IdiETAs y jETAs

Finalizaba mis líneas de ayer contándoles que estoy pensando en proponer a la Academia de la lengua española el término IdiETA. Si lo hago, incluiré en el mismo lote el vocablo jETA —exactamente con esa grafía—, que entiendo va como un guante para nombrar a la ingente legión de caraduras que llevan lustros pegándose la vida padre a cuenta de las tres siglas. Como todo no se reduce exactamente a parné, el neologismo sería también de aplicación a la magna patulea de politicastros que reducen su argumentario a sacar a paseo el espantajo para lo que fuere menester. Y ahí entra desde ganar juegos florales de la dignidad a tapar toneladas de corrupción hedionda, pasando, como estamos viendo en los patéticos ejemplos recientes, por enmerdar a los partidos que podrían formar una mayoría de gobierno alternativa. O a cualquiera que no trague con el catecismo obligatorio, lo mismo malvados soberanistas periféricos, que un par de titiriteros anarcoides que se ponen a tiro.

Recuerdo cuando señalar a estos desahogados era motivo de excomunión bienpensante. Parecía demasiado perverso para ser verdad: unos tipos, los más vociferantes del patio, que se habían montado un siniestro bisnes alimentado por la sangre y el dolor. No cabía tal grado de miseria en la mayoría de las bienintencionadas —o ciegas voluntarias, qué caray— mentes del lugar. Por fortuna, los acontecimientos, empezando por la ausencia constatable de violencia firmada por ETA, y siguiendo por la caída del guindo de una parte considerable del cuerpo social español, han puesto al descubierto a estos parásitos del sufrimiento, es decir, a los jETAs.

7 comentarios en «IdiETAs y jETAs»

  1. Bueno, espero no abrir la caja de los truenos con esta respuesta; allá va.

    Estoy en general bastante de acuerdo. A mí mismo me costaba creer que hubiera gente que pudiera concebir ETA con un mal pero aprovechable en el sentido que escribes. Cada vez me voy viendo más obligado a admitirlo.
    Ayer, en tu otra entrada, venía a decir algo parecido, aunque no creo que sea necesariamente el caso del ministro; yo creo que Fernández Diez, aparte de que creo que no le da mucho, que va algo justito, es simplemente un personaje de otra época; creo que piensa honestamente lo que dice.

    Volviendo a tu planteamiento…creo que el peligro está en meter a todos en el mismo saco. Yo estoy seguro de que tú ves de esa forma a personas a las que yo nunca acusaría de ello.

    Me mojo y me imagino que voy a citar nombres que van levantar ampollas. San Gil, Maite Pagaza, Regina Otaola..o (el inombrable para algunos, yo le tengo respeto) Savater.

    No quiero decir que esté de acuerdo con sus planteamientos (aunque supongo que tendría derecho a estarlo) sino que no creo que sea gente que se haya aprovechado de eta o de que hayan tenido esa intención. Creo que es gente (el que menos, Savater; la que más Maite Pagaza) a quienes eta ha marcado su vida de forma brutal y además en unas circunstancias también muy crueles, con muy poca comprensión y empatía por parte de mucha gente, y les ha llevado a la primera fila de una guerra en la que todavía siguen, a una obsesión. Humanamente lo veo comprensible: no me atrevo a juzgarles. Aunque tampoco por ello su palabra es ley, que es lo que algunos no entienden.

  2. Solo una cosa, cuando el Gobierno de Aznar, se empeñaba en decir que ETA ,había volado los trenes de Atocha, y que ante la evidencia, ellos a regañadientes, relacionaban ese atentado , con un oscuro entramado del PSOE/ETA, lo utilizaron durante todo el periodo Zapatero, ¿ a quién benefició?.
    El problema es que para ellos, solo ha habido atentados de ETA, y no se dan cuenta que ninguneándo lo que ocurrió en Atocha, a cada declaración que hacen, a cada farfullante complot actual o pasado, no hacen más que retratarse.Desde que ETA ha dejado las armas, nos hemos enterado de toda la corrupción de PP, de arriba hasta abajo…. de Valencia,de la financiación ilegal, de los cientos de millones de Urdangarin…..¿ por qué se ocultaban estos datos.?Pero el problema mayor, y no sé si irreparable, que la gente que les vota, tiene una coraza tal hecha, que les sigue votando,les da igual.

  3. Tanto como abrir la caja de los truenos no creo, Larry, pero un poco de desazón sí que me ha producido leerte. Vaya personajes has listado. Cuánto dolor me producían sus intervenciones en todo momento y en todas las radios y televisiones, cuántas mentiras y manipulaciones mientras se dejaban pudrir 40 años de franquismo y varias décadas de tardofranquismo GALista y policial. Me acuerdo de Jaime Larrínaga, qué personaje…Corrían primeros de los 2000 y el cura había salido unos días antes en El Mundo, si no me equivoco, pues como lo hacía semana sí semana no, contando la triste vida que le había tocado vivir por haberse puesto del lado de la Libertad y mintiendo sin vergüenza ninguna . Decía el tío que se veía obligado a tirar de escolta para salir de casa y unos días después de la ocurrencia yendo un amigo y yo a Markaida por la carretera que une éste con Maruri ahí venía él tan tranquilo (como debe ser por otra parte) con su perro y sin escolta ninguna paseando, totalmente indefenso. No vimos a nadie más en todo el trayecto entre los dos pueblos pero ya sabíamos que todo aquello era un cuento porque teníamos conocidos de Maruri que nos ponían al día, como luego nos ha contado gente de Arratia también, pues él era de Igorre o por ahí.
    Es una simple anécdota que en sí no dice mucho de la situación que se vivía entonces pero es un botón más de muestra de la ocupación de los medios de comunicación por parte de esta calaña donde mantenían su propia guerra particular mintiendo, manipulando y tergiversando todo y más. Una guerra tremendamente sucia sustentada por los sucesivos gobiernos españoles y otros poderes mucho menos democráticos aún.
    Dices, Larry, «no quiero decir que esté de acuerdo con sus planteamientos (aunque supongo que tendría derecho a estarlo)…», pero no olvides que si eso es así también otros deberían de tener derecho a estar de acuerdo con los planteamientos contrarios, aunque me temo que aquí empezarían a aparecer los peros, las contextualizaciones interesadas y la justificación de una parte, pero te voy a ayudar, quita a los que hayan apretado el gatillo y a sus jefes y colaboradores directos a ver lo que te queda. Y te queda una ideología perfectamente legítima como es el independentismo vasco muy duramente reprimida por el Estado, con cierre de medios de comunicación vascos, cierre de empresas, gente en paro, pérdida de bienes sin resarcimiento alguno, torturas y malos tratos, ilegalizaciones, encarcelamientos…
    Acabando, que es hora. Serán víctimas, o familiares o amigos de víctimas pero su actitud la mayoría de las ocasiones y saliéndose de esa condición no tiene ninguna legitimidad moral.

  4. Sinceramente; no tengo recuerdo del tal Larrinaga así que no puedo opinar. Pero es que es lo mismo; ya he dicho que sé que se produjeron esos comportamientos.

    Precisamente aludía a la dificultad de diferenciar aquellos que responden a un afan a de medrar, a un postureo interesado…de los que se han visto condicionados en su vida y, por tanto, en sus formas de ver todo esto por este drama.

    Yo no estoy de acuerdo con los plateamientos de Pagaza o San Gil; creo que son muy injustos con mucha gente (incluso con gente que ha pasado por lo que han pasado ellos), dogmáticos, atrincherados.

    Y todo el mundo tiene derecho a criticar esos planteamientos y mostrar su desacuerdo; haber sido víctimas no les da la razón (tampoco se la quita). Lo que no me atrevo es juzgarles. No tengo ni idea de cómo habría reaccionado yo si me hubieran hecho eso a mí. Y creo que en esos casos que menciono no hay impostura ni postureo; hay mucho dolor (muchísimo más dolor del que te podían producir a ti sus intervenciones), rencor y lo que quieras; y supongo que sufrirán mucho por ello. Y creo que sienten y piensan honestamente lo que dicen.

    Presumes luego que voy a poner «peros» a que otros tengan derecho a tener planteamientos contrarios

    Es una presunción absolutamente gratuita. ¿en qué te basas para hacerla?

  5. Pero, también hay víctimas, Irene Villa, por poner un ejemplo, y otras mujeres, que dan testimonio de como se puede vivir tras un atentado, como se puede sobrevivir, y lo ha demostrado Irene, de una forma absolutamente ejemplar.
    Y tantos otros casos parecidos.
    Aquí hablamos de los que han utilizado el terrorismo, por difícil que parezca, en un beneficio político para mantenerse en el poder, prevaricar, enriquecerse, y saltarse la ley.
    Y tras ETA dejar las armas, lo siguen utilizando.

  6. Eso es muy cierto; y me parece digna de elogio la actitud de muchas víctimas que no se basa en el odio, en el rencor, que no se creen llamadas a dictar ellas las políticas a seguir, etc, etc. Las víctimas que se están reuniendo con otras víctimas de violencia del signo contrario. Como antes he citado nombres, citaré también ejemplos (supongo que los más mediáticos pero habrá muchos más) como los de Maixabel Lasa, la familia Buesa, la familia LLuch, las familias de Joseba Goikoetxea, del Director Finaciero de DV, las familias de Brouard, de Lasa y Zabala, etc.

    Pero así como sí me atrevo a elogiarles a ellos, me atrevo menos a hacer una crítica desde el punto de vista humano a las otras que he citado.

    Muchas veces las circunstancias que rodean los casos son distintas. Y también ha sido distinto al calor y acompañamiento y apoyo que han recibido unas víctimas de otras.
    Cuando Maite Pagaza hablaba de «políticos de corazón de hielo» hay evidentemente un reproche hacia los que no supieron acercarse a su dolor con calor humano y solidaridad. Justa o injusta, esa percepción, que sin duda tenía, marca. Y es una simple cuestión de calor humano, no de ideología o partido; porque siempre mostraron agradecimiento a gente como Ardanza o Imaz.

    Lo que quier decir es que incluso dentro de esas víctimas que siguen enrocadas en el pasado y en el rencor…yo creo que hay diferencias; las hay por interés y las hay porque lo vivido le ha marcado brutalmente y las ha recluido en esa trinchera.

  7. Si es que no es que esos planteamientos puedan ser injustos o no, ni siquiera es eso lo más importante que también, sino que estoy seguro de que en muchos casos son ilegales, y deberían de haberse considerado así y haber actuado en consecuencia. Incitación al odio, apología del terrorismo de Estado, xenofobia, y posiblemente otras figuras jurídicas que a mí no se me ocurren por desconocimiento del tema. Las opiniones y los pensamientos deben ser totalmente libres, y como tú dices tienen derecho a pensar como quieran, igual que el resto del mundo, pero cuando los pensamientos superan las paredes del cráneo y se convierten en actos o palabras empiezan a aparecer los límites, y también debe ser así para estas personas por muchas desgracias que hayan padecido. No se puede apelar a tu condición de víctima negándosela a otros. No me refiero a la falta de legitimidad moral de su discurso, hablo de su más que posible ilegalidad en muchos casos y que por una mal entendida corrección política se ha dejado pasar siempre e incluso se ha apoyado desde los medios y la política españoles.
    Comparas también su dolor con el mío al soportar sus apariciones, cosa muy fea porque de ninguna manera a mí se me ocurriría semejante disparate. Si hay que comparar dolores y sufrimientos desde luego que no es con el de un simple espectador, pero tú ya sabes con qué hay que compararlo llegado el caso, no creo que haga falta decirlo. Acaso eres capaz de defender que esas otras personas que no nombro puedan justificar ciertos actos cometidos por quien sea en nombre de su sufrimiento, aunque lo sientan y lo piensen honestamente? Como verás tengo que andar con tiento cuando escribo no vaya a ser que alguien entienda lo que no es y me vea metido en un lío no buscado. A otros no les hace falta ninguna precaución para dar sus opiniones. Si esta situación, para mí gravísima, no te inquieta ya no sé qué más decirte.
    Sobre los «peros» sólo decirte que habiéndote puesto yo la baliza has salvado el peligro. No era difícil.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *