Pieza cobrada

Cuánta murga sobre la nueva política, para que al final consista en que media docena de tuits antiguos pongan en el disparadero a un concejal recién nombrado. Debe de ser tremendo el viaje en catapulta desde el conocimiento en un ámbito reducido a ver tu careto en todas las portadas sin excepción. Claro que, si es comprensible el cabreo por las malas artes, lo que no se entiende es la sorpresa. ¿Tantos Doctores en Ciencias Políticas por centímetro cuadrado, y nadie había previsto que los expulsados del paraíso emprenderían la madre de todas las acometidas cuando los buenos aún anduvieran con la resaca de la verbena —anticastas, sí; pero castizos— en Las Vistillas?

Era de parvulitos de agit-prop que así sería y así fue, con el resultado seguramente no esperado ni por los linchadores de cobrarse la pieza. Eso también merece una apostilla: cae Guillermo Zapata, un tipo que quizá estuvo muy desafortunado pero que claramente no es un desalmado, y se va de rositas el tal Pablo Soto, autor de kilo y medio de piadas abogando por la elegancia social del apiolamiento de enemigos del pueblo. Háganselo mirar los perros de presa, pero también los que han preferido sacrificar a uno y salvar al otro. Que con 36 añazos es muy joven y tiene mucho que aprender, le justificó Manuela Carmena. Toda la razón, otra vez, Don José Mujica, hablando del infantilismo eterno de cierta izquierda.

Respecto a las otras mil lecciones de este episodio, anoten las fuerzas del cambio —lejanas y cercanas, ojo— que si conquistaron los votos asegurando que no son como los de enfrente, ahora les toca demostrarlo… aunque duela.

5 comentarios en «Pieza cobrada»

  1. Es patético y grotesco todo este montaje «problemón de unos chistes» encima más viejos que Matusalén, y que levante el muñón quién no haya contado -y contará- uno similar ya sea de negros, gitanos, putas, guardiaciviles, peperos o etarras, en cualquier tertulia con los amigotes-as a horas de desfase con nocturnidad. Ya andan en «Libertad Digital», rebuscando en su Primera Comunión, a la sucesora Alba López, tal que «asín»:
    —–
    «Así se define la posible sustituta de Zapata: «Bollera, camionera, desviada, leñadora y feminazi»
    Alba López Mendiola ocupó el puesto 21 en la lista. Dice que el machismo ha matado más que ETA y afirmó que Botín debió morir colgado.»
    —–
    No se puede permitir que esta gentuza deLParque Jurásico condicione más de lo que ya lo hacen, nuestras vidas, pensamientos, expresiones, lenguaje… ni nos marque ninguna «línea roja» ya sea de humor negro, ni de lo que es moral o inmoral. No se debería entrar a su capote. porque el campo de juego «de estos demócratas» está trucado de largo y tienen al árbitro, el público, los maletines y el balón. No hay cosa peor que autocensurarse para ver si finalmente te dan el carné de Cristiano Viejo en su txoko.

    Personalmente desde luego, seguiré contando y leyendo chistes de humor negro del pelaje que sean, «lo siento mucho, Sofi, , lo volvegé a haceg…» y a lo mejor quién sabe, hasta tengo una mínima oportunidad de presentarme a concejal, de Contracultura de cualquier presidencia de escalera para intentar batir el récord Guiness de Viva Zapata.

    ¡Cabrones!

  2. Tampoco hay que rasgarse las vestiduras. Todos sabemos que a los del partido de Mariano, más que el humor negro les gusta el dinero negro…

  3. Al apoyar a unas victimas olvidando a otras nos hemos puesto la horca al cuello: en la transición erramos al permitir la impunidad y en la democracia lo volvimos a hacer ¿APRENDEREMOS?

    Estamos en la España donde existen la “fundación Francisco franco”, el valle de los “caídos”, la plaza “Conde Rodezno”, el cementerio homenaje a los sublevados en “paracuellos”; donde hay municipios que celebran sus fiestas al son del “cara al sol” y se hacen exaltaciones del terrorismo nacionalcatolico cada dos por tres; en la España a la que se la compara con Camboya por la cantidad de víctimas que continúan tiradas por las cunetas y donde las victimas del Estado siguen esperando que sus verdugos las reconozcan para ser resarcidas; en la España que institucionalizó la impunidad mediante la llamada “transición” y donde se sigue editando “diario de navarra”, voz e instigador de la matanza de más de 3500 ciudadanos en Navarra; donde los civiles podemos ser juzgados por la “justicia” militar y se expulsa del ejercito a quienes denuncian abusos o denuncian corrupciones y se mantienen y ascienden a los abusones y festejantes de intentonas golpistas; donde a uno de los pocos encarcelado por el 23F, el puto Tejero, se le brinda una cárcel de lujo y marisco unos poquísimos años y se le otorgan 30 millones por qué si, por lo hecho; en la España donde los partidos que nos han gobernado en los últimos 38 años, PP,UPN,PSOE,CIU,PNV…tienen más casos de corrupción y atracos al erario público que una peli de la mafia; donde los medios de comunicación “libres y plurales” han contribuido a hacer de los ladrones ejemplares gobernantes y de las victimas merecidos atracados; en la España donde es inadmisible pedir que los crucifijos se retiren de las sedes públicas y no haya que jurar sobre ninguna biblia o dejar de participar en procesiones ancladas en credulismos impropios del siglo XXI, porque eso es ser un anti tradicionalista, o sea, una persona sensata y “¡hasta ahí podríamos llegar!”

    Estamos en una España donde unos listillos, los corruptos, los ladrones, los que más han matado, los que más humillan a las víctimas, los que jamás purgan por nada de lo que hacen, nos someten. Nos sometieron y nos seguirán sometiendo porque, parece ser, no aprendemos.

    Las victimisimas son de esas cosas con las que nos dan cachiporra hasta harta, por tontos, porque nos dejamos. Para ser victimisima hay que pasar por el tamiz de los sumos santificadores de ellas, que ejerciendo cual sacerdotes divinos, las proclaman y elevan a tal grado con la misma parafernalia y falta de rigor que la iglesia católica hace santos, vírgenes y demás irrelevantes personajes de los que se nutre para contar con el clamor de los muchos y así poderlos someternos como a tontos a todos, porque como bien digo, no aprendemos.

    No hace mucho se inventaron a los “caídos por la patria” y los pusieron sobre los tirados por las cuentas y si bien unos dejaron de estar en los cielos para la gran mayoría social, los otros siguen tirados en las cunetas. Ahora y practicando el mismo ardid que fue norma durante la dictadura y pisando la Constitución –aquella que nos dice: “todos somos iguales…”- los mismos que no dudan en autoproclamarse “constitucionalistas” sobretodaslascosas, hacen que unas víctimas estén sobre otras; las elevan a icono intocable y altar de obligado respeto bajo pena de tenérselas que ver con “todo el peso de la ley”; una ley, también, que incumpliendo la Constitución y su igualdad, dota de privilegiados a ellas sobre los demás.

    No sólo hay que cambiar la “ley de víctimas del terrorismo” para que no sigan abusando y sometiendo a unos sobre otros, también hay que empezar a visibilizar a todas las muchas más víctimas que han causado los encumbradores de las victimisimas en vez de seguir como tontos útiles, postrarnos y arrodillados, los dictados de quienes no merecen encabezar ninguna columna del bien sobre el mal, porque son el bien. No tenemos que recibir ninguna lección de dignidad, ética ni respeto, pues son los peores y más inhumanos humilladores de victimas que podamos imaginar, aquellos que utilizan a las victimisimas para acallar verdades como puños y para continuar ellos en la impunidad heredada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *