Desprecio a la izquierda

Qué barullo, oigan, allá al fondo a la izquierda. O quizá solo al fondo, que últimamente la otra palabra empieza a repeler a los doctores en Ciencias Políticas con calculadora porque han echado cuentas, y la conclusión ha sido, por lo visto, que ya no vende una escoba. “No es la izquierda la que va a traer el cambio; va a ser la gente”, pontificó el otro día el cátedro y caudillo de masas Iglesias Turrión en frase que bien podía haber firmado el remilgado Rivera. Respondía, después de acusarles de chantajistas, a las miles de personas que proponen concurrir a las elecciones generales en una sola lista, siguiendo la estela indiscutiblemente triunfal de las candidaturas plurales que ya gobiernan, por ejemplo, en Madrid y Barcelona. “La izquierda, quedáosla”, remató, a la diestra (ejem) de Dios Padre, el apóstol Iñigo Errejón, como si él mismo y su señorito no tuvieran acreditadas centenares de soflamillas de la más pura ortodoxia dizque zurda. Incluyendo, oh sí, medio loas al padrecito Stalin, que mató lo suyo, pero trajo —palabras de Pablo que, como casi todas las que ha pronunciado, están grabadas— el estado de bienestar.

Daría un rublo por saber qué opinan sobre estos gargajos despectivos de sus líderes los muchísimos fundadores de Podemos que siempre llevaron a gala ser de izquierda. Y no digamos ya los que exhibían el vocablo junto a un apellido aun más contundente: anticapitalista. Desde —lo reconozco— mi cómoda posición de escéptico resabiado al que le va poco en la vaina, aguardo el desenlace del enésimo encontronazo entre el fulanismo y los principios. Sospecho, eso sí, quién ganará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *