Maldita la gracia

Las caricaturas danesas que montaron el primer follón no tenían ni pajolera gracia. Menos aun la mamarrachada francesa que lo acaba de reeditar. Ese es, en realidad, el chiste: que unas viñetas más sosas que una explicación de Carlos Aguirre sobre el PIB vasco den la excusa para limpiarle el forro a alguien, como probablemente ocurrirá. Unos pintarrajos que debieron acabar en la papelera o en el olvido por pura falta de la mínima calidad se convierten en espoleta del enésimo escarceo de lo que algunos pretenden guerra de civilizaciones. Todos al lío, unos por Saladino y otros por Ricardo Corazón de León. No pasan los siglos por nosotros.

La otra chanza fuera de las intenciones de los dibujantes es asistir al descacharrante cambio de papeles. Los que se parten la caja hasta tener agujetas en el estómago cuando el choteo es a cuenta de Cristos, vírgenes o santos ponen de pronto cara de hasta-ahí-podíamos-llegar y nos escupen la teórica del respeto a las creencias. Desde el fondo contrario, quienes invocan a Torquemada o al fiscal general del estado (que tanto da) al sentir el menor roce en las casullas o los crucifijos sacan a paseo la bandera de la libertad de expresión. La diferencia entre pisar el callo o que te lo pisen. Ni se dan cuenta de que son tal para cual.

Una vez más, copio a Jorge Drexler y pido perdón por no alistarme. Me aburren y desazonan por igual los presuntos transgresores que solo buscan un ojo fácil donde empotrar su dedazo, los catequistas de la tolerancia hemipléjica o los que, según sea propia o ajena la herida, piden árnica o un chorro de vinagre. Con más razón si, como ocurre de largo en este asunto, tras sus posturas a favor o en contra es indisimulable el hedor a ansia de notoriedad, imperiosa necesidad de liquidez y/o querencia por la barrila. Y si no hay modo humano ni divino de evitar la refriega, ¡joder, que por lo menos el chiste tenga gracia!

Un comentario en «Maldita la gracia»

  1. Ya lo he puesto varias veces en otros lugares. Generalmente el humor no es inocente, es más, al humor que no hiere se le llama blanco y no gusta porque es «soso».

    El humor es una forma de decir las cosas que quieres decir pero sin que tenga consecuencias para ti, porque si lo dices a la cara sin ambages tendría repercusiones. Así los bufones y demás se reían de los poderosos con su inteligencia y humor, el carnaval servía para que el pueblo oprimido se riera por una vez de los que les jodían a ellos el resto del año, una válvula de escape.

    También he leído en un libro sobre el acoso moral de Marie France Irigoyen (manda ..el nombrecito) que las personas acosadas no suelen acordarse exactamente de los agravios pero se acuerdan de que hacían bromas sobre ellos.

    También he puesto varias veces que «vaya semanita» no era un programa de humor vasco sino un programa de humor contra los vascos, se nos ha ridiculizado pero como los autores son «de aquí»…..pues no, son los típicos «ciudadanos vascos» que odian Euskadi y se les ha permitido de todo…luego cuando han ido a hacer otras cosas, como el santanderino oscarizado, el periódico «el país» le ha mandado a freír espárragos…¿de dónde ha salido semejante glplls? Pues de la «tolerante» ETB. Hay que ver también lo «bien» que se llevan Igor y Gorka Otxoa ¿por qué será? Si es que no tienen humor……..

    Una cosa es estar de buen humor ( que a veces cuesta lo suyo) y otra cosa es tener mala baba y convertirlo en humor. Hace poco salió un artículo en the Guardian, un artículo sobre los chistes de algunos humoristas y es que parece que en algunos shows dicen :¿cúal es la actividad que gusta a 9 de cada 10 ? Una violación «en cuadrilla» (a gang rape). Ja,ja,ja . La articulista decía que esos humoristas son hombres fustrados llenos de rabia que vuelcan sus miserias en el humor. Es lo que yo pensé también al ver a los guionistas de ese programa cuando les dieron un premio en el Euskalduna…aquí no se folla ( nos ha jodido hermosos, vosotros ni aquí ni a acullá).

    Me he vuelto a ir por las ramas (Chita angawua). Lo de las viñetas sólo interesa a los musulmanes radicales que son los que han comprado la revista. Caminamos hacia un enfrentamiento, sólo tenéis que ver la mala baba de los comentarios en todas las noticias referentes a delitos sexuales en Deia…que manda huevos, porque la mayoría que escriben son tíos que piensan que quienes los cometen son los moros ( ha sido un error no poner de dónde son los agresores ahora les echan la culpa de todo….de todas formas hay un problema grave tb con algunos/muchos magrebíes) puesto que si el agresor fuera de «aquí» pensarían que es que la tía igual era un poco ligera de cascos. Los musulmanes piensan al revés, que nosotros somos los indecentes «sindios».

    En fin que se metan las viñetas por el flis y que nos dejen estar de buen humor, eso solo puede venir del respeto mutuo, la tranquilidad…la buena vida. No sé si será psible tal y como corren estos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *