Expoliadores impunes

Hoy mi pueblo, Santurtzi, vuelve a movilizarse contra una injusticia. Como ya hicieran nuestras vecinas y nuestros vecinos de Portugalete para recuperar la casa de Vitori de sus usurpadores, los habitantes de la villa marinera —¡y quien quiera sumarse desde donde sea!— estamos convocados frente a otra vivienda que en el eufemismo de los medios llamamos ocupada o, si nos ponemos todavía más estupendos, okupada, con k megamolona. Menos mal que a estas alturas del tercer milenio, llevamos las suficientes caídas de guindos coleccionadas para saber que hablamos, sin menos y sin más, de un domicilio particular tomado al asalto por unas personas a las que ni siquiera puedo nombrar como presuntos delincuentes.

De hecho, la broma macabra empieza ahí. La ley está de su parte. Contra todo lo que nos enseñan, son los propietarios del inmueble los que tienen que demostrar que lo son y/o que los expoliadores no son víctimas de un perverso casero que les quiere poner de patitas en la calle por capricho o por codicia. Si, como yo, les preguntan a sus jurisconsultos de cabecera, les dirán sin arrugarse la toga que se trata de la más elemental de las garantías constitucionales. Acto seguido, señalarán a los legisladores como responsables del inconveniente menor que resulta que arramplen con tu casa y afearán a la inculta plebe por desconocer los rudimentos básicos del Derecho. La autoridad nominalmente competente se llamará andanas, no sea que la beatífica progritud saque a paseo la demagogia tramposa y ventajista. Y al final solo queda la presión popular, con el inconmensurable peligro de que la cuestión se vaya de las manos.

3 comentarios sobre “Expoliadores impunes”

  1. Al final vamos a acabar dando la razón a los estadounidenses y sus medios expeditivos de solucionar estos problemas. Aquí el rollo de la ley garantista tendría un pase si tras comprobarse los hechos, a los usurpadores les cayera una porrada de años de cárcel y una indemnización de aúpa, con embargo de bienes para lustros etc. Pero ese es el problema; que encima no les pasa nada.

  2. El tema garantista tiene su pase y un buen argumento detrás. El mayor problema es que salga gratis hacer esto.

  3. Me gustaría saber de verdad, sólo por curiosidad morbosa qué ocurre dentro de la cabeza de los eternos chachiprogres, esos que siempre te responden con alguna frase manida y hueca de tanto usarla sin sentido o con el más escandoloso de los silencios ante unos hechos fragrantes y que tienen de épica lo mismo que una siesta.

    Unas veces creo que es corrupción (no todo estriba en llevarse la pasta ajena), otras creo que es racismo latente y los japifloguers de turno satisfacen su necesidad de sentirse superiores respecto a alguien hiperprotegiendo y defendiendo los intereses de una gente que está más que alejada de cualquier idea decende de convivencia, respeto y civilización.
    Otras en cambio creo que es pura y simple cobardía, otras falta de empatía ante sus semejantes, otras todo a la vez.
    De la judicatura no espero nada.

    Pero de este ayuntamiento que nos hemos dado los santurtziarras… en fin, no albergo muchas esperanzas, más allá de cuatro declaraciones tópicas ante los micros.
    Hace unos meses, durante una discusión entre vecinos, uno empujó al patriarca de otros accidentalmente, éste último se golpeó la cabeza y murió.
    Los testigos -también vecinos- aseguraron que mientras el acusado intentaba reanimar a la víctima, los dos hijos adultos de ésta seguían sacudiéndole.
    Toda la gresca vino por que el ahora homicida accidental (hasta que saqlga el juicio) bajó a quejarse por enésima vez del escándalo que estaban montando en el piso de abajo tras 10 años de continuas denuncias del resto de vecinos y de él mismo.
    Diez años, 10 años, diez años, 10 años. diez años, 10 años…

    Y ahora, quién demonios es la víctima, si a ese señor le han amargado la existencia porque los poderes a los que hemos cedido buena parte de nuestros derechos son incapaces de defender a las personas normales?

    Tiene sentido, o no tiene sentido que mucha gente se sienta más que tentada de tener un Charles Bronson en su vida?.

    Qué cojones es el romanticismo y el buen crstianismo sino la defensa de los más desvalidos?

    Se puede decir cojones en esta casa, Maese Vizcaino?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *