Memoria arrojadiza

Lo último que nos faltaba es que también nos tirásemos a la cabeza la Memoria Histórica. Pero parece que por ese camino vamos en la demarcación autonómica. Es posible que ni se hayan enterado —y en el nulo relieve empieza la reflexión— de que EH Bildu y Elkarrekin Podemos han registrado en el Parlamento Vasco una Proposición de Ley, justamente, de Memoria Histórica. Quien no esté informado de los antecedentes se dirá, quizá, que ya era hora de dar un paso así, aplaudirá a las fuerzas que han tomado la iniciativa, y afeará al gobierno o a los partidos que lo apoyan, no haber liderado los trabajos.

Ocurre, sin embargo, que hace unos meses, ese gobierno que supuestamente está a uvas, anunció que se había puesto manos a la obra y prometió un borrador que este mismo mes se iba a compartir con los grupos parlamentarios. En honor a la verdad, lo que hacía el ejecutivo era cumplir la demanda de cuatro de esos grupos, incluidos EH Bildu y Elkarrekin Podemos, de emprender la tarea. Por medio, las asociaciones memorialistas que habían impulsado una iniciativa legislativa popular decidieron dejarla en el congelador a la espera de acontecimientos.

¿Por qué, entonces, nos encontramos ahora con este doble tirabuzón para la galería de la coalición soberanista y la entente roji-morada? Lo desconozco y, de verdad, me preocupa. Sin dejar de señalar que PNV y PSOE (o el gobierno en sí mismo) quizá han titubeado más de la cuenta y han fallado en la comunicación, no es en absoluto de recibo montar el pollo utilizando como coartada la Memoria Histórica del franquismo, una de las asignaturas que mejor llevamos desde hace mucho.

El retorno de la momia

Esta nueva adaptación de La momia ya tiene más secuelas que sus predecesoras. Aquí andamos ya por El retorno del retorno del retorno de la momia, y me llevo una. Quién le iba a decir al viejo criminal de Ferrol que sus residuos mortales iban a ser, así que pasaran 44 años del hecho biológico, combustible para la campaña electoral de un partido nominalmente socialista. Quién se lo iba a decir también, por cierto, a los dos presidentes de esa formación, Mister Equis y Mister Zetapé, que sumando un jartá de años en el gobierno de la nación, no se acordaron para nada de los huesos del caudillo de España por la gracia de Dios. Y ahora, en cambio, se agita a cada rato el espantajo. ¿Por qué?

La respuesta oficial, ya me la sé, es que por dignidad, por reparación a las víctimas y blablablá. Soy consciente de que ese relato cala entre mucha gente que tiene cuentas pendientes con el régimen asesino. Pero por eso mismo todo este baile con el difunto de hace casi medio siglo resulta más indecente. No se puede usar una cuestión tan seria para hacer electoralismo de aluvión. Menos, cuando todo lo que se ha hecho hasta la fecha es una sucesión de anuncios que siempre han resultado fallidos. Eso, sin contar con el buscado efecto —así de triste— de resucitar no a Franco sino a los franquistas. Incluso, de crearlos ex-novo entre chiquilicuatres que ni habían nacido cuando palmó el sátrapa.

Mi propuesta sigue siendo cortar el chorro económico al Valle de los Caídos y dejar que se venga abajo solito, allá cuidados. Las exhumaciones que de verdad me parecen urgentes son las de los miles de cadáveres que permanecen en las cunetas.

Otro vídeo con gresca

Cuántas ganas de barrila y yo, qué viejo. ¿De verdad es para tanto lo del vídeo almibarado de los dos entrañables viejos con que el Gobierno de Sánchez nos quiere vender (como se viene haciendo desde Suárez hasta hoy, por otra parte) la eterna moto de la modélica Transición y, más específicamente, de la supercalifragilística y chachipiruli Constitución del 78? Después de verlo un par de veces, todo lo que he conseguido experimentar es la misma sensación de pudor, casi de bochorno, que me recorre el cuerpo ante el muy frecuente uso de personas mayores (también me pasa con niños) para manosear la fibra sensible del personal. Ni por un segundo me ha ofendido, como veo que ha ocurrido con farfulladores de cutis finísimo o postureros del recopón y pico, la mención a los “dos bandos” que desliza, como quien no quiere la cosa, la voz en off.

Y sí, venga, va, si nos ponemos supertacañones, es cierto que en la guerra (in)civil no hubo estrictamente dos bandos. Cualquiera que haya leído una migaja —ese es el puñetereo problema, que los que regüeldan no han leído una mierda— sabrá que no fue así. Como poco, en cada una de las banderías hubo otras dos facciones que se limpiaron el forro entre sí, y a veces, hasta más. Pero incluso pasando por alto ese dato, y por mucho que también sea verdad que hubo una legalidad y unos sublevados a esa legalidad, la tristísima y cabrona realidad es que una y otra causa, la legítima y ilegítima, tuvieron respaldo popular. No aceptarlo ochenta años después es una demostración de ingenuidad en el mejor de los casos y de papanatismo pseudopolítico mondo y lirondo en todos los demás.

Franco, esa momia

Estuvo agudo el nietísimo del bajito de Ferrol en la entrevista-declaración de intenciones con la que Carlos Herrera inauguró su curso radiofónico en la emisora de los obispos españoles al precisar el término más adecuado para nombrar los (¡a buenas horas!) controvertidos despojos de su abuelo. “Momia, es una momia porque su cuerpo fue embalsamado y momificado”, aclaró airado el primer vástago varón de Carmencita y del doctor Martínez-Bordiú, aquel carota que, en su calidad de yerno y mandamás del famoso “Equipo médico habitual” que firmaba los partes, hizo las fotografías de la agonía del viejo asesino por las que años más tarde La Revista del inefable Peñafiel (*) pagaría 15 millones de pesetas.

¿Momia? Puesto que el segundo Señor de Meirás lo dice desde la autoridad consanguínea y la de llevar el mismo nombre y apellido (esto, con truco) que el dictador, habrá que comprarle el palabro y hacerlo de uso popular. Lo siguiente, como ya anoté aquí mismo cuando se servían los primeros capítulos del culebrón, es sacar esa peculiar versión galaica de Tutankamón del Valle de los Caídos y entregarla sin más miramientos a sus desparpajudos deudos para que dispongan de la reliquia como les salga de la sobaquera. Corriendo con los gastos, faltaría más, que bastante han venido chupando de la piragua las diferentes ramas de la familia del extinto.

Si lo hicieran dentro de un cuarto de hora, hasta podríamos dar por bueno este cansino episodio que nos ha servido para confirmar lo que sospechábamos: que 43 años después del “hecho biológico”, sigue habiendo un huevo y medio de franquistas, empezando por los jóvenes líderes de ya saben qué partidos.


(*) En el texto inicial decía que las fotos las había comprado Interviú. Sin embargo, aunque estuvo detrás de ellas, como me aclara mi compñaero Alberto Moyano, fue La Revista de Jaime Peñafiel quien pagó y las publicó. Busquen la historia en internet, porque merece la pena.

El 3 de marzo, en Europa

42 años después, la matanza del 3 de marzo de 1976 en Gasteiz ha llegado al Parlamento europeo. Es decir, a uno de sus organismos casi arcanos para el común de los mortales, con un nombre, por demás, que a los que somos de natural escéptico nos hace pensar en una suerte de dispensario burocrático para el derecho al pataleo: Comisión de Peticiones. Y no se crean que es tan fácil situarse a pie de ventanilla. Por lo que contaba hace un par de días en Onda Vasca la eurodiputada Izaskun Bilbao Barandika, ha habido que batirse el cobre durante meses para que Nerea Martínez y Andoni Txasko, portavoces incombustibles e imprescindibles de Martxoak 3, fueran escuchados ayer en Bruselas.

Por lo demás, casi sonroja lo primario de la reclamación que toca seguir difundiendo a los cuatro decenios largos del asesinato de los cinco de Zaramaga. El puro catón: verdad, reparación, justicia y como resumen y corolario, fin de la impunidad. Se imagina uno la cara de pasmo del auditorio al ser informado de que hasta la fecha, ningún gobierno español —da igual su color— ha hecho absolutamente nada siquiera para reconocer que aquello ocurrió, que tuvo unos culpables en diferente grado y, desde luego, que las víctimas y sus familias merecen, además de un trato humano, la misma consideración que cualquiera de las muchísimas personas que han sido objeto de sufrimiento injusto. No se pide nada más que eso. Y nada menos. Cuesta trabajo creer, aunque desgraciadamente los hechos confirman que ha sido así, que cada gabinete que ha sucedido a aquel presidido por el inefable Arias Navarro se haya alineado sistemáticamente con los asesinos.

El ministro cantor

Les hablaba ayer mismo del pan y circo en el Congreso de los Diputados. Debería haber dicho en las Cortes, porque en la otra cámara, la supuestamente alta, esa mezcla a partes casi iguales de cementerio de elefantes, destetadero de funcionarios vocacionales de la representación pública y destino accidental de un puñado de entusiastas que todavía creen en la política, también se ofrecen espectáculos cómicos de baja estofa. De hecho, la estadística parda asegura que nueve de cada diez veces que el Senado sale en los medios es a cuenta de algún momento bufo protagonizado casi sin excepción por cualquiera de los miembros del Gobierno español —muchas veces, por el propio presidente— que se dejan caer por el parlamento B a hacer como que contestan preguntas de sus señorías.

El penúltimo número lo montó hace dos tardes el muy jatorra ministro de (¡Toma, Jeroma!) Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo. Comparecía el también portavoz del Ejecutivo y Barón de Claret para explicar por qué se dejó ver junto a otros tres compañeros de gabinete rajoyesco canturreando El Novio de la muerte al paso de la Legión española en una procesión de Semana Santa en Málaga. Su monólogo de dos minutos tiene sitio en la antología de la chabacanería y la capacidad de provocar vergüenza ajena. Ni cuenta se dio el chiripitifláutico sucesor de Wert que con su sucesión de chistes de barra de bar estaba trazando su perfecto autorretrato. Como caradura al que se la bufa todo, sí, pero en el caso que nos ocupa, como conspicuo enaltecedor —miren por dónde— del cuerpo fundado por quien tenía como lema “¡Viva la muerte!”.

El peso del pasado

Lo mire por donde lo mire, soy incapaz de comprender por qué el PSOE ha sumado sus votos en el Congreso a los de PP y Ciudadanos para tumbar la propuesta de Unidos Podemos de reformar la Ley de Amnistía de 1977 de modo que deje de ser el freno para investigar y juzgar los crímenes del franquismo. O, bueno, sí, acabo comprendiéndolo, pero casi me gusta menos por lo que implica: dar carta de naturaleza al atado y bien atado y, en definitiva, reeditar cuatro decenios después el cambalache para dejar que se fueran de rositas los perpetradores de lo que Celso Emilio Ferreiro llamó “la larga noche de piedra”.

Fíjense que pocas veces la Historia da una segunda oportunidad como esta. El que a duras penas sigue siendo primer partido de la izquierda española (o así) tenía en su mano corregir la flaqueza que cometió cuando tragó con aquello. Y sí, entonces quizá fuera entendible por el ruido de sables permanente, por la inyección de pasta de la socialdemocracia alemana, por los dedos hechos huéspedes ante la eventualidad de superar al PCE como oposición real a los sucesores del viejo régimen. Incluso cabe la hipótesis de la buena fe, el hecho de que, como tantos otros, no cayeran en la cuenta de que la misma ley que sirvió para aligerar las cárceles era una inmensa añagaza para salvar el culo de los incontables criminales de la Dictadura. Pero, ahora, ¿qué excusa hay? Desde luego, nada de lo que llevan dicho los portavoces socialistas resulta ni remotamente creíble. A más de uno se le nota la incomodidad al defender una actitud que en su fuero interno saben que no tiene defensa. ¿Tanto sigue pesando el pasado?