El experimento Podemos

Con Podemos me ocurre como con Ocho apellidos vascos, que aunque no me da ni frío ni calor, no puedo negar que algo tendrá el agua cuando la bendicen. De entrada, su estruendosa irrupción ha puesto las rodillas temblonas a unos cuantos ciclotímicos que pasan en un segundo de pensar que todo está bajo control a proclamar que esto se va al carajo. Esas caras de tribulación, ese humo saliendo por las orejas, esas nueces de Adán como melones en los dueños del balón son ya un triunfo. La pregunta es si la cosa irá más allá o si simplemente se trata del punto más alto de una riada que al cabo del tiempo servirá para entonar con nostalgia qué noche la de aquel día. Recomiendo no precipitarse en la respuesta. Tenemos tsunamis bien cercanos que según los profetas de primera hora iban a decaer en un pispás y que en el momento de escribir estas líneas lucen en todo su esplendor. Bien es cierto que los que vamos para abuelos Cebolleta también recordamos un puñado de cohetes que cayeron con mayor estrépito del que subieron: aquellos 21 diputados de IU en 1996 o aquellos 7 europarlamentarios del CDS de Suárez en 1987 que transcurridas unas pocas lunas se convirtieron en 8 y cero, respectivamente.

Ante la improcedencia del vaticinio, me apunto a observador de un fenómeno que es un caramelo para los viciosos de la política como el que suscribe. No se pierda de vista que su líder carismático y mesiánico, amén de politertuliano con piquito de oro, es un brillantísimo teórico —no es coña; lean su tesis— de los movimientos sociales. De momento, el experimento académico parece que le está saliendo de cine.

13 comentarios en «El experimento Podemos»

  1. Pues no sé qué pasará pero estos se supone que están de acuerdo con el derecho de autodeterminación de los pueblos, así que me interesa y han causado un terremoto en el PSOE, me interesa también. Cómo se nota que no veo la tele, madre mía, yo pensaba que iba a subir un poco equo y que el partido escaños en blanco iba a sacar dos o tres no-europarlamentarios. ¿Ha ganado alguien la porra de gabon? . Por cierto ¿Andequeandashijo? ¿Estás de vacaciones o te has hecho un esguince?.

  2. Siento el jarro de agua fría, BBB, pero mira lo que dice Carlos Jiménez-Villarejo, uno de los pesos pesados de Podemos: «Me opongo a la consulta y más de la manera en que se ha planteado, que me parece tramposa y capciosa. Podemos es un movimiento muy amplio y en su programa hace una referencia vaga al derecho a decidir de los pueblos y no se alude a Cataluña.» Tracatrá.
    Respecto a mi ausencia de las ondas, ando con cuestiones personales que me impiden estar ahí…

  3. Pues si la «cosa» irá más allá, o será flor de un día nadie lo sabemos. Lo que si sabemos algunos, , es que hasta en los pueblos más recónditos, el mío es una pedanía de apenas 40 habitantes, se están formando CIRCULOS PODEMOS, integrados por ciudadanos decentes de todas las ideologias, sin ideología, de diferentes niveles económicos, de muy distintos niveles culturales. Seremos capaces de organizarnos? Esa es la única pregunta que yo me hago.
    Un saludo

  4. Taxi: al margen de cómo le vaya al proyecto global, sería magnífico que esos pequeños círculos se mantuvieran para pelear en su entorno. Eso es un éxito en sí mismo.

  5. No comprendo ese miedo a ser engañado, timado, tomado por tonto, por los esperanzadores resultados de los partidos pequeños e izquierdistas tanto estatales como autonómicos. Ese llamamiento a guardar la ropa parece poco espontaneo, tiene más de premeditación, como para luego, más tarde, poder decir “ya os lo advertí” “si a mí no me la dan”. Llevamos siendo los tontos de la clase política desde el mismo día que murió Franco en la cama. UCD, un partido atiborrado de criminales del terrorismo nacional católico, autoerigido como el centro del bien y de la democracia, amnistía tanto a los de derecha -los terroristas de la dictadura- como a los de izquierda -los anti terroristas y víctimas de la dictadura-, capitaneando una transición sobre la humillación de las víctimas y la impunidad de los verdugos. Millones fueron los engañados, sus votantes y los votantes de los demás, pero no todos. Después vendría el PSOE de González con su engaño en forma de mayoría absoluta exterminando el socialismo, el laborismo, el izquierdismo, el laicismo y convirtiendo a todos sus “descamisados”, los ahora barones con jaguar, chofer y escolta, en expertos ladrones y corruptos de la cosa pública –sin olvidar el GAL- condenando a la izquierda a una larga travesía en el desierto a la que parece ha puesto fin PODEMOS y otros. Fruto de lo cual, de esa destrucción felipista de la izquierda, el ascenso de la derecha se hizo imparable hasta nuestros días que estamos gobernados como en los años 50 bajo el totalitarismo nacional católico del PP. Y si bien no comparto el miedo a ser engañados o desilusionados, lo que no comprenderé nunca es que tantos hayan sido engañados durante tanto tiempo por quienes más han mentido y han sido descubiertos, por quienes más han hecho lo que les ha dado la gana delante de todos, sabiéndolo todos, por quienes más han hecho todo lo contrario de lo que prometían, esos partidos grandes, esos grandes partidos, serios, sobretodo “serios”, con los que no se corre riesgos –anda que no- ni pretenden revoluciones pueriles porque pretenden sumisos pueriles, esos a los que votan la mayoría social, esos que han engañado tanto durante tanto tiempo a tantos que, para más inri, sabían que les engañaban pero como todo quisqui estaba metido en la burbuja inmobiliaria o de otra índole, nada parecía mal, barra libre. Por eso escuchar ahora a los que han sido cómplices –por votarles- del engaño permanente perpetrado desde la UCD, pasando por el PSOE y terminando por el PP, hacer llamamientos a la prudencia para no caer en engaños, es de traca. Yo recibí el triunfo socialista del 82 con alegría, pero no tuve que esperar hasta el 2011 para ver que el PSOE dejo de ser PSOE ese mismo día. Y sabia perfectamente que el PP “valiente” y “ariete de la libertad” que en toda España era aplaudido y llorado por la persecución a la que ETA les sometió, era lo que todos saben ahora que es, terrorista nacional católico y corrupto hasta hartar. Así que no tengo ningún miedo a ser engañado por PODEMOS y demás nuevas izquierdas florecientes ya que es muy difícil que el engaño se alargue más allá de unos años y porque es mejor arriesgar que vivir contra la pared por miedo a hacer el tonto, porque el tonto lo hemos hecho y mucho con el PSOE y el PP.

  6. Uy, uy, uy, Javi, que estás incrédulo!. ¿Gato escaldado? Pues yo puedo decir que no me ha sorprendido tanto su triunfo. Y no me estoy refiriendo solamente a Pablo Iglesias. Yo los descubrí en Internet hace unos años –creo que en 2011- cuando estrenaban su programa La Tuerka en Tele K de Vallecas, que yo creo que no tenía alcance suficiente ni para que lo vieran en todo Madrid.. El plató un total desastre si lo que buscamos es grandes decorados: fondo negro, mesa en forma de V que parecía estar asentada sobre caballetes sacados de alguna cosntrucción cercana al canal, sillas plegables; el sonido pésimo en muchos momentos; técnicos que se cruzaban por delante de las cámaras… Pero me enganchó. Alto nivel intelectual tanto de Iglesias como de los participantes en los debates (entre ellos frecuentemente Monedero y Errejón), temas que no se discutían ni se discuten en otros canales –recuerdo específicamente un debate en el que se hablaba de la posibilidad de desaparición del diario Público en su edición de papel y durante el cual hablaban en muy positivo de los vascos y EH como núnca pensé que escucharía hablar a nadie del Ebro para abajo. De Tele K pasaron a otro canal nejorando un poquito. Hoy están en PúblicoTV.

    Su discurso hoy es coherente con el que tenían cuando estaban en Tele K y no han cambiado la piel para amoldarse a La Sexta Noche y otros. A Iglesias lo empezaron a invitar a los canales de la derecha rancia, pienso que como se invita a un bicho raro que nos va a divertir, y terminaron haciendo el ridículo porque sus argumentos eran defendidos con las frasecitas de rigor frente a análisis profundos de Iglesias.

    Yo, Javi, les deseo suerte. ¿Qué no van a poder hacer todo lo que se proponen? ¡Claro que no! Para eso están los poderosos. Pero que los está dejando con sus desnudeces a la vista es evidente: un sueldo no superior a tres sueldos mínimos de los españoles para no despegarse demasiado de sus representados; viajes en turista en lugar de business; prohibidas las puertas giratorias; solo dos mandatos y a cambiar para no hacerse profesionales de la política… como dirían los ingleses: What’s not to like?

    Sospecho que nuestro Javier Ortiz los puede estar mirando con simpatía desde Jamaica.

  7. ¿Incrédulo? Qué va, Mayte… Ya ves que digo que no hay que precipitarse en el juicio. Hay quien dice que será flor de un día y quien asegura que es la revolución eternamente aplazada. Yo miro el fenónomeno con simpatía, aunque no lo parezca. Reconozco que no puedo con su líder (si bien le reconozco mil virtudes) ni con su número dos, pero la gente que se ha currado el proyecto y la que ha ido a votar en masa me merece un inmenso respeto. Solo por el susto en el cuerpo de algunos, la cosa merece la pena.

  8. ¿Qué pasará con Podemos, en las elecciones del año que viene?
    Ahora, la tesis que escribió Jesus/Pablete/Superstar…apartad de mi ese caliz amargo, no me leo ni el periódico que dan en el metro.
    Eso sí, estoy leyendo a Mark Twain, sus escritos irreverentes que os aconsejo.
    PS
    «Podemos», dijo el Rey, al saltar de la cama y se rompió la cadera.
    Andar, con cuidau.
    Besos, al jefe del blog.

  9. Javi, Iglesias reconoce abiertamente que tiene EGO, así con mayúsculas. Así que es lógico que se le atraviese a mucha gente. Pero… ¿que quieres que te diga? Prefiero el ego de Iglesias al servilismo vomitivo de Maruhenda 🙂 Uno tal vez se crece demasiado -no tiene falsa modestia diría él probablemente- pero el otro se arrastra como una lombriz. Dame el primero. Al menos sabes a qué atenerte.

    Yo aprecio su valentía para enfrentarse a lo aceptado como “la norma”. No he visto salvo en La Tuerka a gente de la izquierda abertzale entre los tertulianos. Te gusten o no, al menos puedes oírles lo que piensan y sacar tus propias conclusiones en lugar de tenerte que guiar por lo que de ellos te dicen otros. Ellos en su programa dan la oportunidad a todos y que cada uno juzgue. ¿Te imaginas a alguno de ellos aceptado como tertuliano en otros canales? ¿Quién cree en la democracia?

    Y antes de terminar, espero que todo esté bien. Eso de que estabas en Cruces y que por medio de Twitter veo que no estás estos días en tu programa nocturno me hace pensar que tienes algún familiar ingresado. Espero que sea por causa leve.

  10. A mi lo de Podemos me resulta…al menos interesante y estimulante.

    Nadie puede negar que ha sido una sacudida; y eso, en una situación de hastío, de estancamiento, de sensación de agua estancada y sucia, ya es bueno. Que haya algo que altere el panorama, que cambie algo.
    Y es para felicitarse que esa sacudida haya sido «Podemos» y no movimientos de extrema derecha o directamente neonazis, como en otros países.
    Para variar, en vez de dar el palo a los españoles, creo que esto habla bien de ellos.

    Del movimiento en sí, poco puedo decir. Me gusta lo que oigo y lo que leo, pero es cierto que en un momento inicial, sin responsabilidad de gobierno ni de gestión, sin un pasado con cadáveres en el armario…están en una situación en la que hablar es gratis y los discursos lo aguantan todo. Lo difícil es dar pasos en esas direcciones cuando toque hacerlo.
    Pero, bueno, malo sería que renunciasen a esas ideas o utopías desde ya.

    Veremos qué recorrido tienen. Les queda lo difícil a nivel organizativo y de crecimiento de estructuras. Tener presencia importante en las próximas municipales, entrar en instituciones…
    Pero creo que tienen futuro. En primer lugar porque tienen nicho de votantes. Mucho votante joven, formado, desmotivado o desmovilizado hasta ahora…y tienen muchísimo que pescar en el psoe.
    Ya siento decirlo porque yo he votado mucho al psoe y me he sentido cerca de sus coordenadas ideológicas (bueno, o las que yo creía que eran) pero me temo que lo mejor que puedo decir del psoe de los últimos lustros es que…Zapatero, con todo, me caía bien. Eso es lo único algo positivo que puedo decir. Incluso reniego de los tiempos en los que les veía bien (hoy me doy cuenta de su responsabilidad desde mediados de los 80, en el desastre actual).
    Otro factor a su favor es que de un sólo golpe.., han superado el fantasma del «voto útil». Nos gusta ganar hasta cuando votamos y no nos gusta votar opciones irrelevantes aunque nos convenzan sus discursos. Con estos resultados habrá muchos que se animen a votarles en sucesivas citas.

    Pero es difícil separar Podemos de Iglesias. Ese gran protagonismo les ha supuesto una txampa muy buena pero deben, creo, ir equilibrando porque puede ser contraproducente y además él mismo se puede quemar pronto.

    El personaje tb me parece interesante. De lo que he leído (no le conocía yo de antes) no es tampoco flor de un día ni acaba de llegar por mucho que muchos le conocemos de haberle visto en la tele últimamente. Parece que hay una trayectoria detrás, incluso unos antecedentes familiares que le dan una credibilidad.

    Y he decir que en la tele…me ha hecho pasar buenos ratos. Porque verle vapulear dialécticamente a tipos como el Marhuenda ese o el Rojo, o en Inda…era una gozada. Lógicamente…les da mil vueltas.

    Pero…después de las elecciones, en un par de cosas que le he visto…le he visto un punto, no sé, como mesiánico, que me ha dado un poco para atrás.
    A lo mejor no sé explicarlo pero lo intento.

    Entiendo el discurso contra «la casta». Llevamos tiempo despotricando contra la»clase» política, así que no veo qué tiene de malo hablar de «casta» en vez de «clase».

    Pero creo que se le ha ido algo la mano a la hora de erigirse en una especie de única voz verdadera del pueblo. Creo que se ha pasado en un discurso deslegitimador del resto de formaciones. Ese discurso de «nosotros somos la voz del pueblo y hemos venido a echar a los de la casta (que son los demás)».

    Vamos a ver; entiendo muy bien cualquier embestida contra los partidos del sistema y tal vez la frontera sea delgada pero creo que hay que tener cuidado antes de erigirse en quien señala quien representa al pueblo y quién no, a quién hay que echar.

    ¿Se puede ser duro, contundente, muy crítico, rompedor…pero sin llegar a negar legitimidad a partidos que tienen millones de votos detrás? Por mucho que no entendamos lo que votan los demás…¿hay votos buenos y malos?

    Todos (muchos) estamos hasta la teja de pp y psoe (y de otros partidos) pero conozco gente de esos partidos, demócratas, militantes de base o concejales, que llevan años trabajando honestamente en política y en tiempos muy duros.

    Me repatea ver las andanadas de Felipe González, de señorones del psoe y el pp contra Podemos, con además un tono entre perdonavidas y de desdén. «Frikis» les ha llamado a los d Podemos no sé quién. Pero…¿pueden ellos hablar de frikis?

    Pero tampoco me gusta demasiado esa negación de legitimidad, ese «vamos a echar a la casta» del discurso más agresivo de «Podemos». me da un puntito de miedo.

  11. En un comentario anterior, querido Javier, pronosticabas que Pablo Iglesias celebraría su raquítico escaño como si fuera la mayor victoria del mundo. Sin embargo, obtuvimos 5 escaños y Pablo salió a decir que los resultados eran buenos pero que seguían gobernando los mismos y los problemas eran los mismos. Y que no pararemos hasta echarlos del poder. Eso o significa que no respetemos a quienes votan a otros partidos, ni a las personas honradas que por convencimiento apoyan a esos partidos. Significa que el objetivo es derrotarles, democráticamente, pero derrotarles.
    Sobre el derecho a decidir, es conocida la posición contraria de Villarejo, pero no deja de ser una posición individual. El programa elaborado con la colaboración y votación de miles de personas defiende el derecho a decidir y el Círculo Podem de Barcelona se acaba de pronunciar sin duda a favor de la consulta prevista para noviembre. https://docs.google.com/file/d/0B-4GZbsyshV9aXFja2w5VkY0REU/edit
    Por último, la atención prestada estos días por los medios de comunicación ha permitido desvelar que Podemos era algo más que Pablo Iglesias y que aquí mismo tenemos candidat@s de gran valía, a las que el aparato de ningún partido hubiera seleccionado por no haber hecho méritos en el escalafón, pero que sí nos representan.
    Como bien indicas, la labor de los círculos es fundamental, para pegarse al terreno y defender a pie de calle lo que es importante.
    Saludos y que los problemas que te alejan estos días de la radio se solucionen.

  12. Se pueden ganar batallas, pero la guerra no se va a ganar.
    Ni los partidos PP-PSOE van a ser derrocados, ni esta democracia será real, ni las castas políticas van a desaparecer por nuestro voto.
    Y mira que lo querría ver.
    !Ójala que «Podemos»,no sea al final un colchón para parar, neutralizar, y tontunear a la izquierda!
    y con todo el respeto hacia la formación, y sus simpatizantes.
    El cáncer no se cura con aspirinas.

  13. ¿Qué tienes que decir sobre que «Podemos» se haya unido a la petición de hacer una consulta porque es una derecho democrático y no necesariamente abertzale???? A Castillejo que le den por el flis. El domingo estaré en mi kilómetro y estoy muy emocionada que aunque callandito, callandito, al final, Gure esku dago, ha conseguido reunir a por lo menos 60 000 personas.
    Estoy un poco triste por la poca cobertura de este gran evento en los medios vascos, sobre todo en tu radio y en tu periódico, pero allá que vamos,txiri txiri pero pasando de los partidos políticos, sus federalismos, sus encajes y chorrás varias….que no se te ocurra ponerte fisnolis-cínico con nosotros. Dena dela, ongi etorri berriro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *