Nuestros fascistas (2)

Me alegra infinitamente que mi última columna haya pisado algún callo. Y más todavía que haya provocado un hondo crujir de dientes acompañado de las jaculatorias de rigor dirigidas a mi humilde persona. Que si txakurra, que si la mano que me da de comer, que si esbirro del peeneuve, que si español, que si enemigo del pueblo, que si Inda a la vasca… y los que me dejo o los que vendrán, ninguno especialmente original, que hasta para insultar son haraganes.

Por lo demás, y como también me han señalado amablemente varios lectores, me quedé corto. No tanto en la caracterización de nuestros ultras, como en que dejé sin señalar a sus consentidores y patrocinadores. Entre los primeros, quizá nos contemos demasiados. Por la paz un avemaría, por pereza, porque nos gusta retratarnos con menos defectos de los que tenemos o simplemente porque estamos tan acostumbrados a su presencia que hace mucho ni les prestamos atención, hemos venido callando o mirando hacia otro lado. Qué bueno que el otro día, tras la muerte de un ertzaina y la conversión de Bilbao en campo de batalla, se abandonó el silencio y se puso nombre a los fascistas que van de antifascistas.

Respecto a los patrocinadores, ahí está la madre del cordero. No verán a ninguno de ellos, por cierto, embozados y machacando cráneos a pie de asfalto. Son más de alfombra, nómina institucional y, ya si eso, soflama en atril parlamentario o ante el micrófono de una tertulia dizque política. O, mejor todavía, en esa máquina de arengar moderna llamada Twitter donde denuncian con denuedo todas las vulneraciones de derechos humano salvo las cometidas por los suyos.

2 comentarios en «Nuestros fascistas (2)»

  1. Sr. Vizcaíno, bien esta que denuncie a la banda de descerebrados que se escudan en el futbol para dar rienda suelta a sus más bajos instintos.
    yo también estoy indignado por lo ocurrido el jueves y lamento profundamente la muerte del ertzaina por un infarto en el ejercicio de su trabajo.
    Hay gente defendiendo lo indefendible, eso esta claro.
    Pero tampoco se puede tratar la muerte de Inocencio como si fuese un homicidio por que no lo es.
    Equipararlo a otros casos, y más si viene de donde bien es por puro interés corporativo.

    De ahí a querer endosarle la responsabilidad o el patrocinio de lo ocurrido a una determinada fuerza política, aparte de ser injusto no es verdad. Poner el ventilador de mierda le retrata a usted.

    los descerebrados del jueves solo se representan a ellos mismos.

  2. Pero Sr. Vizcaíno, como se atreve. Euzkadi es un remanso, con lo bien que se come, con el éxito de la reconversión industrial, con la cultura milenaria, con la honestidad de los políticos y la laboriosidad de sus gentes… Cómo se atreve a decir lo que hay.

    Un conocido repetía hasta la pesadez una frase que con el tiempo he ido viendo más acertada: El problema vasco es que, entre la mayoría aplastante de buena gente, hay una permisividad aterradora hacia la exigua minoría de desechos humanos. A lo que añado yo, siempre que sean de los nuestros, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *