Perdiendo el sur

Se consumó la tragicomedia del sur. A las cinco de la tarde (minuto arriba o abajo, no nos pongamos quisquillosos), como en el poema del bardo hecho desaparecer por rojo y maricón, un chisgarabís que se hace llamar Juanma Moreno se convertía en el primer presidente no socialista de Andalucía. ¿No socialista, escribe usted, señor columnero? De acuerdo, esta vez sí acepto la precisión. De un partido distinto al PSOE, quería decir, que no es exactamente lo mismo que lo anterior.

También es cierto que esa evidencia no ha evitado el concierto de plañidos rituales por la pérdida de un cortijo que se antojaba imposible de desahuciar. Por aquello de la batalla del relato, supongo, se cuenta la vaina como si la llegada de la derecha desorejada al poder fuera una especie de maldición bíblica, un accidente o directamente una asonada militar. Y allá quien quiera engañarse, pero no hace falta consultar el VAR para saber que el revolcón fue en las urnas. Ocurrió que unos centenares de miles de seres humanos con nariz y ojos optaron por una de las tres facciones de lo que el cachondo de Aznar sigue llamando el centro-derecha. Eso, al tiempo que otros seres humanos, dotados igualmente de órganos para la visión y el olfato, decidieron quedarse en casa, hasta el gorro de sentirse mangoneados por fuerzas que se proclaman de izquierdas.

Ahora que el mal ya está hecho, de poco sirve cogerla llorona. Esas venidas arriba dialécticas, esas manifestaciones multitudinarias al grito de “¡No pasarán!” pueden resultar de lo más estéticas y seguramente hasta justas y necesarias. Pero si no se acompañan de autocrítica, no sirven de nada.

El pacto de Schrödinger

Por seguir exactamente donde lo dejamos ayer, en el momento de teclear estas líneas no hay la menor noticia de los bravos barones del PP que se habían ciscado en Vox apenas media docena de horas antes de firmar el apaño andaluz con la banda liderada por Abascal. Miento; en realidad, alguno de los presuntos requetediscrepantes sí se ha hecho presente, pero no exactamente para afear a sus compañeros del sur el apareamiento con los nuevos apestados oficiales. Qué gracia, por ejemplo, Borja Sémper, que tras su aplaudidísima filípica pidiendo poner pie en pared frente a los ultramontanos, escribía un tuit rezumante de natillas para felicitar a su conmilitón Moreno Bonilla por haberse granjeado los votos que le darán las llaves del durante 36 años cortijo del PSOE. Por supuesto, el eterno enfant terrible ma non troppo se cuidaba de mencionar el nombre del partido que lo hará posible.

En esa omisión le están acompañado a Sémper prácticamente todos los dirigentes que han abierto la boca, tanto del PP como de Ciudadanos, que aunque se ponga de perfil, es el otro cómplice imprescindible de la componenda. Si han prestado atención a las declaraciones, habrán percibido las tremendas cabriolas dialécticas para hacer creer que Vox no forma parte sustancial del acuerdo o que directamente ni siquiera está. El pacto de Schrödinger, podríamos llamar a la cosa, si no fuera porque los ciudadanos no somos ni la mitad de tontos de lo que nos presuponen muchos políticos. Eso, sin contar con la soberana estupidez que es tratar de hacer pasar por invisible a un partido cuyo principio básico, amén de pillar cacho, es dar el cantazo.

¿Vienen los fachas?

Definitivamente, soy un inconsciente. Un atisbo de racionalidad al fondo de mi pequeño ser me advierte de que no hay que tomarse a broma el tsunami ultramontano que se nos viene de encima. Sin embargo, me puede más la curiosidad que el acojone, y allá donde debería ponerme a temblar o echar a correr, me quedo embobado contemplando el fenómeno y preguntándome qué será lo siguiente. ¿Será posible, como dijo ayer en Iruña el caudillín Pablo Casado, que lo de Andalucía sea el anticipo de la inminente barrida de la santísima trinidad del extremo centro en las próximas elecciones? Me resisto a creerlo, y no solo por fe de carbonero, sino porque los datos fehacientes no parece que apunten por ahí. No, desde luego, en nuestros terruños, que son los que egoístamente más me interesan.

Mismamente en Navarra, que es donde el Nostradamus de lance soltó su profecía, ahora mismo sus flamantes y bramantes candidatas, Beltrán y Alba, están más cerca de tener que buscarse la vida a partir del 27 de mayo que que ocupar la silla a la que aspiran. Cosa distinta es que se cumplan otros pronósticos y UPN se encuentre con la posibilidad de recuperar la silla partiendo peras con formaciones como Ciudadanos o Vox, que tienen como bandera acabar con el presunto privilegio foral.

Y en la demarcación autonómica, casi hay menos cuidado. No digo que, especialmente en Araba, ese puñadito de votos huérfanos del inefable Maneiro no se convierta en asiento en Juntas o quizá en algunos ayuntamientos, incluyendo el de la capital. Fuera de eso, estaría por apostar que la competencia por ser la derecha más incivilizada restará en lugar de sum

El PSOE pierde su feudo

Por si alguien lo dudaba, las tres diestras que salieron del mismo tronco han aparcado las presuntas diferencias y, salvo milagro de última hora, van a sumar mayoría de gobierno en Andalucía. Luego vendrán, apuéstense lo que quieran, vendiendo esta o aquella moto para que no parezca un pacto, pero lo será con todas las de la ley. Uno de perdedores, por cierto, si atendemos a la terminología que hasta anteayer ha sido matraca ad nauseam de los que ahora hacen piña para echar al PSOE de la poltrona ocupada durante 36 años, casi nada.

Y de esa eternidad al mando de la Bética y la Penibética me sale otra hilacha argumental. Porque es verdad que da para mucho cagüental asistir al apaño con una formación de extrema derecha sin complejos, pero aparte de lo escasamente sorprendente del hecho, no podemos obviar que el primer culpable del bofetón en las urnas fue el propio partido que desde hace tres decenios y pico ha hecho mangas y capirotes creyéndose impune en los tribunales y ante un electorado al que ha tratado como un rebaño.

Tanto ha ido el cántaro a la fuente, que al final ha saltado por los aires, dejando a Susana Díaz con una mano delante y la otra detrás. Si no fuera porque esta hostia también lo es en su cara, Pedro Sánchez tendría motivos para despiporrarse de la risa ante la caída en desgracia de quien intentó buscarle la ruina por tierra, mar y aire, y muy cerca estuvo de conseguirlo. Al correr de los calendarios, mal que bien, Sánchez sigue durmiendo en Moncloa, mientras Díaz, que no ha currado un día de su vida por cuenta ajena, aguarda que le señalen la puerta giratoria correspondiente. Qué pena.

Apenas el pataleo

Es gracioso a la par que revelador que ahora mismo la posibilidad más real —se diría que la única— de evitar el gobierno de las tres marcas de la derecha en Andalucía sea que ellas mismas no se pongan de acuerdo. Desde luego, en los escarceos iniciales del trapicheo, por ahí apuntan. Resulta despiporrante el fulanismo que gastan PP y Ciudadanos, propugnándose para la presidencia de la cosa, cuando se supone que están inmersos en una santa misión que busca el desalojo de la malvada izquierdona (ejem) corrupta del palacio de San Telmo. Una vez más, los supuestamente nuevos, que son también los más esencialistas y menos acomplejados, demuestran ser los más listos de la tripleta. A ellos les da igual que la locomotora del tren cavernario sea azul o naranja. Apoyarán cualquiera de las opciones.

Y a los otros dos actores del psicodrama, los que han palmado y no suman ni para una barbacoa, no les queda otra que aguardar el desenlace de la parada nupcial de sus rivales comiéndose los nudillos. Por si acaso, las trituradoras de papel y los programas de borrado de discos duros funcionan a pleno pulmón en cada sede, subsede y tugurio gubernamental desde Ayamonte al Cabo de Gata. El único consuelo es darse a un pataleo infantiloide basado en el insulto al mismo pueblo al que en los ratos buenos se le llama soberano, rumboso y molón. Como acompañamiento de todo, las terminales mediáticas de la ortodoxia progresí se engolfan con mil y un reportajes especiales sobre Vox y la madre que le parió al mendrugo de Abascal. Son muy fachas, pero parece que dan audiencia a mogollón. Luego preguntarán quién alimenta al monstruo

¡Será por fascistas!

Qué oportuno y qué incómodo para los campeones galácticos de la resistencia. Justo cuando todo quisque se hace lenguas sobre los ultras presuntamente recién salidos del armario allá en la Bética y la Penibética, acá en el norte irredento ma non troppo, varios encapuchados —dicen que hasta quince— inflan a hostias a un chaval de 19 años por integrar un grupúsculo ínfimo que pregona la unidad de España. El escenario de la valiente hazaña de esta (también) manada de niñatos es el campus de la universidad pública vasca en Gasteiz, donde ya hay cierta costumbre de similares ceremoniales violentos. La novedad es que en esta ocasión se ha cruzado la pantalla de los cuantiosos y carísimos daños al mobiliario que pagamos todos y hay una víctima de carne y hueso.

Se mire por donde se mire, es una acción neta y genuinamente fascista que pretende pasar, faltaría más, por antifascista. Quisiera fingir sorpresa, pero me siento incapaz. Cómo contarles a quienes parece que acaban de descubrir a los camisas pardas que el pisaverde Abascal es solo otro de los muchos y diversos fachas que venimos sufriendo por aquí arriba desde hace un carro de quinquenios. De hecho, la diferencia con el ahora convertido en hombrecito es que el baranda de Vox todavía no ha pasado de las bocachancladas incendiarias, mientras sus gemelos del extremo opuesto llevan acreditadas toneladas de iniquidades contantes y sonantes. La brutal e inconmensurable indecencia es que son ellos y sus mayores los que en estos días de rasgado de vestiduras han tenido el cuajo de ponerse en la primera línea de la lucha contra sus paralelos del otro lado del espejo.