La última crisis

De la última crisis salimos sin enterarnos. Un buen día —imposible recordar si era martes o jueves— extendimos la palma de la mano hacia el cielo y resultó que habían dejado de caer chuzos de punta. Así, sin más misterio ni parafernalia. Pudieron haber quedado en evidencia los profetas que habían ido vaticinando mil fechas diferentes para la resurrección o aquellos, más cenizos, que aseguraban que nunca volveríamos a ver el sol. Pudieron, sí, pero se salvaron de la rechifla porque en el mismo instante en que sentimos que cedía la opresión del pecho y del zapato, la memoria se nos volvió gaseosa. Todo ese tiempo de negrura y aflicción empezó a sernos ajeno hasta que se nos separó completamente del cuerpo, que de nuevo estaba de jota y con ganas de darse un homenaje. Nos aguardaba una prosperidad por estrenar. Nadie tenía un minuto que perder dejando fe de la penuria pasada, sus cómos y sus porqués. Ni por lo más remoto sospechábamos que no tardaríamos demasiado en necesitar aquellas lecciones que renunciamos a aprender.

Lo cuento con un lirismo que seguramente está de más y, de propina, lo cuento mal. La primera persona del plural con que arrancaba es clamorosamente falsa. Digo que salimos, cuando lo cierto es que muchos —muchísimos— no lo hicieron. La abundancia que ahora sabemos efímera ni les rozó. Se quedaron en la cuneta mientras algunos de los que les habían hecho compañía, por ejemplo, en la cola del paro decidían en los catálogos de Mundicolor si Punta Cana o la Riviera Maya. ¿Remuevo alguna conciencia social de nuevo cuño si descubro que ya entonces los bancos desahuciaban a porrillo y que, en lugar de solidaridad, había codazos para quedarse con los pisos que salían a subasta? Entre los mismos que no hacía tanto habían tenido el agua al cuello y alguno de los que probablemente hoy están a punto de ahogarse. De la última crisis salimos (no todos) sin enterarnos. Y sin memoria.

2 comentarios en «La última crisis»

  1. Salí a Francia, estuve 6 años allá. Cuando volví, en españa hablaban de Olimpiadas, y no sé qué de 1492….Indurain ganaba, que no era poco.
    Tuve que quedarme al final de la cola,cuando volví, cola creada aquí entretanto, y desconfiaban de mi formación y mis papeles (envidia??, ignorancia??…)!qué no les pase lo mismo a los que se marchan ahora!
    Todo lo dado ya estaba repartido; no tengo carnet y así me va.
    Sigo sin piso propio, trabajo formándome (prefiero a sacar un perfil dado) y sé que en 6 meses iré al paro, después de 4 años de sudar tinta china y superar varios frentes.
    Hay gente que sólo podemos estar agradecidos a ..ningún país.
    No me creo nada, de esta sociedad liberal.
    Más o menos.

  2. Yo también recuerdo algo de aquella crisis que me pilló en el colegio. En aquella época el paro oscilaba entre el primer y segundo puesto de lo que más preocupaba a los españoles. Un buen día comenzamos a salir de la crisis con ETTs, contratos basura y construyendo a cascoporro. ¿A alguien le suena? Más tarde, en la uni, estudiamos el crack del 29 y aquello se parecía estremecedoramente a los que nosotros estábamos viviendo. ¿De verdad los grandes economistas no lo vieron? No sólo no aprendemos lecciones del pasado sino que además aceptamos soluciones malas y efímeras y nos da igual porque vivimos el momento y en ese momento compramos y gastamos como si fuéramos lo que no somos. Algunos. Muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *