Mientras, en Catalunya…

Pere Aragonés, aspirante de ERC a presidir el Govern de Catalunya, acaba de morder el polvo por segunda vez. Como el viernes pasado, su intento de ser investido ha embarrancado… y no precisamente por culpa de los malvados unionistas. Qué va. De nuevo ha sido el presunto fuego amigo el que le ha impedido cosechar los votos necesarios para saltar a la próxima pantalla, que es la toma de posesión y la inmediata formación de un ejecutivo que, además de enfilar hacia la ansiada república, ha de solucionar los muchos y urgentes problemas de la ciudadanía catalana.

En una muestra de indescriptible cinismo, los causantes del bloqueo quitan hierro al asunto diciendo que todavía hay dos meses para llegar a un acuerdo. Vamos, que Carles Puigdemont aprieta pero no ahoga. Solo está jugando sus bazas como perdedor de la batalla por la hegemonía soberanista. Para goce y disfrute de la caverna hispana, que asiste complacidísima al espectáculo, el ya ex president expatriado está contribuyendo a conseguir lo que no pudieron ni los piolines ni el 155. Este es el punto y la hora en que por un quítame allá esos egos, esos oropeles y —por qué no decirlo— ese pastizal que cuesta mantener la presidencia paralela y no votada, el procés está en vía muerta y sin más visos que seguir dando vueltas en círculo. Una pena.

La caza de Puigdemont

No deja de sorprenderme la algarabía con la que los defensores irreductibles de la nación española han recibido el levantamiento de la inmunidad de Puigdemont, Ponsatí y Comin en el Parlamento Europeo. Se diría que ya dan por extraditados, juzgados y condenados a los tres políticos soberanistas, especialmente al primero. Y es perfectamente comprensible que, después de incontables expectativas de captura defraudadas, le tengan tantas ganas, pero hasta ellos mismos saben que es demasiado pronto para vender la piel del irredento president expatriado. No es casualidad que junto a sus aleluyas de celebración, estén lanzando todo tipo de sapos y culebras sobre Bélgica en general y la Justicia belga en particular. Se huelen que de nuevo puedan verse compuestos y sin pieza cobrada.

Lo cierto es que todo apunta por ahí, y más, si tenemos en cuenta la sucesión de fiascos coleccionados por el Juez Llarena. Ni al coyote de los dibujos animados se le escapó tantas veces el correcaminos. Así que, pasando a limpio lo que ha ocurrido en los últimos días, la presunta gran victoria del Estado de Derecho va a quedarse en pírrica. Eso, sin contar que, siguiendo la costumbre, para lo que ha servido el episodio heroico es para volver a poner en el primer plano de la actualidad a alguien que lo necesitaba como el comer. Otra cosa es que Ayuso haya venido a hacerle sombra.

Huida de Génova, 13

Adiós a Génova, 13 del Percebe. Lo ha anunciado el desnortado y cada vez más autocaricaturesco Pablo Casado. “No podemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando”, ha lanzado al aire en lo que resulta una confesión de parte del tamaño de la propia sede que ahora se abandona al galope. Eso, y de propina, la demostración del infantilismo del personaje, que cree que huyendo del escenario de los (presuntos) delitos dará esquinazo al pestilente historial del partido que preside. Vaya abandonando toda esperanza el coleccionista de másteres dudosos: el pasado se mudará también al que escojan como nuevo hogar.

No basta con cerrar los ojos muy fuerte y desear en voz alta que desaparezcan los fantasmas que lo cercan. La herencia marrón le perseguirá allá donde vaya. Y tampoco servirá como exorcismo la otra melonada que anunció, lo de no volver a hablar de sus predecesores y padrinos bajo el estrafalario argumento de que no pueden permitírselo “con el calendario judicial que se avecina”. No se cansa el hombre de señalarse como depositario de un legado podrido.

¿Y una migaja de reflexión crítica ante la enésima bofetada en Catalunya? Hasta ahí podíamos llegar. La culpa del vergonzante sorpasso de Vox ha sido de Bárcenas y del empedrado. Pero con el cambio de domicilio social no volverá a pasar.

Catalunya, ¿cuántos bloques?

Sonrío con resignación al escuchar una y otra vez la eterna martingala de los dos bloques perfectamente definidos en Catalunya. El propio desarrollo de los acontecimientos en los últimos meses y, más concretamente, la foto post electoral del domingo debería servir para desmentir el falso mito del independentismo y el unionismo, o en su versión alternativa, del soberanismo y el constitucionalismo. Empezando por estos últimos, quizá hubo un tiempo en que cabía considerar como amalgama más o menos compacta a todos los que se dejaron ver en francachelas rojigualdas como las que se convocaban en Colón o Urquinaona. Hoy es evidente que el PSC —por lo menos, hasta nueva orden— no compartiría esa foto y por lo tanto, queda fuera de la imaginaria suma españolista del supuesto 50 por ciento.

En cuanto a los que aspiran a tener una nación propia, quizá sí podamos encontrar cierta homogeneidad. Otra cosa es que su unidad de acción sea fruto de la necesidad y tenga que sortear cada vez más serios y profundos desencuentros. Con todo, la inercia y la certeza de saber que por separado se iría al carajo el objetivo mantienen a ERC y Junts (la CUP es otra historia) en una alianza que no termina de quebrarse. Y la prueba es que, pese a todo lo que se tienen dicho y hecho, parecen dispuestos a seguir de la mano.

Y el ‘procés’ sigue ahí

Cuando he contado en mi entorno que esta noche haré la cobertura en directo de las elecciones catalanas en las webs del Grupo Noticias, he recibido miradas de compasión, higiénicas y cómplices palmaditas en la espalda y, sobre todo, pésames de choteo. Se ve que entre mis congéneres, incluyendo a los que comparten gremio conmigo y muchos que en sus día monitorizaron al segundo cada latido del llamado Procés, no se considera un plan nada atractivo el seguimiento de unos comicios que se nos han presentado —cuándo no— como decisivos del copón y medio. ¿Tal desinterés, es decir, apatía cósmica, se debe solo a que la pandemia relativiza todo lo demás? Diría yo que no. Me temo que tres años y pico después de los grandes fuegos artificiales que llevaron a nada entre dos platos, a setecientos kilómetros de Palafrullel, el asunto produce un mezcla de pereza y fastidio. No digamos ya en otros lares menos sensibles a las causas de las naciones sin estado.

Por lo demás, y yendo al meollo de lo que se ventila en las urnas, lo único de fuste reside en ver cuál de las dos formaciones soberanistas mayoritarias obtiene más representación. La cacareada victoria de Illa, si es que se consuma, puede ser tan inútil como la de Arrimadas en diciembre de 2017. Esto vuelve a ir, como entonces, de Junqueras o Puigdemont… aunque no sean sus nombres los que encabezan las planchas.

Torra, ahora mártir

Aires de fiesta, parapapá, en el ultramonte hispanistaní. Se celebra con estrépito la inhabilitación de una de las principales bestias negras de los recios cavernarios. Por obra y gracia del Tribunal Supremo español, el president (bien es verdad que accidental) de la Generalitat, Quim Torra, ha sido desposeído de su cetro y enviado a la cuneta institucional. Menuda sorpresa, ¿verdad? Los jueces y parte cumplen su propia autoprofecía. Hasta el que reparte las cocacolas sabía cómo acabaría esta película desde el mismo instante en que el entusiasta testaferro de Puigdemont Primero de Waterloo se negó a retirar los famosos lazos amarillos en pleno fregado electoral.

Fíjense que hubiera sido fácil evitar el desenlace impepinable. Habría bastado una migaja de pragmatismo o de mera inteligencia política. No hay que ponérselo fácil al enemigo. Menos, cuando, como es el caso, quien está enfrente carece del menor principio ético. Al succionador regio Lesmes y a sus mariachis hace mucho que dejaron de importarles las apariencias. Si había que condenar a la muerte civil a Torra por una chorrada, lo harían y, de propina, revestirían el acto de épica, como si fueran el último dique de contención contra el secesionismo, incluso al precio de convertir en mártir a un personaje menor. Bien mirado, unos y otros ganan.

Diario del covid-19 (26)

Al guionista de la telesierie se le ha ido definitivamente la cabeza. En el último episodio, el predecesor del actual presidente del Gobierno español se saltaba el confinamiento para darse un rule de media hora. Uno de los acólitos vascongados del egregio infractor, de nombre Iñaki Oyarzábal, clamaba en Twitter que qué vergüenza darle pábulo en los medios a la fechoría de su exjefe, y pedía un duro castigo… ¡para quien grabó al incontenible andarín de Pontevedra!

Apenas unas escenas antes, el conseller de Interior de Catalunya montaba un pifostio del nueve largo porque desde España les habían mandado 1.714.000 mascarillas desechables, lo que según el tipo, era una clara y fea alusión al año 1.714, cuando los ejércitos borbónicos tomaron Barcelona, dando comienzo al yugo español. Hasta Gabriel Rufián, que no es sospechoso de rojigualdismo, terció espantado por una situación que le pareció sacada del programa de humor de TV3 Polònia.

Como remate, uno de los milicos de las ruedas de prensa oficiales —no sé si el mismo que el sábado apelaba al refranero español y anteayer llamaba “nuestro querido virus” al bicho que ustedes saben— anunciaba como enorme hito en la lucha contra el covid-19 la detención de unos paisanos que habían robado treinta kilos de naranjas y limones. Se lo juro.