Lecciones, las justas

De alguna manera, sigo donde lo dejé ayer. Porque no tuve espacio para anotar todo y también porque me da pie a ello la previsible reacción de la bienpensancia a las líneas incompletas que firmé. De una parte, en realidad, la que me señala como apologeta de la caridad, que en su imaginario es sinónimo de humillación. Y no digo yo que no, incluso sabiendo que puedo hacerles una finta etimológica para relacionar la palabra maldita con el término cariño. Me llevaría medio párrafo que prefiero emplear, sin embargo, devolviéndoles su imagen en el espejo. Espero no darles un gran disgusto si les apunto a los justicialistas de pitiminí sus muchísimas similitudes con las señoronas empeletadas y con el cuello forrado de perlas que le echan un rato a la beneficencia, previo aviso a las cámaras. En el fondo, me temo que la animadversión —no diré que injustificada— a estas urracas visitadoras de asilos viene porque trabajan con la misma materia prima, la miseria ajena, que unos y otros pretenden en régimen de exclusividad.

Hago notar una paradoja que tengo certificada: no pocos de los que nos adoctrinan sobre el empobrecimiento progresivo son progresivamente más ricos. Han encontrado un filón en la denuncia de la desigualdad y la explotan con tanta maestría como impudor. Rizando el rizo, sus crecientes emolumentos provienen de los mismos emporios malvados contra los que lanzan sus feroces diatribas de carril.

Si considero invencible el capitalismo es porque ha demostrado que sabe rentabilizar el anticapitalismo y tener a su servicio lacayuno a sus máximos detractores. Sin ningún problema moral, además: no creo que el empresario Lara haga distingos entre los euros que le vienen de sus medios de comunicación para gente de orden y los que le llegan de su canal progre. Los negocios son los negocios, gran enseñanza de don Vito Corleone. Siendo esto así, en materia de solidaridad, lecciones, las justas.

2 comentarios sobre “Lecciones, las justas”

  1. Aquí y ahora el capitalismo es,además de invencible,insustituible.Si es caso humanizable, aunque en este momento vaya en la dirección contraria.Se acabaron las revoluciones aquí,no existen «condiciones objetivas» que diría el buen marxista y es que aquí y ahora los que levantan el puño invitando a levantarse a la «famélica legión» se construyen chalets con piscina en «B»,esquían en pirineos los fines de semana y cuelgan banderas venezolanas con vistas a la bahia de la concha.No hay cuidado.

  2. Plenamente de acuerdo con los dos artículos. Hace unos días hice mi compra en una de las grandes superficies y decidí hacer exactamente la misma, ya que eran alimentos básicos, más unos cuantos potitos y pañales para los niños, que yo no tengo, para el banco de alimentos que estaba a la salida de la cola. Estuve pensando durante toda la operación que estaba dando a ganar a Nestlé, SOS, Nutrexpa, Danone y la insigne cadena de supermercados por partida doble, y que probablemente los miembros del consejo de Administración aplaudirían mi evidente papanatez con una sonora ovación. Pero, tras serias dudas sobre la conveniencia de mi proceder, decidí hacer el primo sosteniendo sus cuentas de resultados un poco más de lo planificado en mi lista de la compra, a cambio de que algún niño pudiera aprovecharse de mi ayuda y que alguna familia sin recursos hubiera solucionado su día. La mayoría de los tontos que hacemos estas cosas conocemos, probablemente más que los progres baratos de tertulia tombolera, que nuestra actuación no sirve para cambiar la estructura socio económica de vergüenza que gente tan progresista como ellos han contribuido a mantener y acrecentar durante 5 legislaturas, alguna de ellas con mayoría absoluta. Pero es que nosotros no vivimos de la política. Nosotros tenemos ideología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *