facebook, que nos llevan -sí, a mi también- cogidos del ronzal por esos cibermundos de los que se han apropiado sin mayores quejas de quienes antes creían pastar libremente por ellos.

Casi todo es negocio

Que me apunten para cuando empiecen tales guerras, que a esas sí voy. Esta, lo reconozco, la he visto desde la barrera porque, compartiendo el objetivo último (ya he dicho que la ley me parecía un engendro), no me sentía nada cómodo partiéndome la cara por unas webs, bastantes de las de descargas presuntamente gratuítas, que son tan negocio como las malvadas multinacionales. Tampoco veía qué se me había perdido junto a los cabecillas de la machinada, grandes gurús de corbata y maletín que dan conferencias con el caché de Lady Ga-ga y que publican libros con un pedazo de Copyright como la copa de un pino.

Pero seguramente lo que menos me ha convecido de la trifulca de estos días atrás ha sido el innecesario desprecio por los creadores que he percibido. Sobrepasa la paradoja montar un cirio de este tamaño para tener acceso libre a las obras de los mismos tipos a los que se despelleja sin compasión por peseteros, apalancados y no sé cuántas cosas más. ¿Queremos que trabajen para nosotros sin cobrar? ¿Es eso? Ya sé de sobra que no, pero a veces el trazo grueso de las consignas induce a la confusión.

4 comentarios sobre “Sinde ya no es nombre de ley”

  1. Pues yo me alegro, porque estos socialistas son engreidos y soberbios. A la pregunta de un periodista de si piensa dimitir le respondió : ¿y Vd.?
    Muy poquita categoría no sólo como personaje político sino como simple persona.
    Me gustaría leer un artículo tuyo, Javier, respecto de la «intelectualidad española», los favores de imagen a los políticos,las subvenciones, la participación en series de TVE , la cara dura de la SGAE etc…
    Me da que está todo muy relacionado, Sinde no ha hecho sus deberes y esta «intelectualidad» se ha mosqueado porque no pueden chupar de la teta de la vaca estatal todo lo que quieren, a cambio de apoyos en época de elcciones. ¿O no?

  2. Hoy artículo redondo.
    Primer parrafo. De acuerdo. Mucha prepotencia de la ministra. Un periodista le preguntaba a la ministra si iba a dimitir. Ella, muy calentita, le constesta-pregunta al periodista si dimitiría él. A lo que contesta el periodista: yo no dimito, a mí me despiden. Y después bla, bla, bla.
    Hay documento sonoro.

    Segundo parrafo. La relacion negocio-protesta. Incompatible. Como tambien se ha echado de menos la capacidad de respuesta ante otros problemas que nos atenazan. Sobra decir cuales.

    Tercer párrafo: por qué tengo que pagar canon por los archivos de programas que hago o documentos creados por mí mismo, y que necesito almacenar con DVDs. Y por qué salió justo ayer la noticia de las detenciónes. Ya, el derecho constitucional a la información.

    Cuarto párrafo. Cuánto se llevan los autores por sus obras y cuánto se quedan «sus» jefes. Ay!, la dichosa plusvalía. Seguimos todavía asi desde K. Marx y no aprendemos. El 27 de enero huelga general.

    Saludos, y Feliz Navidad Javier y a tod@s.

  3. javier ,la reflexion es muy aproximada pero como siempre el abanico de los grises es el que le da profundidad a la reflexion.
    yo sin presumir de nada hoy sigo comprando musica y pagando canon (compro a mis amigos y pirateo sobre todo musica de gente que en gran medida hoy esta muerta) con estas premisas afirmo:
    ¿porque son empresas quienes forman los lobbies que convencen a la sñita sinde? .
    que esperan despues de arrebatar por adelantado el canon en todo lo que pueden, si alguien realmente valora su trabajo , no lo prostituye ,como ocurre con demasiada frecuencia en todo ese mundo, a mi el respeto a la obra y al autor , me parece basico para que la cultura perviva , ahora si de ahi a mantener las piaras de gorrino iberico que se mantienen y de importacion es otro cantar , por otra parte no es menos cierto quer si el artista vende todos los derechos a una empresa , lo justo es que no se utilice ese pretexto para JUSTIFICAR dobles cargas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *