Cervantosis

¡Qué hartura, por favor, con la cervantosis! Quieran los cielos que superada la redondez de la efeméride, dejen en paz al manco en su presunto osario. Y esto escribe, se lo juro, un tipo que ahora mismo va por la segunda lectura de la sin par novela, sin contar las versiones liofilizadas que nos atizaron en lo que aún se llamaba colegio nacional. Admito que hay fragmentos excelsos, otros con mucha enjundia, bastantes que resultan divertidísimos, pero también toneladas de paja y partes que son auténticos pestiños. Respeto y entiendo que esté considerada una obra universal y, por descontado, que su autor ocupe el pedestal más alto de la literatura.

¡Leñe, pero hasta ahí! Están muy de más las soplapolleces supremas que nos ha tocado leer o escuchar en estos días de culto posturero. De acuerdo con esas gachupinadas, Cervantes es el inventor de la ironía, un protofeminista, un pionero de la multiculturalidad, un ecologista avant la lettre y lo que se le ocurra a cada juglar. Incluso, aunaba facetas contradictorias, como la de defensor a ultranza de la unidad española —véase el regalo de Rajoy a Puigdemont— o la de adelantado del derecho a decidir.

Y ya, si lo llevan al Congreso de los Diputados, como fue el infausto caso el otro día, ni les cuento. Aparte de las risas de ver al actual presidente del lugar glosando con prosopopeya prestada lo que se notaba que no distinguiría del As, fue digno de encantamiento de algún malvado gigante que los líderes de cada bandería usaran al escritor alcalaíno o al hidalgo de la Mancha para culpar a los otros del desgobierno. Con los políticos hemos dado, amigo Sancho.

4 comentarios sobre “Cervantosis”

  1. ¿Pedestal mas alto de la literatura cervantes? Lo siento, pero ese lugar esta ocupado por el señor don VICTOR HUGO. Como es algo en lo que existe un consenso absoluto a nivel mundial, salvo, claro esta, es esta fallida ¿nacion? que es españa.

  2. Pues no lo sé; todo es tan relativo….

    Lo mismo leo esto (que se está exagerando mucho la cosa) como lo contrario; que vaya un país en el que pasa sin pena ni gloria este aniversario (más allá de un puñado de actos muy menores). Que comparemos con la que está liando los ingleses con Shakespeare.

  3. Pero Shakespeare es cosa muy distinta, cervantes, como todo lierato de la epoca estaba al alcance de los pocos que podian leer, pero el ingles estaba en el teatro, donde hasta el mas pobre podia admirar su talento.
    Lo verdaderamente meritorio de cervantes es que, por primera vez, alguien con su nombre y su apellido escribe con sinceridad sobre las miserias de su epoca, y asi le fue… Por que una cosa que no cuentan del manco de lepanto es que sus contemporaneos, aparte de las envidias y odios de rigor, cosideraban el libro una burla hacia el imperio y los altos valores de los que presumia, lo que explica lo celebrado que era en los enemigos externos.
    Fernando de Rojas no era un mindundi, pero no se atrevio a firmar una obra que contaba cosas que todo el mundo sabia que ocurrian en la ciudades. El lazarillo y rinconete y cortadillo tres cuarto de lo mismo.
    Pero LOS MISERABLES, eso ya es algo superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *