Lecciones a Inés

Tarde y regular llegó el primer reconocimiento institucional a la víctimas de la violencia ejercida por el Estado directamente o a través de mercenario o facha interpuesto. Supongo que toca felicitarse por ello —ya he escrito alguna vez que nuestro sino es celebrar lo obvio—, pero como no soy un cándido y el cinismo lo reservo para otros asuntos, no puedo dejar sin señalar, siquiera, un pero. Me habría encantado que hubiera estado impulsado por una convicción auténtica y no por un frío y desvergonzado cálculo de posibles beneficios. Que no nos vengan con la milonga de que la sociedad no estaba preparada, porque ese parcial lo tenemos aprobado hace un buen rato. En todo caso, son los políticos oportunistas los que tienen la asignatura pendiente, simplemente porque no les ha interesado o les ha dado canguelo presentarse a ese examen. Incluyo en el lote a los gobiernos anteriores y a los que hasta hace tres minutos eran ciegos, sordos y mudos ante la violencia de ETA, que también han tenido mucho que ver en este retraso.

Y una vez que me he ganado antipatías de amplio espectro, me centro en lo sustantivo y le pongo nombre propio: Inés Núñez, que cerró el acto con un emocionado y emocionante testimonio. En mayo de 1977, su padre, Francisco Javier Núñez, fue brutalmente golpeado por antidisturbios de la policía nacional. Cuando, 48 horas más tarde, se disponía a denunciar la paliza ante el juzgado, lo interceptaron unos tipos que le obligaron a beber una botella de coñac y otra de aceite de ricino, mientras seguían moliéndolo a palos. Tras una terrible agonía de varios días, murió con el hígado reventado. ¿Queda en este o en cualquier país alguien con las pelotas lo suficientemente grandes como para negarle ¡35 años después! la condición de víctima? ¿Quién se atreve, desde el monopolio del dolor, a darle a Inés lecciones sobre el sufrimiento y el olvido? Por desgracia, más de uno.

4 comentarios en «Lecciones a Inés»

  1. Un churro,uno más;»Victimas colaterales»,»situaciones de tensión»,»abusos policiales».Mientras tanto,todos los torturadores indultados y muchos condecorados por gobiernos del PSOE y PP.Para cuando GALindo entrevistándose con algún torturado o con la familia de Zabalza,por ejemplo,para pedirles perdón?.Para nunca.
    Esto de los «primeros pasos» hacia la nada empieza a cansar.Si hay que esperar a que el parlamento refleje la voluntad y mayoría real de la ciudadanía se espera,y se hacen las cosas como se deben hacer;A mismo sufrimiento mismo trato,mismos derechos de todo tipo,y sí,esto es equiparar un asesinado con un asesinado y un asesino con un asesino.Que me explique alguien la diferencia a efectos de victimario entre «Txapote» o GALindo,o a efectos de víctima entre Blanco y Zabalza.

  2. ¡Coño Javier!… Los últimos párrafos, son desgarradores. He pegado un salto en la silla. Llámalo indignación

  3. Yo tb creo que han sacado la tabla de cordenadas y la de abscisas para calcular el rédito electoral, y que lo inteligente hubiera sido hacerlo de motu propio hace muchos años. Confundir la astucia con la inteligencia es propio de idiotas, y es una creencia muy extendida.
    Pero, por bien de las víctimas y solo de ellas, deberíamos acoger este ritual con las manos tan abiertas como queremos que las tengan las «otras» víctimas.

  4. Y yo me pregunto quienes serian esos tipos que le interceptaron al Sr. Nunez en su camino al juzgado por un habeas corpus? No serian amiguetes de los mismos que le dieron de hostias? He tenido casos de mas cerca asi que no me extrana nada! En 1974 un joven murio de un par de tiros en la discoteca de Mungia y he econtrado esta resena en internet:
    1974
    16 de Junio: Un guardia civil mata a tiros a Alfredo San Sebastián a las puertas de una discoteca en Mungia (Bizkaia).
    Era el ultimo dia de uno de los estados de excepcion que sufrimos! Sebas, como le conocian sus amig@s entre los que se encontraba mi hermana Bego, venia de una despedida de soltero y queria entrar en la dicoteca! a 200 metros de mi casa! El GC de paisano le dijo que era hora de cerrar y como la victima forcejeo le metio dos tiros! el dueno de la discoteca dijo: Dejame que le lleve al hospital! y el GC le contesto al primero que lo toque le meto otros 2 tiros! Asi que le dejaron morir alli! Al dia siguiente cuando algunos de Mungia fueron al cuartel, el GC habia desaparecido , lo sacaron de Euskadi ! El dia del entierro en Plencia habia controles por todos los lados!
    Asi que victimas muchas, y como he dicho siempre: No hay vencedores ni vencidos.. todos perdedores al menos en Euskadi!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *