Podemos, nueva etapa

Del relevo en Podemos llama la atención casi más el cómo que el qué. Y no hablo exactamente de los nombres ni del modo en que se han escogido, sino de la sordina aplicada al momento final del proceso. Se puede decir que coincidía con Colón, pero también lo hacía con las primarias en el PSOE andaluz, que sin ser una filfa, objetivamente era un acontecimiento informativo de menor relieve que Vistalegre IV. Cabe atribuirlo a una cierta desidia de quienes deciden la agenda de actualidad o, siendo peor pensado, al intento de dar por amortizado al partido morado. Por alguna razón, que no digo yo que esté falta de lógica, se está instalando la idea de que sin el hiperliderazgo casi mesiánico de Pablo Iglesias, la formación está condenada a una agonía similar a la que acabó con la UPyD de Rosa de Sodupe o, por buscar un ejemplo más cercano y literalmente sangrante, con la impúdica descomposición de Ciudadanos a la vista de todo el mundo. Creo, sin embargo, que en el caso que nos ocupa, la resistencia a irse por el desagüe político puede ser mayor. Seguramente, en un plazo corto Podemos no revalidará los espectaculares resultados electorales que ha acreditado. Los votantes entusiastas de la novedad volverán a la abstención, al PSOE o, en el caso de Euskal Herria, a EH Bildu. Pero intuyo que muchos quieren seguir apostando por una fuerza que para ellos no es de sustitución sino la que entienden que les representa. El reto de la nueva dirección bicéfala es responder a esa demanda y demostrar con hechos que se merece la confianza de esa base real. Si no lo consigue, quedará un tripartidismo con dos derechas dispuestas siempre a sumar.

Segunda República, 90 años

14 de abril, 90 años de la Segunda República española. Creo que conviene empezar cerrando el paso a las trampas en el solitario. Los ojos de hoy no sirven para mirar el ayer. Es metafísicamente imposible comprender el pasado desde la atalaya ventajista del presente. Como no dejamos de ver insistentemente en estos días previos al aniversario y ya teníamos comprobado con anterioridad, se tiende a presentar los hechos no como fueron sino como queremos que hubieran sido. Lo triste y alarmante es que esto no solo nos ocurre a los mortales corrientes y molientes. Muchísimos historiadores con toda la titulación en regla y centenares de visitas a los archivos acreditadas ofrecen una visión a beneficio de obra. 

Es así como nos encontramos con dos relatos —maldita palabra— diametralmente opuestos de lo que fue el periodo 1931-1936. Por un lado, el diestro, están los demonizadores sin escrúpulos que caricaturizan esos años como una etapa de terror literalmente rojo contra la que no quedó más remedio que levantarse. Enfrente están los que dibujan un mundo de fantasía al abrigo de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Y no fue ni lo uno ni lo otro. Creo que es más aproximado pensar que fue una época donde la luz trató de imponerse a la oscuridad. Ya solo por eso es justo y necesario reivindicarla. 

Ayuso y los despistados

Confieso mi fascinación por Isabel Díaz Ayuso. No como persona, ojo, sino como personaje. O si afino más, como fenómeno. Un fenónemo que, por demás, ha construido prácticamente ella sola. Y sí, ya sé que tiene como consejero áulico al inefable Miguel Ángel Rodríguez, tipo con acreditada falta de escrúpulos al que se atribuye la conversión de Aznar de mindundi en líder carismático de la derecha. Sin embargo, no creo que el influjo del pretendido gurú en el carrerón de la supernova madrileña vaya más allá de cuatro toquecitos de manual de asesoría política. Otra cosa es que el pelo de la dehesa machista haga ver incluso a los que van de feministas del copón que tras los logros de una mujer solo puede haber un hombre.

Ahí damos, precisamente, con una de las claves del éxito de Ayuso. Es tratada como tonta y loca por los más progresistas del lugar y ella consigue revertir los ataques a su favor como el judoca que aprovecha la fuerza del rival para derribarlo. En ese sentido, podríamos considerar que —¡toma paradoja!— sigue uno de los principios básicos del marxismo: pone al enemigo frente a sus contradicciones. Así es como va consiguiendo ganarse el favor no solo de ricachos sino de camareros con sueldos insultantes. Pero los que aspiran a derrotarla en las urnas el 4 de mayo parece que no se enteran.

Madrid, batalla de egos

Caray con Murcia. Una chusca moción de censura —para colmo, pifiada— provoca la convocatoria de elecciones en Madrid y, en segundas nupcias, la salida del gobierno español del vicepresidente Iglesias para hacer frente al mal diestro que encarna Isabel Díaz Ayuso. Los que tenemos por vicio y por oficio comentar la actualidad no damos abasto con tanto material. Sería hasta divertido, si todo esto no ocurriera al cumplirse un año de una pandemia que ha provocado cien mil muertos en el conjunto del Estado. Eso, por no hablar de los estragos económicos y anímicos. Que no es cuestión de venirse arriba en la demagogia facilona, pero quizá no debería escapársenos el contexto. Se diría —yo lo digo— que están primando más los intereses electorales egoístas que la búsqueda de soluciones a las toneladas de problemas del común de los mortales.

En todo caso, ya que está servido el espectáculo, ocupemos nuestra localidad. Más allá de las palabras bonitas de primera hora, quiero ver cómo el PSOE, con 37 escaños, y Más Madrid, con 20, se dejan llevar del ronzal a una candidatura liderada por Podemos, que a día de hoy tiene 7. Y por lo demás, si se consuma el karate a muerte en la Puerta del Sol, me permito señalar que Iglesias y Ayuso son grandes catalizadores de votos a favor, pero ojo, también en contra.

Diario del covid-19 (49)

En medio de la pesadilla se nos ha ido Julio Anguita. Esta vez no ha sido el maldito bicho sino un corazón que ya no daba más de sí, después de casi ocho decenios de uso intenso. Es una inmensa pena porque aún le quedaban muchos años de esparcir dignidad con ese verbo tan preciso y ese tono de voz que penetraba por los poros de la piel más que por los tímpanos. Ni siquiera hacía falta estar de acuerdo con él para sentir que sus palabras brotaban de lo más íntimo de su ser, aunque no eran pronunciadas sin pasar antes por su cerebro.

Discrepé mil veces con él y estuve de acuerdo muchas más. Le escuché, en todo caso, siempre con atención. O con fascinación, incluso, como en aquella primera entrevista que le hice a bordo de un coche hace ahora 31 años, siendo yo un pipiolo sin desbravar. Me dijo entonces, y quedó anotado, que ni en el paredón mismo quería ser un profesional de la política. Sus hechos lo confirmaron: cuando tocó, se hizo a un lado y volvió a dar clases, que era su gran vocación. Años después, exactamente el 26 de abril de abril de 2003, volví a hablar con él desde Gernika, en plena conmemoración del 66 aniversario del bombardeo de la villa foral y solo 15 días tras la muerte de su hijo en la guerra de Irak. El dolor del padre no ocultó la lucidez del pensador. Descanse en paz.

Brexit is Brexit

¡Vaya por God! Según se desprende del rasgado ritual de vestiduras y las coreografías de manos crispadas a la cabeza, el torpe pueblo británico ha vuelto a equivocarse al meter la papeleta en la urna. Y no será porque la legión sabionda que cacarea en Twitter, el programa de Ferreras y alguna que otra cátedra de postín no ha venido contando a los tozudos isleños qué era lo que les convenía y lo que no. Pues ahí tienen la enésima cuchufleta a los predicadores de lo correcto: victoria aplastante del presunto analfabeto que se desinflaría el segundo día de campaña y hostión histórico de la gran esperanza zurda europea. Sobre esto último, por cierto, no sé si reír o llorar cuando oigo o leo a los fans locales del trasnochado Corbyn que “no se trata solo de ganar elecciones”. Literalmente, el chiste de Eugenio: “Me gusta jugar al póker y perder”.

Pues no. Como ha quedado meridianamente claro, se trataba de ganar. Igual que en cualquier contienda electoral, pero mucho más en una como esta, planteada casi como ese segundo referéndum que ya sabemos que, salvo en Escocia e Irlanda del Norte, no tiene sentido celebrar ni pedir. El veredicto de la ciudadanía del Reino Unido ha sido contundente: su deseo es abandonar la Unión Europea, y de entre las fórmulas para la separación disponibles en el mercado, han optado por la que les proponía Boris Johnson. ¿Que va a ser un error del que se arrepientan? ¿Que la decisión va a perjudicar a terceros que pasaban por allí? Ni merece la pena planteárselo. Si, como tanto nos gusta proclamar, creemos en la soberanía popular, deberíamos simplemente asumir que se ha ejercido. Y ya.

Mesías Errejón

Eran pocos a la izquierda de Marx padre, y parió Errejón. O bueno, lo parieron a él en forma de cabeza de cartel para las elecciones repetidas del 10 de noviembre. Olvidadiza y haragana, la prensa patria presenta el fenómeno como un “salto a la política nacional”, como si el Peter Pan de la mirada perdida no hubiera estado en la política nacional hace apenas un par de Teleberris. Exactamente hasta que se cansó del ninguneo sádico al que lo sometía su anteriormente amigo del alma Pablo Iglesias Turrión. El repliegue matritense amadrinado por la entrañable a la par que venenosa Manuela Carmena fue un simple movimiento táctico, un arrieritos somos, a la espera del momento para cobrarse venganza.

Y ahí lo tienen, devenido en Mesías con poderes presuntamente adhesivos y disuasores de la tentación abstencionista que anida en muchas y muchos que se tienen por personas de progreso. Así lo andan vendiendo sus acólitos, casi todos, rebotados o directamente laminados por la ortodoxia pablista, y en mil y un casos, coleccionistas de escisiones sin cuento desde la reinvención del PCE en Izquierda Unida. ¿Será verdad que esta nueva resta tenga la vocación de sumar? Quizá es el deseo sincero que albergan los corazones de muchos de los bienintencionados rojos incurables que han hecho de Errejón su caudillo a falta de otro mejor. Sin embargo, asistiendo a las albricias desmedidas con que los portavoces más significados del PSOE han acogido la noticia del paso adelante del líder de Más Madrid, cabe, cuando menos, dejar lugar a una duda razonable. Algo no cuadra cuando uno de tus principales rivales te recibe haciendo la ola.