Prohibido llorar

¡Vaya! Ahora resulta que también hay que pedir permiso para emocionarse o sentir congoja. Era lo que nos quedaba por ver en este totalitarismo cutresalchichero disfrazado de lo contrario: una reata de autoproclamados sumos sacerdotes abroncando al personal porque echa la lagrimita con lo que no debe. Por ejemplo, con las imágenes de la devastación en directo, segundo a segundo, de la catedral de Notre Dame. Qué atrevimiento insensato, el de los simplones mortales que contemplamos el avance del fuego sumidos en una impotencia entreverada de horror e incredulidad. Qué supina muestra de debilidad mental, contener la respiración ante la caída de la aguja central casi a cámara lenta.

“¡Son solo piedras, ignorantes!”, nos abroncaban, imbuidos de su gigantesca superioridad moral los guardianes de la rectitud, antes de rematar(nos) con una selección de catetadas demagógicas de su pobre repertorio. Que si no lloramos tanto por los inmigrantes que perecen en el Mediterráneo o por los centenares de miles de niños que mueren de hambre cada día en el mundo. Que si el incendio hubiera sido en una mezquita, nos importaría un rábano y/o lo estaríamos celebrando. O, en fin, que por qué no dejamos de derrochar energías en lamentar la pérdida de un símbolo de la opresión cristiana y de la turistificación gentrificadora y las dedicamos a luchar contra el perverso capitalismo, las tres(cientas) derechas, el cambio climático, el heteropatriarcado o lo que se vaya terciando. Lástima, es decir, suerte, que uno haya renovado el carné las veces suficientes como para que las melonadas de los partisanos de lance le importen una higa.

Un incidente… ¿racista?

No se repite lo suficiente que una de las peores formas de racismo es el paternalismo melifluo de los blanquitos bonachones y cantamañanas que van viendo xenofobia en cada mota de polvo que desplaza el aire. En su ausencia de luces entreverada de soberbia, no se dan cuenta de que, además de dar alpiste a toneladas a los Bolsonaros, Salvinis o Abascales de turno y cabrear tres huevos y pico a tipos corrientes y molientes, sus mandangas justicieras les convierten en supremacistas de talla XXL.

Ha vuelto a ocurrir con el video espolvoreado a tutiplén —viral, se dice en jerga— que además de en su territorio natural, las corralas modernas llamadas redes sociales, ha estercolado espacios de aluvión de los todavía medios tradicionales. Se presentaba, en la versión más suave, como “Incidente racista en un autobús de Vitoria”. Y es rigurosamente cierto que en la pieza se ve a un cagarro humano identificándose como militar que profiere amenazas de muerte a una mujer de raza negra. Ocurre que para los beatones arriba mentados, ese fulano es un personaje secundario. A quien señalan como protagonista y reo de racismo intolerable, es al conductor que pide a la mujer que plegara el patinete de su hija. Lo hace en voz alta, es verdad, porque no era el primer incidente de este tipo, y porque la aludida también habla a gritos. Una bronca como las mil que se producen cada día en el transporte urbano. Si no hubiera colores de piel por medio, casi todos tendríamos claro que la actitud verdaderamente maleducada es la de la persona que se niega a cumplir una norma elemental. ¿Por qué esta vez no es así? Reflexionemos sobre ello.

Pobreza para la foto

Algún día venceré mi natural tendencia a la pereza y haré el ránking de los “día de” más estomagantes y pedorros. A la espera de ese ímprobo trabajo clasificatorio, estoy seguro de que aparecerá en los primeros puestos el que celebramos —porque este no se conmemora— ayer bajo la pomposa denominación Día mundial para la erradicación de la pobreza.

¡Qué hartura, señor, de datos absolutamente contradictorios y siempre indemostrables sobre el número de pobres en Euskadi, en España, en el Planeta Tierra, en el Sistema Solar o en la Vía Láctea! Tiene uno la impresión de estar asistiendo a una subasta de desgraciados o a un concurso de cantores del infortunio. Siempre ajeno, claro, porque ahí es donde queda retratada la inconmensurable falacia. Con excepciones dignas de loa, quienes pontifican sobre la miseria de los demás son tipos y tipas —no me cansaré de repetirlo, o sea, de denunciarlo— que tienen el riñón bien cubierto y que en no pocos casos han hecho de la cuestión su lucrativo modo de vida y su piscina para los baños de ego. Su chollo se acabaría, bonita paradoja, si se cumpliera lo que predican, es decir, lo que hacen como que predican.

No descarto que tras esta descarga me venga algún amigo bienintencionado a afearme el descreimiento. O quizá, como me ocurrió anteayer cuando cité sin nombrarla a la benemérita Adela Cortina, que se me reproche osar criticar a los apóstoles de las grandes causas. Bien quisiera no ser tan malaje, pero como yo sí he sido pobre, casi de solemnidad, hace mucho que no adoro santos por la peana ni estoy para lecciones de los comprometidos de boquilla que siempre caen en blando.

Catalunya, ¿qué está pasando?

Aquí sigo desde el final de la columna de ayer, como en las historietas de Mortadelo y Filemón, con la barba blanca creciendo a ojos vista, esperando la explicación fetén de los procesistas de salón sobre lo que ha pasado en Catalunya en estos últimos días. Mi banda sonora, una de las primeras de Fito: Todo está muy claro pero no lo entiendo. ¿Quién está ganando y quién está perdiendo?

Y sí, ya, que lo de la división del soberanismo es un invento de la pérfida propaganda unionista española. Nos hemos imaginado las peticiones de dimisión de Torra a grito pelado en la calle. O la sentencia de la CUP en sede parlamentaria: con ustedes o contra ustedes. O la andanada de Rufián, el de las 155 balas de plata, desmarcándose del ultimátum de plexiglás a Sánchez. O ese mismo desmarque, pero en versión más sangrante, en labios de los propios compañeros de partido del president accidental.

Venga, que sí, que preciosos los selfis, los avatares, las actualizaciones postureras en Instagram de cenitas y birras patrióticas con los amics catalás, los intercambios de sobeteos o las gracietas de los tuitstars de lance (con sueldo a cargo del estado opresor) sobre la foto de Urkullu con González. Ahora toca una descripción razonable de los hechos. Puro minuto de juego y resultado. Sin el recurso del victimismo o la negación de la evidencia. ¿Que hay presos políticos y exiliados? ¡Claro, claro! Por eso mismo, por respeto a ellos, al encabronamiento indisimulado de alguno de los más significados, procedería dejarse de engordar los egos a su cuenta, y aplicarse al diagnóstico sincero de la situación. Pero ya sé que no va a ser.

Cagarse en…

Qué harían los escandalizables de pitiminí sin los escandalizadores de organdí. Y viceversa, claro, que los unos sin los otros y los otros sin los unos tendrían existencias tristes e inanes de pelotas. Pero qué fiesta, cuando estos y aquellos salen a buscarse y se encuentran. Ahí tienen, por ejemplo, a esa corrala llamada Twitter (y territorios aledaños) practicando el rasgado ritual de vestiduras porque se dice, se cuenta y se rumorea que se ha dictado una orden de detención contra Willy Toledo por haberse cagado en Dios, oh, uh, ah. Luego resulta que no es exactamente así. Simplemente, se le ha aplicado el procedimiento estipulado cuando alguien llamado a declarar (y nada más que a declarar) ante un juzgado por una causa admitida a trámite decide no acudir. Por dos veces, además, en el caso que nos ocupa.

Y sí, por supuesto que me parece un dislate que a estas alturas del calendario, una denuncia por blasfemia de unos meapilas pueda acarrear la apertura de un sumario, pero tampoco me caigo de un guindo. De sobra sé que si el alivio metafórico de esfínteres afectara a Alá o a alguna de las cuestiones intocables (ni me atrevo a escribirlas), la bienpensancia en pleno estaría pidiendo la hoguera para el infeliz que hubiera osado a obrar así.

Va siendo milenio de que la ofensa deje de ir por barrios. O, mejor, de asumir que ante las creencias de los demás, incluso aunque nos resulten incomprensibles y hondamente criticables, debemos observar el mismo respeto que exigimos para las nuestras o para la falta de ellas. Claro que eso nos dejaría sin estas bronquillas de diseño para marcar paquete y pasar el rato.

Camisetas negras

Asisto con perplejidad creciente al lanzamiento e inmediata difusión masiva —viralización se dice ahora— de una lisérgica campaña para que las mujeres vistan camiseta negra en el txupinazo de los sanfermines de este año. La primera en la frente, el mensaje espolvoreado por toneladas sitúa el lanzamiento del cohete inaugural de la fiesta el 7 de julio, lo que da una idea del gran conocimiento de causa de quien quiera que alumbrara la propuesta… y de las miles de personas que se lanzaron en plancha a rebotarla. Es verdad que alguien debió de caer en la cuenta de la cantada, y se puso circular una segunda versión corregida, aunque todavía anda por ahí la anterior, avalada por lo más granado de la inteligentsia progresí.

No dudo de la buena intención que ha movido a muchísimas mujeres y no pocos hombres a secundar lo que pretende ser una protesta por las agresiones machistas y, supongo que más en concreto, por las últimas decisiones judiciales al respecto. Desde luego, como iniciativa es bastante más presentable que otra que también ha rulado por ahí y que consiste directamente en llamar a no acudir a Iruña. Ambas propuestas comparten, en cualquier caso, el tufillo de la superioridad moral entreverada de osada ignorancia y unos toques de falta de respeto hacia una ciudad que ha demostrado que lleva la delantera en concienciación y denuncia de las agresiones sexistas. Por eso mismo, y aunque la coartada sea que la repercusión de las fiestas de la capital navarra multiplicaría la potencia de la acción, sería radicalmente injusto hacer que queden asociadas en todo el mundo con la tolerancia hacia los agresores.

La solidaridad hecha circo

¡Pasen y vean! ¡No se pierdan el mayor espectáculo del mundo… de la solidaridad de pitiminí! ¡Solo para sus ojos y para sus egos chipendilerendis! ¡630 vidas convertidas en material para el selfi, el tuit molón, la proclama justicialista que lo flipas y/o el lagrimón de cocodrilo primermundista! Nunca antes los blanquitos requetebuenos habían tenido a su entera disposición un cargamento así de negritos necesitados de su conmiseración, de su paternalismo nauseabundo, de su —vamos a decirlo claro de una puñetera vez— asqueroso supremacismo disfrazado exactamente de lo contrario.

Miren que desde los primeros compases, la milonga del Aquarius olía a festival sideral de la hipocresía, pero lo visto en las últimas horas desborda las previsiones más pesimistas. El puerto de Valencia ha vuelto a ser, como Níjar o Boiro recientemente, capital provisional de carroñerismo. Un plumilla acreditado por cada inmigrante, o sea, persona migrante, que es como los incansables pero muy cansinos comisarios del lenguaje nos conminan a decir so pena de parecer fachas insensibles.

Preciosas las fotos, emocionantes las historias reales o inventadas, nadie lo niega. Lástima que los ganadores de esta primera fase de la obscena lotería humanitaria todavía deben pasar varias eliminatorias. Cuando los focos dejen de apuntar, el destino de más de una de las personas que sonreían al desembarcar puede ser igual de incierto que el de cualquiera de las decenas de miles de seres humanos que han llegado a la presunta tierra prometida sin tanto bombo. Y aun deberán dar gracias de no haber acabado en el fondo del Mediterráneo como ni se sabe cuántos.