Las cuentas del cambio

A los 150 kilómetros de rigor, observo con cierta ansiedad la campaña en Navarra. Cenizo por naturaleza, me pregunto si el nombre de este mes o del que viene lo diremos también en aumentativo. ¿Habrá mayazo o juniazo? Siento mentar la bicha. Ya sé que desentono en medio de la desbordante euforia anticipatoria que confirman prácticamente todas las encuestas.

Un momento… ¿Lo confirman realmente? Pasando por alto el larguísimo historial certificado de pifias demoscópicas y los extravangantes resultados que señalan algunos sondeos, ¿se ha parado alguien a contar las fuerzas que harían falta para desbancar al llamado régimen? En general, con tres siglas no llega. Serían necesarias cuatro o, según las circunstancias, cinco, siendo el caso que el tal quinto para bingo debería ser el PSN, lo cual resulta entre irónico y lacrimógeno a la vista de los antecedentes y de las intenciones declaradas. Sola y en compañía de Pedro Sánchez, María Chivite ha dejado claro una docena de veces con quién no está dispuesta a sumar.

¿Y los demás? No parecen invitar al optimismo las zigzagueantes posiciones de Podemos y, en particular, que se haya acogido al comodín de la exigencia de condena de ETA a EH Bildu como contrapartida de su apoyo. Por más imaginación que le eche, soy incapaz de visualizar a los parlamentarios de la coalición soberanista pasando por ese aro.
Diría, resumiendo, que por mal que le vayan las cosas a Javier Esparza y sus navarrísimos mariachis —que ya veremos si es para tanto—, no debe descartarse que el domingo por la noche o en las jornadas siguientes las cuentas del cambio no terminen de cuadrar.

3 comentarios sobre “Las cuentas del cambio”

  1. sin el psoe las cuentras saldran
    y saldran bien
    otra cosa es k las fuerzas del mal seduzcan o tengana alguien cogido de los huevos como hizo aguirre y haya alguan sorpresa

    Por culpa del agostazo nos kedemos sin la can
    x culpa del agostazo osasuna agoniza al permitirle «no pagar irpf»
    o k un niño tenga k hacer 4 km para ir a una guarderia en euskera en iruña o 50 km en la zona no baskofona
    podria seguir hasta el infinito pero todos conocemos mil casos, esta vez los vamos a parar

    Por que no se puede pensar que con rezos se va a evitar k estos iluminados causen mas destrozos, se carguen lo k keda de nabarra o los fueros pero con votos si
    se les puede parar
    se les puede ganar
    podemor comenzar a recuperar nabarra de esta pesadilal
    y por falta de votos no va a ser esta vez
    alguno va destrozar las encuestas pero esta vez de los nuestros

  2. Proablemente Podemos, hara alianzas con la I.A en función de los resultados en Madrid,y otras.
    Podemos, estápensando en las Generales, estas elecciones son un intermedio.
    Pero viendo los resultados de LAB allí , la verdad, es que es todo un interrogante.
    Lo que vaís a disfrutar los periodistas, me imagino.

  3. Pues de momento, a pesar de la naturaleza de cenizo de Javier y de las zigzagueantes posiciones de Podemos, las cuentas van saliendo y ya tenemos una presidenta del Parlamento «euskaldun, feminista y republicana».

    Tampoco será como para que tiemble la plácida Borbonidad por semejantes autodeclaraciones o por las de la futurible Presidenta respecto a los saraos de los Príncipe de Viana, pero de momento, hay cambio.

    Ahora bien, con tanta «pirotecnia» como se había gastado, esperaremos al txupinazo para ir viendo los «encierros» y las «corridas».

    Sólo espero que el «pobre de mí» tarde mucho en llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *