Rato a la sombra

De entre las imágenes de los últimos días, ninguna me ha parecido tan inspiradora como la de Rodrigo Rato Figueroa, plusmarquista sideral de la soberbia, pidiendo perdón urbi et orbi a la entrada de cárcel de Soto del Real. Es verdad que la humildad sobrevenida no colaba ni para festival de teatro escolar y que olía que echaba para atrás a solicitud anticipada de mejora de grado. También es un hecho indiscutible que al fulano le han permitido lo que se le niega a la inmensa mayoría de carne de presidio, es decir, escoger trullo y, dentro de un plazo, día y hora del ingreso. Podemos unir a las certezas la cortedad de la pena y el muy presumible trato privilegiado que se le dispensará al ya probado chorizo asturiano, y aun así, seguirá pareciéndome que hay motivos para el aleluya. Piensen que no hace muchas lunas creíamos sin duda que antes pasaría una caravana de camellos por el ojo de una aguja que este y otros tiburones por el control de acceso a una prisión para quedarse una temporada dentro. Y ya son unos cuantos, casi los suficientes para que empecemos a pensar que a lo mejor deberíamos corregir algunos estereotipos y soflamas sobre la impunidad.

Ya puestos, sería genial que también se aplicaran el cuento los malhechores de cuello blanquísimo que se tenían —con razón, por otro lado— por intocables. El vídeo del otrora todopoderoso vicepresidente español y mandarín máximo del FMI agachando la cerviz y balbuceando una contrición de baratillo debería convertírseles en pesadilla recurrente. Los próximos en abrir los telediarios y alimentar los memes virales de Twitter y Whatsapp podrían ser ellos. Ojalá.

Un comentario en «Rato a la sombra»

  1. Lo de pedir perdón, a qué viene?
    ¿A ver si le hacen lo mismo que al emérito? ¿Jubilarle con pensión y prebendas millonarias?.
    Pues yo no perdono. He tomado la determinación de que todos aquellos que abusan de poder, ya sea para hacernos más pobres y ellos más ricos, o para maltratar a una semejante, o para emitir sentencias injustas por ventajosas y desiguales… no merecen mi perdón.
    El perdón merece el que roba para comer, el que mata para defenderse, el que se equivoca de buena fe… el que abusa, nunca.
    El perdón está reservado a los dioses y yo no quiero usurpar tamaña competencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.