Réquiem por Cospedal

Réquiem político, me apresuro a precisar el título de la columna, no vayamos a jorobar, que tiene uno el recuerdo fresco de lo que pasó con una tal Rita Barberá, cuya última cena fue un whisky y un pincho de tortilla en la soledad de un hotel. Deseo fervientemente que el destino no le reserve un final tan cruel a quien hasta anteayer tuvo tanto mando en plaza. Bastante triste ha sido su vertiginosa caída en desgracia, de cuya moraleja deberían tomar nota todos los que olvidan que son mortales —metafóricamente, insisto— y que los vientos no soplan eternamente a favor. Cifuentes, Sáenz de Santamaría (¿habrá tenido algo que ver?), Aguirre, el mismo Rajoy… por no mencionar a los que han acabado en el trullo. Piensen en la cantidad de torres altísimas que hemos visto venirse abajo en poco tiempo.

Del hundimiento particular de la ya ex tantas cosas no se sabe si llaman la atención más los cómos o los porqués. Se ha ahogado en diferido en las fétidas cloacas a las que descendió, según me jura alguien que conoce muy bien el PP por dentro, justamente buscando el modo de limpiar su partido. Como una versión manchega de Fausto, no le quedó otra que pactar con el diablo Villarejo. La tremebunda paradoja es que la mierda se quitaba echando más mierda y quedando para los restos como una bomba de relojería andante. El miércoles venció el último plazo. Sonó el tic-tac postrero, y María Dolores de Cospedal entró en el pasado. Artificiera de sí misma, se detonó antes de que la detonaran, no sin evitar la tentación de dejar tres folios de suicidio —político, reitero— en los que negaba todo y lo admitía al mismo tiempo.

Un comentario sobre “Réquiem por Cospedal”

  1. a Rajoi yo le dejaría fuera de la cesta. Puedo estar equivocado. Tiene su ideología y luego quizá no le dejaron o le era imposible llevar una politica mas centrada, imposible con ministros como Wert, cita literal de un diario: (“El ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, ha asegurado en el Pleno del Congreso que la intención de su departamento en Cataluña es “españolizar a los niños catalanes”) al hilo de esto tiene bemoles que luego se criminalize sin pudor el proces. Accion y reacción. Si van a por ellos y eso lo vieron los fiscales y jueces también ¿que esperan? te dan de palos y además a la cárcel. Es surrealista y muy grave esto en Europa.
    Pero a lo que iba, mariano a mi como persona me trasladaba ciertas ondas positivas quizá porque en sus últimas llegó a acuerdos con Euskadi, quizá por su estilo campechano…..gallegos y vascos creo que nos entendemos bien.

    La IA desatendió que la politica es pacto, que hay que tragar sapos ( no siempre claro), como en la vida, que hay que tender puentes, que es lo que algunos lo hacen bien, y es una pena que sus diputados no tengan mas relevancia en Madrid. Los representantes son para que ejerzan influencias y consigan frutos. Creo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *